Avances

Unexplored 2: The Wayfarer’s Legacy, el entramado de un enorme role-roguelike

Las primeras imrpesiones de este fantástico Early Acces de Epic Store

Como ya induce el número del título, Unexplored 2: The Wayfarer’s Legacy es la secuela de otro juego llamado, simplemente, Unexplored. Este salió en 2017 y reunió en Steam bastantes críticas positivas, alabando que si bien era un juego compacto, era una compra casi segura para los apasionados del roguelike clásico; No rogue-lite, roguelike, el hermano viejo que empezó en ordenadores a través de código ASCII, como Moria, Brogue o UnNetHack.

Ludomotion, los creadores, se pasaron los años venidores en expandir al máximo los mundos del roguelike hasta dar con esta segunda parte, y dejadme adelantar que, por muy Early Access que sea, Unexplored 2 es una auténtica barbaridad a nivel mecánico y narrativo. Han dado con una fórmula excelente que encandilará a cualquier apasionado del roguelike, tanto de la vieja como la nueva escuela, y casi seguro enganchará a quienes disfruten de los mundos de fantasía originales.

Morir es la mecánica más diferenciadora diría de un roguelike. En este género, cada partida nueva después de perder (o ganar) varía, sean hablidades, escenario, objetos, personaje, armas, enemigos, etc. Unexplored 2: The Wayfarer’s Legacy aplica esto mismo y lo lleva más allá. Similar a Rogue Legacy, si nuestro personaje muere, muere del todo, y para la siguiente run habría que tomar otro nuevo del que podremos elegir raza, clan y demás especializaciones como buen juego de rol se trata. El personaje estará en nuestro control, y para mi sorpresa, también lo está el mundo. Al menos en parte.

Una vez superado el tutorial para hacerse con las mecánicas principales, que no son pocas, este juego construyendo, sobre un mismo lienzo, mundos totalmente diferentes y con eventos aleatorizados. Sin embargo, estos cambios se basan en una generación procedural basada en nodos. Esto se traduce en que la creación de escenarios, eventos y demás depenen de las acciones que haya hecho el jugador anteriormente, conectándose entre sí como nodos. Es un elemento común de tantos juegos con ramas de conversación con consecuencias, y es la misma base de todo roguelike. Simple, sí, pero por eso mismo trasladable al basto mundo de fantasía de Unexplored 2.

Las mazmorras oscuras son el punto fuerte del juego: complicadas, con pequeños puzles y de lo más variadas en cuanto a posibles eventos y resoluciones

De este modo, la muerte no es tanto el detonante de los cambios que sufre el mundo, sino las decisiones y acciones tomadas. No por nada el personaje controlado es el nuevo Wayfarer, que después de un gran entrenamiento se lanza en la aventura de romper el báculo de Yendor, una poderosa arma mágica que si cae en las manos del Imperio corromperá todo lo que se conoce. No es una tarea precisamente sencilla, y habrá que prepararse muy bien para la aventura.

Una cosa es clara, jugar Unexplored 2 es algo muy cercano a una partida de rol con un master con muchas ganas de contar su historia y un participante con muchas ganas de explorar lo que ha creado. Para moverse entre todos los puntos de esta tierra de fantasía habrá una vista en tablero, dividido primero por territorios con diferentes niveles de dificultad, y luego por casillas, que se traducirían en puntos de interés que se podrán explorar. Desde el principio vemos que el mapa es considerablemente grande, y moverse por él podría ser sencillo, pero entre encontronazos, climatología adversa, terreno peligroso o sitios sin comida, no sería buena idea salir sin antes haberse comprado botas, un saco de dormir, pan, cuerda y pociones.

Mapa tablero de Unexplored 2: The Wayfarer's Legacy

Este videojuego despierta mi lado más curioso, ese de querer explorar cada rincón porque siempre habrá algo, pero como ocurre con el rol, no siempre será fructífero. Por mucho que vea un monolito que quiera descifrar, si la «tirada» no es buena, me quedaré sin saberlo hasta que el siguiente Wayfarer se acerque y, con suerte, el sitio siga en pie. Igual indicaba que había un enemigo demasiado peligroso en la cueva de adelante, o que hay una espada mágica en una gruta secreta al oeste.

El mismo sistema de probabilidades se usa también en diálogos y algunas estructuras, y aunque antes dije tirada, no son exactamente dados. La curiosa manera que hay de obtener resultado es probando suerte con un saco de posibles resultados, habiendo éxito, fracaso, mitad y mitad, y diversas fichas con efectos especiales como tener robos extra sin coste de inspiración.

Otro detalle que me llamó la atención fue que, para todo el trasfondo que tiene (e irá teniendo conforme hagamos runs) este mundo, el texto está pesto al mínimo. Quiero decir, si quieres puedes pararte en la biblioteca a leer las historias y mitologías del lugar, cada cual diferente según la cultura, y empaparte con parrafadas del origen de este universo. Pero el caso es que todo se mantiene a mínimos para que, si el jugador es interesado, podrá ir conectando puntos y sacar un lore muy profundo con cada misión hecha o con cada pergamino rescatado de unas ruinas antiguas.

Unexplored 2: The Wayfarer’s Legacy está en acceso anticipado como exclusivo temporal de Epic Store, viniendo más tarde como mínimo a Steam en 2022. Sinceramente, quitando detalles menores como quedarse atascado en arbustos, o algunos un poco más molestos, como que la transición de la música (por cierto, la banda sonora es preciosa) va por cortes abruptos, se podría considerar un juego completo. Tiene mucho contenido y se puede acabar ya de principio a fin. Además, los desarrolladores aseguran que lo único que harán será meter parches técnicos y ampliar con más contenido intermedio, como objetos, enemigos y misiones secundarias nuevas.

Ludomotion y Big Sugar han creado una secuela que supera con creces los ideales de rol y roguelike que tuvieron con el primer Unexplored, expandiéndolo a un RPG de fanatsía cambiante, exigente y de un estilo cel shading que cuaja perfectamente con la visión de rol de mesa. Si buscas combates roleros, un mundo de fantasía muy original, hacer cambios de planes continuos para adaptarse al camino y decisiones chungas, este juego te va a flipar, aunque por desgracia solo está disponible en inglés. Lego en ti la decisión de comprarlo ahora, más adelante o nunca.

Daniel "Fullbull" Rubio

No me pidas mucho para los textos, que solo hice el bachiller de ciencias. En esta vida me gustan tres cosas: cerebro, videojuegos y carlinos.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X