Análisis HardwareHardware

Analizamos el teclado semi mecánico Trust GXT 881 ODYSS

Teclado gaming completo: híbrido, multimedia y retroiluminado

Hoy ponemos sobre nuestra mesa de análisis el primer primer periférico de Trust, a quienes agradecemos enormemente su confianza y colaboración para nuestras reviews. La marca neerlandesa tiene solera en el ámbito los dispositivos gaming, principalmente headset y ratones, y ahora se han atrevido también con el competitivo mundo de los teclados. En este caso se trata de un periférico híbrido, el teclado GXT 881 ODYSS, que está a medio camino entre los teclados de membrana y los mecánicos. Un dispositivo de acceso, orientado a presupuestos más ajustados y que ofrece algunas cosas interesantes para el usuario que quiere dar un primer paso en el camino de mejorar su setup gaming.

El producto viene en una caja de cartón con tonos oscuros y apertura lateral, destacando en su parte frontal y trasera las imágenes del teclado, y algunas de sus principales características. En su parte trasera se anuncia un resumen de las principales características y el contenido incluído. Dentro nos encontramos todo bien ordenado y protegido, con el dispositivo y un cartón que donde viene enrollado el cable de conexión USB-A, y las instrucciones de uso y mantenimeinto, junto con la carta corporativa de la marca. Una presentación correcta, sin grandes lujos, acorde con el precio del dispositivo.

Nos encontramos ante un teclado con layout en castellano, incluyendo pad numérico y teclas extra para el control multimedia y accesos directos. Está fabricado con materiales de una calidad estándar, y en el que siempre tendremos que tener como referencia el precio y su target. Su imagen es bastante agresiva, y sus dimensiones bastante ostentosas (470 x 215 x 40 mm), aunque no por ello es excesivamente pesado (860 g). Un conjunto que se adaptará bien a prácticamente cualquier soporte, y que puede encajar tanto en setups atrevidos como más discretos. La nota negativa en cuanto a su construcción la pone el cable USB, que en este caso no es extraíble, mide unos 180 cm de longitud y está compuesto por plástico, echándose de menos el nylon o un mejor trenzado.

Su diseño sigue unas líneas con un corte clásico en dentro del perfil gaming, evitando las teclas pegadas al borde y buscando cortes y ángulos llamativos. Trust ha conseguido añadir al formato estándar un total de 10 teclas de acceso rápido para opciones multimedia, tales como Play, Pause, Mute, control de volumen, etc. Esto nos resultará de gran utilidad para agilizar tareas sin tener que cambiar de ventana, y gustará especialmente a quienes acostumbran a reproducir conteniendo multimedia mientras juegan o realizan alguna otra tarea.

Además de estas teclas, en la parte superior del pad direccional disponemos de 6 teclas (con acceso mediante la tecla Fn) para el control de la iluminación RGB, con 5 opciones de iluminación y otra para apagarlo totalmente. Un sistema sencillo e intuitivo que nos ahorrará tiempo eligiendo nuestra configuración favorita.

Para finalizar este punto del análisis le damos la vuelta al teclado para centrarnos en su apoyo y agarre. Nos encontramos con un sistema muy simple, compuesto por dos apoyos de goma antideslizante en la base, y dos soportes plegables que tiene una única posición para cambiar la inclinación. Lo básico para cumplir su cometido sin demasiadas florituras.

En este apartado la característica más importante son las teclas mecánicas hibridas que incorpora. Estas cuentan con la membrana habitual en la mayoría de teclados, la cual ha sido modificada para añadir un mayor recorrido y emitir el sonido característico de los switches mecánicos. Esto cambia sustancialmente el tacto de las pulsaciones, dejando la sensación a caballo entre los dos sistemas. Un resultado perfecto para los que aun no se han decidido a dar el salto a un teclado mecánico puro, bien por presupuesto o simplemente por temor a no acostumbrarse a los switches. Es una tecnología interesante que también tiene sus inconvenientes, destacando especialmente la imposibilidad de cambiar los keycaps por tratarse de un mecanismo fijo.

Quiero mencionar que teniendo experiencia con teclados mecánicos y switches de gama alta, el tacto de las teclas me ha resultado bastante agradable y transmite una sensación de calidad bastante aceptable. A continuación os dejo las características oficiales declaradas por Trusta para este GXT 881 ODYSS.

Otra tecnología importante es el sistema anti-ghosting, que evita el bloqueo cuando pulsamos bastantes teclas a la vez. Trust asegura hasta 19 pulsaciones simultáneas sin problemas, más que suficientes para un uso avanzado, y que hará las delicias de los jugadores más «pro».

Respecto al tema «lucecitas», como me gusta llamar a esta característica que tan asentada en los periféricos gaming, disponemos de un sistema de iluminación RGB que como hemos indicado párrafos atrás se puede configurar  a nuestro antojo mediante distintas combinaciones con la tecla Fn. La guía viene indicadas en el PDF que nos aporta la marca a modo de instrucciones, y aquí os dejo un resumen de las funciones que tendremos disponibles:

Fn + M1/M2/M3/M4: Cambiar entre los distintos tipos de iluminación.

Fn + M5 (2 veces): Parpadearán los 3 LEDs y deberemos introducir nuestra macro. Luego pulsar de nuevo Fn + M5 una sola vez para dejarla guardada.

Fn + flechas derecha o izquierda: Para aumentar o disminuir la frecuencia de parpadeo

Fn + flechas arriba o abajo: Para aumentar o disminuir el brillo de la iluminación RGB.

Fn + AvPag: Activar o desactivar la iluminación.

Fn + tecla de Windows: Misma función que la tecla de modo juego. (Desactiva esta tecla para evitar pulsaciones erróneas mientras jugamos)

Fn + W: Alterna las teclas AWSD con las flechas de dirección. (De esta forma evitamos asignar las teclas en las opciones de los juegos)

En este apartado tengo que dejar claro que la transición entre mi teclado mecánico de uso habitual hasta el GXT 881 ha requerido de un proceso de adaptación, ya que el recorrido de las teclas es algo mas tosco y duro que el de un mecánico con switches rojos. Pero una vez superada esa fase, creo que su uso es cómodo y directo, permitiéndome jugar y escribir durante horas sin cansarme. Si bien he de decir que no me permite alcanzar las mismas cotas de pulsaciones por minuto que el mecánico puro.

Posiblemente lo que mas me ha gustado son las teclas multimedia de acceso rápido, que normalmente no incluyen los mecánicos mas económicos, recurriendo habitualmente a atajos de teclas mediante la tecla. Esto hace que acciones de uso frecuente y repetitivas como controlar el volumen o abrir el explorador de archivos, estén a un solo toque de tecla y no nos obliguen a desviar la atención de la tarea que estemos realizando.

Otro punto que destacaría, y que puede resultar muy atractivo a los amantes de los setups llamativos, es el sistema de iluminación RGB, que incluye bastantes patrones y al estar en la propia membrana, el reparto de luz es más sutil y agradable que en otros dispositivos.

Como aspectos a mejorar se echa de menos algún software de configuración, aún a nivel muy básico, aunque ciertamente todo puede controlarse de alguna forma con los atajos que tenemos a nuestra disposición. Tampoco disponemos de perfiles configurables, una caracterísitica bastante demandada entre los jugadores.

En resumen, el Trust GXT 881 ODYSS, es un producto gama de acceso al mundo gaming cuyo target se centra en el usuario que quiere un escalón intermedio entre la membrana y los switches mecánicos. Podemos encontrarlo a unos 35 euros en la mayoría de distribuidores online, un precio realmente competitivo.

Los materiales tienen un calidad estándar, pero su construcción es solida y creo que resistirá bien el paso del tiempo. Por precio y características es una alternativa muy a tener en cuenta si se quiere empezar a mejorar el setup gaming.

Por todo ello le concedemos los siguientes galardones de compra recomendada:

Sello Diseño      Sello Calidad-Precio

Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X