Avances

Primeras impresiones de The Bad Son

El regreso al RPGmaker de terror

Internet en la década de 2000 a 2010 daba miedo. No solo por la cantidad de falta de filtrado de contenido que había y la poca conciencia con el material sensible, que da para escribir un libro, si no por las leyendas urbanas. La época dorada de los creepypastas también vino acompañada de otra moda: Los juegos de terror creados con muy poco presupuesto. Estos juegos, que se hacían ecos en el antiguo YouTube y a través de foros prehistóricos, solían estar creados con un motor muy sencillo: RPGMaker. Estos pequeños juegos, como Yume Nikki, hicieron historia hasta el punto de que el reciente y popular OMORI fue creado en RPGMaker MV. The Bad Son es uno de estos ejemplos, a nivel nacional, que demuestran que el subgénero sigue vivo en pleno 2022.

The Bad Son nos pone en la piel de Tom, un hombre que se ve atrapado en un extraño pueblo cuando su coche se queda varado en mitad de la carretera sin gasolina. Tras intentar pedir ayuda a una asustada mujer en los matorrales, decide aventurarse en busca de una salida en este poblado de pesadilla, donde años atrás toda una generación de niños que nació a la vez han roto el equilibrio de este lugar sumido ahora en el caos.

El argumento plantea un misterio interesante por el que verse atraído. El cómo se ha llegado a la situación actual, quién está detrás de la generación de «niños malditos», quién es Malachai, cómo ha llegado al poder y ha armado una revolución son preguntas muy interesantes. El problema está en cómo se introduce toda esta trama o, mejor dicho, su ritmo.

Todo ocurre de forma muy precipitada, borrando gran parte del suspense y misterio que podríamos disfrutar si estos elementos se introdujeran poco a poco en un ambiente más calmado y tenso. Las ideas están ahí y tienen mucho potencial, pero creo que su ejecución hace que el jugador reciba tanta información que su curiosidad se evapora casi enseguida.

the bad son primeras impresiones
El misterio de toda una generación de niños nacidos a la vez será el principal argumento del juego

Para movernos por este pueblo de pesadilla deberemos tener cuidado. Tanto en las calles como los edificios nos encontraremos con diferentes enemigos que nos intentarán detener. Este sistema se siente algo extraño. Tenemos una cantidad de vida y cada vez que un enemigo nos alcance esta se verá reducida bastante. Normalmente podremos aguantar tres golpes antes de perder, aunque con el uso de (escasos) objetos podremos curarnos.

Durante los primeros compases del juego hay suficientes enemigos para que tengamos que esquivarlos si queremos sobrevivir más de cinco minutos, porque esconderse no es una opción. No hay ninguna mecánica que nos permita superar estos obstáculo que no sea correr muy rápido a un lugar seguro. Además, los personajes de por sí ya son rápidos, así que cuando usamos el botón de correr el control pasa a ser bastante difícil de controlar. Por suerte no hay mucho conflicto y solo tendremos que recurrir a esta práctica ocasionalmente, se sigue sintiendo una mecánica con más contras que ventajas.

La inclusión de enemigos aporta suspense y peligro al juego, en especial con un sistema de guardado manual, pero la forma de lidiar con ellos durante estos primeros compases del juego se puede convertir rápidamente en algo tedioso. Especialmente si acabamos con pocas partidas guardadas en las que tenemos muy poca vida.

the bad son primeras impresiones diálogo
Los diálogos también pueden ser peligrosos. Más vale elegir bien

Se echan de menos alternativas que ya son clásicos del género. The Bad Son incluso te recomienda esconderte de estos enemigos, pero la única forma de «hacer» esto es ir a otra habitación u edificio. No hay arbustos, taquilla o similares que sirvan de refugio, por lo que las opciones se sienten muy limitadas.

El apartado que más me ha llamado la atención de The Bad Son ha sido, sin lugar a dudas, cómo valora la exploración. Normalmente los juegos de este género no se atreven a introducir un escenario demasiado amplio para no confundir al jugador. Aquí en cambio en cuanto completemos el prólogo nos encontraremos en mitad de una ciudad, por lo que tendremos que investigar todo lo posible.

A través de esta exploración podemos descubrir más sobre este lugar y sus habitantes. El juego sabe como hacernos buscar esta información, ya que tendremos un diario que registrará nuestra misión principal (para no perdernos) y nuestras misiones secundarias, que nos darán una pista de donde podemos buscar a continuación.

Por último, también encontraremos, para los más coleccionistas, orbes en cada rincón del mapa de The Bad Son. Estos orbes, dotados de un extraño poder, serán obtenidos cuando interactuemos con diferentes elementos del escenario o descubramos más información sobre este mundo.

the bad son primeras impresiones personaje
Los personajes de The Bad Son son uno de sus mayores atractivos

Hay que recordar, antes de nada, que The Bad Son no se encuentra en su estado final y que se trata de un pequeño proyecto, por lo que hay que analizarlo bajo este contexto. El juego de terror creado a través de RPGMaker ofrece unas ideas interesantes y su mundo tiene el suficiente potencial para llamar la atención y que el jugador se sienta atraído, pero su ritmo demasiado abrupto y su extraña jugabilidad provoca un sabor agridulce.

Aún queda ver que le queda por ofrecer a The Bad Son, pero por el momento nos encontramos con un pequeño juego que hace memoria a esa época de Internet. Si eres fan del género y sus flaquezas no suponen una gran barrera para ti, este juego puede ser una buena opción una vez se lance de forma completa al mercado.

Regas

Educador infantil, redactor de videojuegos, estudiante de pedagogía, speedrunner amateur y Dungeon Master vocacional. Luego me pregunto por qué apenas duermo.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X