Avances

Primeros pasos en Babylon’s Fall. Una Platinum diferente

Una de Fall y una de arena

Platinum Games ha sido siempre una de mis desarrolladoras favoritas. Me gusta prácticamente todo lo que hacen. Echo de menos las ortopédicas partidas online de Anarchy Reigns, y tanto Vanquish como Bayonetta 2 son dos de mis juegos de acción favoritos. Por eso me sorprendió tanto la orientación de Babylon’s Fall, su última propuesta.

Estamos ante un juego orientado como servicio, con sus recompensas diarias y semanales, su farmeo y customización, así como su fuerte componente multijugador. Combianndo estos elementos con un esquema de hack and slash, ¿qué tal es el resultado? Pues tras unas primeras horas con su demo gratuita puedo deciros que, aún con sus sombras, este juego puede hacerte clic si eres fan del estudio o de este modelo de juegos.

No os voy a engañar, nunca me he adentrado en un juego de Platinum por el argumento, y este caso no ha sido una excepción. Aún creo que se me escapan cosas de la historia, pero básicamente somos unos guerreros llamados Centinelas; empezamos el juego siendo capturados y obligados a luchar para reclamar una estructura llamada la Torre de Babel, que ha sido tomada por monstruos. Para luchar en igualdad de condiciones se nos implanta una estructura en la espalda llamada Gideon Coffin. Aunque la historia no está consiguiendo engancharme de momento, también por culpa de unas cinemáticas y un apartado técnico ciertamente pobres, sí que ya en estos primeros compases podemos ver personajes y diálogos marca Platinum.

Una vez entramos al juego, la estructura puede recordar mucho a lo que sería un Monster Hunter, por ejemplo: tenemos un lobby principal en forma de pueblo donde encontraremos comerciantes, tablones y misiones. Aquí podremos adquirir nuevas armas, armaduras y cosméticos para nuestro personaje, así como configurar nuestro equipo para afrontar la siguiente misión. Hay una serie de desafíos que podemos cumplir de forma diaria para ganar recompensas, y también las hay de forma semanal. He de decir que, por el momento, la progresión del juego es muy amable. Se sube rápido de nivel y en cada misión que jugamos (de unos 15 minutos de duración aproximadamente) obtenemos una generosa cantidad de loot. Hay varios tipos de armas y armaduras con diferente rareza, hasta aquí todo normal. El diseño de sus niveles es muy simple, siendo pasillos con saltos esporádicos hasta llegar a la siguiente arena de enemigos. Sin embargo, en estos primeros compases es muy estimulante experimentar con las posibilidades del armamento y el sistema de combate, por lo que estás deseando embarcarte en una nueva misión para probar nuevas combinaciones.

El sistema de combate en Babylon’s Fall me recuerda más a lo visto en Astral Chain que a Bayonetta, por ejemplo. La movilidad del personaje es algo más tosca de lo que estamos acostumbrados. Podremos esquivar (también en el momento justo, obteniendo mucha ventaja frente al rival), correr, saltar y atacar con dos botones. A cada mano le asignamos un arma, con la que podemos ejecutar combos básicos en combinación y ataques cargados. Sin embargo, gracias al Gideon Coffin que llevamos equipado siempre podremos llevar cuatro armas: las dos de nuestras manos y otras dos que manejaremos con unos hilos que salen de nuestra espalda, asignados a cada uno de los gatillos traseros.

Utilizar el Gideon Coffin consume su propia barra de energía, aunque se regenera con rapidez, por lo que es un recurso muy presente durante todos los combates. Al principio, cuesta verle el atractivo al sistema de combate viniendo de quién viene. El juego además tampoco edulcora todos los puntos discutibles que encontramos: viene completamente en inglés, el juego como servicio no es del agrado de mucha gente y además gráficamente (que no artísticamente, ya que cuenta con diseños muy interesantes) parece un juego de dos generaciones atrás. Sin embargo, me complace decir que llega un momento en el que se produce esa catarsis, ese delicioso instante en el que crees entender los cimientos del sistema de combate y se abren ante ti las posibilidades que puede esconder en el futuro: las armas que utilizamos con el Gideon Coffin se activan a la vez que nosotros atacamos con las de las manos, no van por separado.

Por eso decía que me recuerda mas a Astral Chain, porque la base de su combate se basa en procesos disociativos de sus mecánicas, en que aprendamos a sacar el máximo partido de dos acciones simultáneas, que pueden ser tanto ofensivas como defensivas. En la práctica esto se traduce en que podemos estar atacando con un combo de espada, pero si tenemos en un hilo del Gideon Coffin un arco podemos ir cargando un disparo potente para alguien que se acerque, o si tenemos un escudo podemos usarlo para protegernos de ataques y hacer una contra mientras seguimos con nuestro combo. Hasta ahora he visto cinco tipos de armas: espadas, arcos, escudos, martillos y bastones mágicos. Si hubiera más tipos en el futuro, el abanico de posibilidades y enlaces puede ser muy generoso. Combinar estas cinco armas para los combates es estimulante y divertido, algo que puede multiplicarse cuando la dificultad de las misiones suba y puedas coordinarte con amigos.

También es cierto que el combate no es todo lo fluido y cómodo que esperaría: el sistema de fijado funciona un poco raro, la cámara tampoco está bien afinada y es complicado encontrar el timing que impone el juego para esquivar y en relación a la agilidad de nuestro personaje. Sin embargo, son cosas que pueden ir arreglándose con el tiempo.

De momento, yo os recomendaría descargar la demo y probarlo vosotros mismos. Al ser en multijugador con hasta otros tres jugadores, la experiencia es bastante dinámica; además, encuentra jugadores con bastante rapidez y la conexión va estupenda. Si podemos ver más allá del cuestionable modelo de juego como servicio, podemos tener una divertida experiencia como «juego entre juegos», realmente tiene potencial para ratos cortos con sus misiones diarias. Seguiremos informando de cómo va nuestra conquista de la Torre de Babel. ¡Nos vemos en el online!

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X