Análisis HardwareHardware

Analizamos el ratón XM1 de Endgame Gear

Una marca recién llegada con aspiración a quedarse

Hoy ponemos bajo el microscopio el primer producto de Endgame Gear que pasa por nuestras manos, motivo por el que agradecemos tanto a la marca, como a Caseking, su confianza y apoyo para continuar creciendo. El periférico en cuestión es el ratón XM1 White (también disponemos de la versión “Black”), un dispositivo con un diseño inspirado en el Zowie FK, que a su vez se inspiró en el padre de los ópticos con el que empezó todo, el gran IntelliMouse de Microsoft.

Nos encontramos con un ratón que se colocaría en la gama media por precio, unos 59,99 € en el distribuidor oficial de Endgame Gear en España, que en este caso es la tienda COOLMOD. No podemos compararlo con ningún otro dispositivo de la marca, ya que por ahora es el único ratón que tienen a la venta actualmente. Partiendo de esta base he de decir que la presentación es correcta y sobria, una caja sencilla con una ilustración del dispositivo en un fondo negro y con las características en letras amarillas anaranjadas donde destacan los 16.000 CPI y los menos de 1 ms de respuesta que nos prometen los switches OMRON 50M.

Al abrir la cubierta exterior y desplazar la caja interior en este caso de gomaespuma, nos encontramos directamente con el ratón en color blanco enclaustrado, con el logo de la marca , botones laterales y rueda todos ellos en negro. Dentro solo nos encontramos un papel con la URL para descargar el software oficial, necesario para llegar a esos anunciados 16k CPI y algunas otras funciones interesantes.

En definitiva un packaging simple y sobrio que básicamente protege del transporte y poco mas, tampoco podemos pedir más para una marca que está empezando.

El XM1 tiene un diseño utilizado por la mayoría de marcas, de líneas sencillas, cómodo, muy ergonómico y que sabemos que funciona sobradamente. Su formato es totalmente simétrico, válido tanto para zurdos como para diestros. Esto lo hace una gran elección para shooters y largas sesiones de juego. A destacar en el diseño la distribución de los botones programables laterales, que quedan a una altura perfecta para su uso, con un tacto suave y firme. Donde no destaca tanto es en la rueda central, algo tosca y con una pulsación que puede resultar incómoda y un tanto dura.

En esta ocasión no disponemos de unos agarres laterales ya que el ratón no es muy alto, y esta mas bien pensado para un agarre de dedos tipo fingertip o el de garra. Por lo demás la caída del ratón es magnífica dejando la muñeca en una posición perfecta y relajada.

En el tema “lucecitas” aquí no tenemos casi nada de lo que hablar prácticamente, porque las únicas luces están en la parte trasera del ratón, en el LED indicador de las 4 selecciones de velocidad de CPI de las que disponemos:

Con la app oficial además de controlar las CPI, podremos activar y desactivar el Ripple Control:

  • Si activamos el Ripple Control, activaremos el suavizado que disminuye el jitter (efecto que se produce al aumentar mucha la sensibilidad y que da lugar a unos pequeños temblores), pero aumenta la latencia.
  • Si dejamos desactivado el Ripple Control, tendremos el movimiento normal que capta el sensor. Si aumentamos mucho los CPI, tendremos algo de jitter.

Luego tenemos el Lift Cut-Off que es la distancia de actuación del sensor óptico, en este caso podemos cambiar de 2 a 3 mm. Y como no podría ser de otra manera podemos configurar los botones:

Desde aquí podemos deshabilitar los botones laterales y el clic central.

Por último, la sección de UPDATE donde podemos actualizar la versión del Firmware.

En cuanto a los botones, debo destacar el tacto de los laterales y el de ambos clics que son magníficos, no tanto el de la rueda central que como ya he comentado es lo que menos me gusta del dispositivo. Sobre la disposición de los botones de control de las DPI, me parece correcta y bien resuelta, ya que por el diseño quedan por debajo de la carcasa principal del ratón, evitando así una pulsación accidental. Y además queda claro que tenemos seleccionado en cada momento por los 4 colores que representa cada selección.

Respecto al cable he de decir que es una maravilla, envuelto en un trenzado de gran calidad, de tacto suave y con aspecto de “cuerda”, es decir, sin ninguna rigidez con el que no he tenido ningún problema de enredos (las primeras versiones de este ratón venían con cable de goma, cosa que se ha corregido en ediciones posteriores).

Centrados en el peso estamos ante un auténtico peso pluma, en este caso solo 70 gr, tamaño medio y cómodo, acto para cualquier tamaño de mano.

Metiéndonos en las especificaciones más interesantes, nos encontramos con el sensor Óptico PMW3389 (sensor ultra conocido que usan muchísimos fabricantes), que cuenta con 50-16k CPI de sensibilidad, teniendo por defecto la posibilidad de elegir mediante el selector físico entre 400 y 3200 CPI. En cuanto a los botones hay que destacar el sistema de switches analógicos tipo OMRON de 50 millones de pulsaciones, que el fabricante nos asegura un tiempo de respuesta inferior a 1 ms.

El XM1 es un ratón cómodo, con una calidad notable y una velocidad adecuada, en el que destacaría su gran sensor y la calidad de los switches, componentes de nivel avanzado y fiabilidad más que demostrada. Sus líneas y ergonomía son excelentes, orientados sobre todo al mundo competitivo de los eSports, habiendo participado en su creación el antiguo campeón de Counter-Strike, «JohnnyR». El diseño es sobrio y funcional sin ningún tipo de alardes, buscando ante todo ofrecer grandes componentes y diseño ergonómico.

Para el deslizamiento su comportamiento es perfecto, contando con cuatro apoyos, dos en la parte superior, y otros dos en la parte inferior. En total tenemos seis botones, contando los dos de la parte lateral izquierda configurables, y el de cambio de DPI en la parte posterior, donde podemos configurar hasta cuatro perfiles diferentes.

Endgame Gear ofrece con el XM1 una calidad acorde al precio, pudiendo competir incluso con ratones de segmentos superiores gracias a sus componentes. Solamente flojea en la rueda central, y quizás echo en falta algún tipo de agarre lateral. Por lo demás se trata de un ratón muy recomendable, que no defraudará a los jugadores de FPS, ya que es donde más explota sus virtudes: respuesta, precisión y ligereza.

Por todo esto le concedemos al Endgame Gear XM1 estos galardones de producto recomendado:

Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X