Avances

Volvemos a la batalla con las impresiones de King’s Bounty 2

El juego de nicho estratégico por turnos vuelve con novedades

Yo en mi infancia en vez de ser un chaval feliz y jugar al fútbol me quedaba en casa jugando a títulos de estrategia. Uno de mis favoritos sin dudas es el clásico Heroes Might and Magic III. Según crecí, la saga fue haciendo cambios que no me gustaron mucho, así que intenté buscar juegos similares. Así, en 2008 di con King’s Bounty. Un juego de estrategia que cogía las bases de combate de Heroes y las aplicaba a algo diferente.

Dentro del mercado al que se dirigió King’s Bounty triunfó tanto que no pararon de llegar expansiones y similares. Así, su segunda entrega numérica se retrasó durante mucho tiempo, incluso cuando su fecha ya estaba fijada. Ahora por fin hemos podido probar las primeras horas del esperado título y experimentar lo que tiene que ofrecer ¿Estará a la altura del original?

El cambio más radical de King’s Bounty II está presente desde el primer momento que empezamos nuestra partida como uno de los tres personajes disponibles, cada uno con su propia especialización. Se ha dejado completamente de lado ese mapa asimétrico inspirado fuertemente en Heroes: Might and Magic para pasar a un mundo visto desde la tercera persona. Una vista más cercana a los juegos de rol modernos y que, aunque confuso en primeras instancias para los más veteranos de la saga, resulta llamativo cuanto menos.

Esto significa que nuestra relación con el entorno cambia. Ya no hay puntos de interés a los que llegar y ya, dispersados por un mapamundi en el que solo hay misiones, tesoros y combates. Ahora hay exploración, pequeñas recompensas por aquí y por allí y, lo más importante, un enfoque mucho más pesado en la narrativa.

Pero hablemos de la exploración, porque parece ser algo que se ha querido empujar mucho en King’s Bounty II. Cada rincón del mapa esta repleto de recursos que podemos conseguir, principalmente para ganar oro u objetos que podemos vender en las tiendas. Además, de vez en cuando, también podremos encontrar cosas más valiosas, como pergaminos de hechizos o equipamiento para nuestro personaje. En ocasiones esta exploración algo artificial puede cansar, pero por lo general es algo que incentiva al jugador a sumergirse más en este mundo de fantasía medieval.

Captura King's Bounty II
Explorar las localizaciones del juego desde este punto de vista deja apreciar con mucho mejor detalle la dirección artística del mismo

En general es un cambio muy arriesgado que provoca que existan más pausas entre los combates, pero que merece la pena por la cantidad de cosas que podemos hacer fuera de este. Sí que es verdad que he echado un poco de menos la simplicidad de la primera entrega, pero no puedo recriminar a una saga que se ha arriesgado en algo y lo ha hecho con cuidado.

Como ya he dicho, King’s Bounty II tiene un enfoque en la narrativa mucho más fuerte que en su anterior entrega. Las misiones, tanto principales como secundarias, tienen mucha mayor cantidad de diálogos donde se desarrollan más los personajes y podemos conocer mejor el mundo de esta historia.

Muchas de las misiones tienen un sistema de decisión. Tenemos el orden y la anarquía por un lado, y por el otro el poder y la sabiduría. Cómo combinar estas dos vertientes dependerá de las decisiones que tomemos en ocasiones. Pero cuidado, porque si siempre resolvemos los conflictos desde el punto de vista del orden quizás nuestro personaje se niegue a tomar un enfoque anárquico en el futuro.

Estas decisiones además se sienten con peso. No solo porque veamos una reacción inmediata, sino porque suelen ser dos formas diferentes de resolver algo. Algunos enfoques nos permitirán evitar el conflicto, y otros quizás nos dan una mayor recompensa. Todo depende de cómo nosotros, como jugadores, queramos llevar estas decisiones.

Captura King's Bounty II
Las misiones toman un papel narrativo mucho más importante, y serán el principal motivo para movernos por el mapa

Por último, quiero seguir resaltando el humor de la serie. Aunque parece que se ha querido adoptar un enfoque más serio en su narrativa, las risas siguen estando aseguradas. Sobre todo cuando enfocamos la vista en las pequeñas notas, pergaminos y demás que podemos ir encontrando cuando exploramos. Un poco de oro no es una mala recompensa por explorar el mapa, pero unas risas también suelen merecer la pena.

El combate estratégico característico de King’s Bounty es su pilar. Todo en el juego original gira en torno a estos combates por turnos donde comandamos un pequeño ejército en un escenario. Unas batallas donde es clave pensar con antelación y evaluar no solo la formación de tus tropas, también las del rival.

Por eso King’s Bounty II en este aspecto ha decidido simplemente pulir lo que ya funcionaba. Los combates se ven mejor que nunca, con mucho más nivel de detalle. En vez de un número debajo de la tropa, ahora podemos contar la cantidad de unidades que compone un pelotón.

A nivel estratégico el juego sigue siendo un completo desafío. El uso que tiene respecto al diseño de niveles es simplemente maravilloso. Será común buscar crear un culo de botella en diferentes combates, aprovechando el entorno a nuestro favor, para obligar a las tropas enemigas a enfrentarse una a una a las nuestras. La posición de nuestras unidades a distancia importa también, porque no podrán alcanzar a otras si hay un obstáculo de por medio.

Además las unidades siguen manteniendo habilidades completamente únicas. Ataques o movimientos especiales con cierto enfriamiento que pueden dar la vuelta a un combate y que deberemos usar en el mejor momento posible.

captura King's Bounty II
El combate cuenta con animaciones muy bonitas, que hacen que se terminen disfrutando incluso más

Todo esto se une al sistema de niveles de nuestro héroe, que podrá aprender diferentes habilidades pasivas que podrán marcar la diferencia entre una derrota aplastante y una victoria total. Las propias unidades también tienen un sistema de experiencia, incentivando el completar todas las misiones posibles para encontrarnos una mayor cantidad de combates.

En definitiva lo que he podido probar durante estas primeras horas en King’s Bounty II es algo bueno. Han arriesgado mucho cambiando completamente cómo el jugador se relaciona con el entorno y está claro que hay algunas asperezas, como la baja velocidad del personaje (incluso a caballo) o que a veces lo único que quieras es combatir y no tengas dónde ir, pero en general creo que ha sido algo que va a sentar muy bien a la saga.

El combate es más divertido y desafiante que nunca. El crear una buena formación, mantener una buena moral en el ejército y saber aprovechar cada unidad al máximo siguen siendo los pilares de este juego.

Por último, aunque la narrativa apunta a algo mucho más profundo y con peso, faltará ver cómo se desarrolla el guion en el resto del juego. Por el momento tengo muchas ganas de ver como terminará todo. En definitiva, si sois fan de la saga o el género, King’s Bounty II no decepciona, aunque te va a costar acostumbrarte a sus cambios.

Regas

Educador infantil, redactor de videojuegos, estudiante de pedagogía, speedrunner amateur y Dungeon Master vocacional. Luego me pregunto por qué apenas duermo.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X