Hardware

Razer Huntsman – Análisis

¿Se puede uno enamorar de un teclado?, yo creo que sí

Los que nos pasamos horas delante del ordenador agradecemos tener componentes que nos den cierta comodidad y que sean flexibles tanto para jugar como para el trabajo. Razer Huntsman, el teclado mecánico de Razer, que sigue manteniéndose en el trono de los periféricos, es el instrumento perfecto.

Después de una larga temporada con él, por fin os podemos contar qué nos ha parecido, y os adelantamos que nos ha encantado, aunque hemos echado en falta algunos puntos que os relataremos a continuación.

El Razer Huntsman, que llega en una caja con el diseño típico de Razer en verde y negro, nos permite, además, probar el tacto de sus teclas a través de una abertura que deja al descubierto las teclas de dirección para que todos aquellos puedan probarlo a pesar de estar embalado.

En cuanto a sus características más reseñables nos encontramos con un teclado optomecánico que presenta una tecnología en sus switches de láser que detallaremos más adelante. Sus switches tienen una fuerza de actuación de 45G y una vida útil en sus pulsaciones de 1000 millones, que adereza todo con una tasa de sondeo de 1000Hz, es decir, establece una conexión con nuestro equipo cada un milisegundo, asegurando un tiempo de respuesta sensacional.

El teclado optomecánico de Razer puede pecar de sobrio, pero su verdadero cuidado está en los detalles.

Por supuesto, y algo que considero esencial en cualquier periférico de calidad, es que su cable es de fibra trenzada con una longitud que rondará los 2 metros y que cuenta con una goma para recortar el cable sobrante. Por supuesto, no podemos olvidarnos de la tecnología Razer Chroma, que nos permite llenar de color nuestro teclado gracias al software Razer Synapse 3, donde podremos elegir perfiles predefinidos u optar por personalizarlo con la cantidad de 18,6 millones de colores.

En un primer vistazo podemos tener la falsa sensación de que el Razer Huntsman posee un diseño algo sobrio para nuestro gusto. Una forma cuadriculada con un color negro predominante, tanto en su parte superior como la inferior, donde encontramos dos patas para alzar el teclado y 6 almohadillas antideslizantes, colocadas en los extremos y en la parte central para asegurar el agarre.

La superficie de aluminio que dota de una calidad excepcional al material, ya deja entrever que donde reluce este teclado no es en un diseño espectacular, si no en los detalles que posee. Y esto queda completamente al descubierto cuando la tecnología Razer Chroma saca a la luz, nunca mejor dicho, esos 18,6 millones de colores con los que podemos personalizar nuestro teclado.

A través de Razer Synapse 3 podemos editar tecla por tecla los efectos y colores de una manera muy cómoda e intuitiva.

Sus switches optomecánicos responden inmediatamente con una respuesta lumínica sensacional, que deja una sensación fantástica junto al tacto de sus teclas, que responden con ese «click» tan característico de los teclados mecánicos. Además, a pesar de su tamaño, que es algo más reducido, resulta realmente cómodo y uno se acomoda rápidamente a él.

Por desgracia, en esta versión del Razer Huntsman no se dispone de ningún reposa muñecas, un error que, por desgracia, padeceremos aquellos que pasamos largos ratos en escribiendo. Un error que corrige el Razer Huntsman Ultimate, y que este padece, suponemos, para abaratar el precio de venta.

Como es común en los periféricos de Razer, contamos con Synapse 3, un software esencial para sacar el máximo jugo a nuestro teclado. Como ya comentamos antes, a través de él podemos personalizar el color y efecto de cada tecla del teclado de forma individual, pero no solo eso, si no que podremos configurar cualquier macro de una forma tremendamente sencilla.

Como comentábamos, Razer Huntsman posee una memoria híbrida en la que podremos guardar de forma interna cualquier perfil que hayamos creado con una configuración de luz y macros para seleccionar en nuestro equipo, pero además dispone de una nube para que podamos guardar nuestros perfiles y hacer uso de ellos en cualquier lugar con muy fácil acceso. De esta forma siempre estaremos preparados allá donde vayamos, sin necesidad de volver a configurar nuevas macros o patrones de luz.

Crear macros en cualquier tecla, guardar los perfiles… Todo se hace de una forma muy cómoda e intuitiva a través de Razer Synapse 3.

Lo más extraordinario es con la sencillez que todas estas herramientas quedan a nuestro alcance, como activar el Modo de Juego con un solo click para deshabilitar la tecla windows o Alt + Tab para evitar minimizar la pantalla en los momentos de máxima tensión donde uno no sabe muy bien qué toca. De esta forma Razer apuesta por un juego totalmente seguro, sin que ninguna complicación nos saque de la partida.

Razer Huntsman destaca, esencialmente, por una suavidad y delicadeza en sus teclas que todos disfrutarán. Si bien es cierto que la altura y la falta de reposa muñecas hace que las sesiones más largas puedan ser, en según que caso, incómodas, también es digno nombrar que la respuesta es sensacional y que el teclado reconocerá hasta diez teclas simultáneas, luchando así contra el ghosting y permitiéndonos una total seguridad de reacción en cualquier juego o tarea que lo requiera sin ningún tipo de problemas.

El Razer Huntsman destaca por una tasa de sondeo excepcional y una suavidad en sus teclas que harán que cualquier usuario se adapte enseguida.

Cuenta con el pad numérico, algo que en lo personal siempre agradezco, y dos teclas de función en el F9 y F10 donde podemos grabar macros en el momento, o activar el Modo de Juego respectivamente. Sin duda, la posibilidad de grabar macros nos será de gran ayuda en juegos que requieran grandes combinaciones, facilitándonos la jugada de una manera muy cómoda. Para ello solo debemos seleccionar la grabación, realizar la acción y volver a pulsar F9 + fn para que este quede grabado.

Por lo demás, solo volver a recalcar su gran vida útil de hasta 100 millones de pulsaciones y una fuerza de accionamiento de 45 G, con una tasa de sondeo de 1000Hz, lo que lo convierte en un producto preciso y con un tiempo de respuesta sensacional.

Razer nos trae el teclado Huntsman con un trabajo soberbio, que si bien su hermano mayor, el Razer Hunstman Ultimate, corrige sus fallos como el reposa muñecas, un falta que se hará notar, también lo compensa con un precio más reducido, rondando los 130€.

Un teclado que, aunque posee un diseño un tanto sobrio, es en los detalles donde sale a relucir su genialidad con un tacto asombroso, una base de aluminio y, además, la tecnología Chroma de Razer con 18,6 millones de colores para personalizar todas y cada una de las teclas de forma individual, creando nuestra propia paleta de colores con diferentes efectos.

Razer Hunstman

Diseño
Rendimiento
Calidad/Precio

Un teclado optomecánico con un tacto sensacional y unos acabados sorprendentes, donde destaca la tecnología Razer Chroma y su alta personalización.

User Rating: Be the first one !

Enrique Gil

Amante de las buenas historias, de aquellas que te despiertan sentimientos que solo un buen videojuego consigue. Un eterno fan de juegos como Dark Souls, la saga The Witcher y de los juegos de TEAM ICO, en especial, Shadow Of The Colossus.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X