Avances

Primeras impresiones de Vexlands

Una demo corta pero divertida

Es un hecho palpable que el género de gestión de recursos es uno que genera adicción, mucha adicción. El preeminente Stardew Valley es un juego capaz de destruir todos tus planes y dejarte enganchado a la pantalla por un número exagerado de horas. Otro ejemplo que me gusta bastante es Rimworld, donde tenemos que crear una colonia en un nuevo planeta y sobrevivir a todos los percances que nos vengan por delante. Este tipo de juegos me encantan y su peor parte siempre es encontrar un buen momento para meterme en ellos, porque si es un buen juego, una vez que empiezas es un no parar.

En parte por eso me llamó la atención Vexlands: se veía muy bien en el tráiler, es parte de este género y tiene una mecánica que resultó atractiva. En Vexlands empiezas en un mundo prácticamente cerrado, que tendrás que ir desbloqueando zona por zona, para así ir abriendo el mundo, descubriendo nuevos lugares y objetos. Esta mecánica tampoco es nada singular ni mucho menos, pero me sorprendió cómo estaba implementado en la progresión del juego. Esa es la razón por la que estoy escribiendo ahora estas primeras impresiones y después de probar la demo puedo decir que me ha encantado.

He tenido la oportunidad de jugar una demo corta, de unas 2-3 horas de duración. La peor parte de esta demo es esto mismo, que se me pasó volando y cuando me di cuenta ya se había terminado todo, lo que es muy buena señal. Esta demo sirve sobre todo para presentar parte del núcleo jugable, hacerte a los controles y a las mecánicas centrales del juego, pero nada de grandes descubrimientos sobre el mundo y sus misterios.

Cuando empecé a jugar, con la primera partida me pareció que el juego tenía un gran tutorial diseñado. Empiezas sin absolutamente nada, te pones a desbloquear zonas y estas empiezan a premiarte desde un primer momento. Más monedas, un par de maderas y un plano para una mesa de trabajo, de esa mesa sacas un hacha y empiezas a talar arbustos y algún plano. En algún momento encuentras la tienda, en la que puedes intercambiar objetos por dinero, el cual es necesario para seguir abriendo más zonas y así sigues desbloqueando árboles, más arbustos y los planos de una mesa para trabajar madera. Más adelante consigues el pico y puedes empezar a picar piedra, etc…

Y así vas progresando poco a poco; vas consiguiendo recursos, que vas trabajando para construir nuevas cosas y así vender lo que saques de ahí. Con ese dinero vas abriendo más zonas y desbloqueando más objetos que te serán de gran ayuda. Es un círculo constante en el que no paras y es súper satisfactorio cuando sale bien. Como he dicho antes, esta fue mi primera partida y fue como un tiro, hasta que llegaron los problemas. Actualizaron la demo esa misma tarde y, después de instalarla, cuando me dispuse a jugar de nuevo, vi que mi partida se había borrado. He de decir que esto no me parece un gran problema cara al juego; es una demo, no es perfecta y tengo claro que esto no ocurrirá con el juego final, el problema viene después.

De aquí en adelante todas las sensaciones que tenía con el tutorial se volatilizaron. En esta segunda partida simplemente no me salieron los objetos necesarios para conseguir dinero y seguir avanzando, lo que me obligó a salir y borrar la segunda partida, tiempo perdido; esto sí espero que lo solventen. Entiendo que parte de la gracia del juego es la generación procedural del mundo y que cada semilla sea diferente, pero no puede ser que exista una posibilidad de que el propio juego te encierre por falta de recursos al principio.

El inicio es una parte fundamental de todos los juegos y lo suyo es que esté medida al milímetro. De todas maneras, la primera partida sí que me dejó buenas sensaciones y no quiero olvidar eso: la idea es buena y cuando funciona es genial, y espero que cuando salga Vexlands de verdad funcione siempre.

Dejando esto de lado, ya en la tercera partida, por suerte, el inicio volvió a ir perfecto y pude jugar la partida entera. Vuelvo a decir que el círculo de recolección, construcción y venta funciona a las mil maravillas y te engancha con gran facilidad. Llega el punto en el que dejas de preocuparte tanto por desbloquear más zonas y simplemente vas ahorrando. Imagino que cuando tengas un terreno extenso y más cosas que hacer, esto quedará aún más relegado a un segundo plano, con una progresión más pausada.

En la demo también he podido ver un par de estructuras, como una especie de museo de objetos raros que podemos ir completando, un gacha de toda la vida que nos da recursos aleatorios por una moneda, una tienda de campaña que parece servir de punto de teletransporte en el mapa, y una dungeon. De la dungeon poco puedo decir, es muy simple y ha sido la misma en todas las partidas, sirve más de presentación que de otra cosa. Lo que sí tengo claro es que serán cruciales, ya que esta tenía en su interior el plano para una mesa de trabajo importante, al igual que monedas, recursos y un orbe del cual no he descubierto su utilidad, pero parece importante.

En definitiva, lo que me he quedado es con ganas de más. El núcleo del juego me parece muy sólido (dejando de lado el problema de la segunda partida) y le veo mucho potencial; quitando algún bug visual que no molestaba demasiado (delante del gacha se me plantó un árbol y no había manera de talarlo), mi único problema ha sido la segunda partida, pero me parece algo solventable de cara al lanzamiento del juego.

Tengo mucha curiosidad por cómo será el mundo al completo, con más dungeons, más enemigos, más biomas y quién sabe qué más cosas. Si solamente con la zona inicial ha conseguido engancharme tan fácilmente, añadiendo todo el contenido final lo más probable es que sea un vicio aún mayor. Uno que espero con ganas.

Aitor Zuloaga

Friki de todas las cosas que se te puedan ocurrir, comic, anime, cine y un largo etc, y obviamente adicto a los videojuegos y Star Wars desde pequeñito.
Botón volver arriba