Análisis HardwareHardware

Analizamos el teclado Trust GXT 863 Mazz

La alternativa más económica del mercado para dar un salto de calidad

Hoy retomamos nuestra mesa de análisis con un producto de Trust, a la que nuevamente agradecemos la colaboración para analizar sus periféricos sin compromiso, y el enorme apoyo que supone para las publicaciones independientes. El turno en esta ocasión es para el Trust GXT 863 Mazz, último teclado mecánico de orientación gaming creado por la marca neerlandesa, y cuyo target se centra en el público que busque un salto de calidad con el precio más ajustado.

Su carta de presentación es realmente tentadora: el Trust GXT 863 Mazz es posiblemente el teclado más económico con switches mecánicos Outemu RED e ilumnación RGB completa, respetando un nivel de calidad en sus materiales y fabricación. Sus características aseguran una vida útil de 50 millones de pulsaciones, tecnología anti-ghosting para no perder pulsaciones y 14 modos de iluminación. A lo largo de este análisis vamos a profundizar en su rendimiento y experiencia de uso.

Nos encontramos con un packaging realmente ajustado en cuanto a dimensiones, con una caja de cartón con acabado plástico en la que caben justo el teclado y su cable. Esto, sumado a su peso ligero, facilita mucho el transporte y almacenamiento. En la parte frontal de la caja se muestra una imagen del teclado iluminado, junto con la indicación de formato QWERTY en castellano, las principales características y una pequeña ventana que los permite de las teclas «6» y «3» del teclado numérico. Un buen detalle para aquellos que quieran hacerse una idea rápida del tacto y sonoridad del mismo.

En el interior de la caja encontramos el teclado, envuelto en una bolsa protectora para los roces, con el cable enrollado en una caja anexa, las instrucciones e indicaciones de garantía. Pese a que todo encaja milimétricamente, no resultan difíciles ni su extracción ni su empaquetamiento posterior. Quizás la única pega sea que hay que tener cuidado con la conexión del cable al teclado, ya que podría quedar en una posición forzada si no se tiene cuidado.

A continuación os condenso las especificaciones oficiales declaradas por Trust en la ficha del producto:

– Formato: tamaño completo + teclado numérico
– Tecnología: mecánico
– Altura del producto: 35mm
– Ancho del producto: 437mm
– Profundidad del producto: 136mm
– Peso total: 730 gramos
– Diseño del teclado: QWERTY
– Número de teclas: 104
– Teclas multimedia: 11 teclas FN
– Tiempo de vida útil: 50.000.000 pulsaciones
– Anti-Ghosting: sí
– Switch: Outemu RED
– Tipo de interruptor: Lineal
– Tiempo de respuesta: 1 ms
– Recorrido teclas: 4mm
– Presión de pulsaciones: 60 gramos
– Conexión: USB 2.0 
– Longitud de cable: 180cm
– Retroiluminación RGB: sí
– Colores iluminación: Blanco / Rojo / Naranja / Verde / Azul / Púrpura
– Iluminación de teclas: sí
– Plataformas compatibles: Windows, Mac OS, Chrome OS
– Consolas compatibles: Xbox One

Unas especificaciones acordes con las de un teclado orientado a jugar, con detalles interesantes como el switch mecánico Outemu RED, la alternativa más económica para aproximarse a las sensaciones de los Cherry MX RED. Y la siempre deseada iluminación RGB, que hará las delicias de los fanáticos de la customización y los setups más llamativos.

El Trust GXT 863 Mazz está construido con un formato QWERTY completo y en español, lo que significa que incluye el teclado numérico lateral y la tecla Ñ. Para reducir dimensiones y ajustar el precio, Trust ha decidido no contar con teclas independientes para el control multimedia, por lo que estas acciones deben realizarse combinando la tecla FN con las distintas teclas F. Un buen detalle que todas incluyen el dibujo de la función alternativa.

Sus dimensiones y ligereza lo hacen compatible con cualquier setup en el que vayamos a utilizar un teclado completo, por ajustado que sea, y especialmente apto para soportes especiales que tengan una profundidad limitada incluso acompañado de un ratón.

El material del teclado es plástico negro, y ofrece un aspecto y tacto adecuado, sin la robustez de otros dispositivos más caros, pero suficiente para el rango de precio y perfil en el que nos movemos. El punto más débil del conjunto es sin duda el cable, de plástico normal, que no ofrece la comodidad y la garantía que otorgan los trenzados de nylon o materiales similares. Por su parte el conector USB sí que aparenta ser de una buena calidad, con un núcleo de ferrita para evitar interferencias.

Uno de los aspectos que más me han gustado de su diseño es la decisión de que las teclas floten sobre el soporte base, sin estar enmarcadas por un borde exterior. Mi experiencia con todo tipo de formatos me hace decantarme siempre por este sistema, ya que me parece el más apto para realizar limpiezas periódicas y mantener siempre el teclado en excelentes condiciones higiénicas y de funcionamiento. Con cualquier sistema de soplado sencillo conseguiresmo despejar el polvo y la suciedad que puedan alojarse entre las teclas con el paso del tiempo.

En la cara inferior nos encontramos patas elevadoras plegables y soportes antideslizantes, que cumplen bien su función y tienen la contundencia suficiente para que el teclado se quede estable, sin provocar ruidos ni crujidos durante un uso normal.

Por su parte, el conjunto de teclas puede extraerse sin grandes complicaciones aunque carece de la herramienta que se incluye en otros teclados. El nivel de serigrafiado es bueno, proporcionando una lectura correcta en cualquier condición, y reforzado por la retroiluminación en entornos oscuros.

Una vez conectado el Trust GXT 863 Mazz, sea cual sea la plataforma que vayamos a usar, el dispositivo es reconocido en unos instantes y se activa su iluminación.  Su configuración y dimensiones lo hacen un teclado cómodo, con una correcta posición de las teclas y una inclinación opcional suficiente para quienes prefieren esta posición. Hay que tener en cuenta que no dispone de reposamuñecas, y eso en mi caso es un problema, ya que me parece un requisito importante para los usuarios que pasamos muchas horas tecleando. No obstante es algo muy personal, y quiénes lo consideren esencial podría optar por modelos como el Trust GXT 881 ODYSS que ya analizamos en NaviGames.

El comportamiento del teclado en los distintos escenarios en los que lo he exprimido, tanto en juegos donde la precisión el rendimiento son muy importantes, como profesionalmente escribiendo durante horas, me ha parecido correcto. El tacto de las teclas es bueno, con un sonido suave y agradable, suficiente para alguien como y a quien le gusta la sonoridad clásica de los teclados mecánicos. Una de las virtudes de esta contención en el ruido pueden encontrarla los creadores de contenido, ya que se adapta perfectamente a entornos silenciosos para retransmisiones más limpias.

La precisión de las teclas es alta, y el sistema anti-ghosting N-Key funciona a la perfección, no habiendo encontrado problemas con pulsaciones de muchas teclas simultáneamente. El recorrido y resistencia a la pulsación puede ser un poco justa, pero creo que son adecuadas para los usuarios que busquen romper las limitaciones de los teclados de membrana. Yo prefiero teclados con más cuerpo, pero la verdad es que me he adaptado muy bien a usarlo cada día.

En este apartado las notas negativas estarían en la ausencia de teclas de control para el volumen, mute, y pistas, pero como dije hablando sobre el diseño, son funciones que podemos suplir o emular con las combinaciones FN. Igualmente los más fanáticos del gaming pueden echar de menos la disponibilidad de teclas macro para alternar configuraciones. Detalles que estarían en un escalón de importancia inferior, y que debemos juzgar teniendo en cuenta el precio y público al que se dirige este Trust GXT 863 Mazz.

Sobre la iluminación, el teclado cumple con creces las necesidades de usuarios que como a yo, disfruten jugueteando hasta encontrar la configuración que más se adapte al setup de escritorio. Tenemos a nuestra disposición un total de 14 patrones, con colores nítidos y brillantes, cuyo aspecto resulta tremendamente llamativo gracias al fondo abierto. Para alternar los distintos modos basta con pulsar una tecla específica, pudiendo también regular la intensidad de brillo y la velocidad de cambio.

El Trust GXT 863 Mazz es un teclado bien construido, con un diseño sobrio que no ofrece innovaciones, pero cuyo cometido es hacer bien lo que se propone. Y en mi opinión creo que lo consigue. Sus limitaciones vienen marcadas por su precio, que en la store oficial de Trust en Amazon es de 59,90 euros. Una cifra que se encuentra en el umbral más asequible de los teclados puramente mecánicos, pudiendo incluso encontrarse a precios más bajos en otros proveedores.

El tacto y la respuesta del switch Outemu RED me ha parecido suficiente para alguien que vaya a tener una primera toma de contacto con los teclados mecánicos, y en conjunto con su completo sistema de iluminación, completan un teclado decente y apto para gaming. En definitiva, un conjunto con una gran relación calidad/precio, recomendado para los usuarios menos exigentes que quieran dar un salto en el rendimiento y comodidad de su teclado.

Por todo lo mencionado en la mesa de análisis de NaviGames le concedemos al dispositivo los siguientes sellos de recomendación:

Sello Calidad-Precio

GranKhan

Apasionado del mundo de los vídeojuegos, y en general de todo lo que lo rodea. Jugador desde que pude sostener un mando. Colaborador del NaviPodcast. Hago streamings en el canal de Twitch /GranKhan, y dirijo el canal de YouTube "DominiosDeGranKhan".
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X