NoticiasPC

Adéntrate en el mundo de Nurgle en Total War: Warhammer III

El ejercito de abominaciones liderado por Nurgle hará de su plaga una tal que hasta los dioses la temerán

Nurgle, el mundo de Total War: Warhammer III nos da la bienvenida con demonios portadores de la plaga, bestias que escupen veneno, y monstruosidades putrefactas. ¿Acogedor, verdad?

A continuación os dejamos un tráiler presentando la putrefacción de Nurgle:

Nurgle es conocido como el Señor de la Plaga, el Dios del Caos de la Enfermedad, la Putrefacción y la Muerte por Renacimiento. Entre sus siervos encontramos a Ku’gath Padre de la Plaga, el Señor de las Pústulas, uno de los elegidos predilectos de Nurgle. Le fascina propagar contagios allá por donde vaya y probar sus experimentos en batalla en los mundos que va desolando. ¿Su objetivo? Conseguir elaborar una plaga tan poderosa capaz de infectar a los mismísimos dioses. A pesar de su apariencia inflamada y enfermiza, Ku’gath Padre de la Plaga, tiene una capacidad divina para absorber el daño e infligir heridas severas, ya sea en combate cuerpo a cuerpo o lanzando hechizos del Saber de Nurgle.

Ahora vamos a entrar a describir los malvados  ejércitos de Nurgle. Como fiel encarnación de su virulento dios, son una muralla muy resistente de carne enfermiza capaz de regenerarse. Obligarán a sus enemigos a combatir cuerpo a cuerpo y de esta forma, lo desgastan con su estrategia y sus ataques venenosos. Cuanto más daño aguanten en combate estos guerreros infectados, mayores serán las bonificaciones de batalla que desbloqueen, como la nociva habilidad Torrente de putrefacción, que se propaga por las filas enemigas como una mortífera plaga.

En la campaña, Nurgle intenta difundir su abominable mensaje siempre que se le presenta la oportunidad. Sus facciones pueden elaborar y propagar diversas plagas, que afectan de forma negativa a aquellos lo bastante desafortunados para contraerlas, pero benefician a los ejércitos de los suyos que haya cerca. También utilizan edificios cíclicos que se desarrollan y perecen de forma orgánica, y pueden convocar unidades con fuerza reducida directamente en sus ejércitos.

Por último, los Demonios de Nurgle gozan de una pútrida apariencia que los hace nauseabundos a la vista. Este putrefacto ejército se basa en una resistente infantería de primer línea como los Portadores de Plaga y en los enjambres de asquerosos (y adorables) Nurgletes. Por otro lado, las abominables bestias de guerra y los demonios más poderosos, como las Grandes Inmundicias, los Sapos de Plaga y las Bestias de Nurgle, proporcionan un combate cuerpo a cuerpo y un apoyo mágico devastadores.

Javier Peñalba

Diseño 3D y desarrollo multiplataforma. Llevo jugando a videojuegos durante toda mi vida y escribir sobre ellos es una de mis grandes pasiones. Amante de las buenas historias.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X