Avances

Primeras impresiones de Naheulbeuk’s Dungeon Master

Un nuevo maestro de la mazmorra se alza en las sombras

Aguantar a un jefe tiránico no es fácil, ya sea en la vida real o incluso en los videojuegos. Imaginaos que os acaban de contratar para encauzar una de las mazmorras peor valoradas del reino y vuestro jefe, un malvado hechicero con aires de grandeza, no para de poneros la zancadilla a la hora de administrar sus tristes tierras. Esta es la premisa de Naheulbeuk’s Dungeon Master, nos pondremos en la piel del medio goblin Reivax y tendremos que construir, organizar y defender nuestra mazmorra, en una aventura cargada de sátira al mundo corporativo desde el prisma de la fantasía más cercana a dragones y mazmorras.

Como juego en sí, Naheulbeuk’s Dungeon Master se inspira enormemente en otros juegos del género de la gestión y construcción como el reciente Two Point Campus o el legendario Dungeon Keeper, del cual también recoge el legado con su propio nombre y aunque no vaya a revolucionar todo lo rodeado con estos tipos de títulos, ofrece unas posibilidades muy sólidas ya presentes en este primer vistazo a lo que será el juego final.

La torre de Zangdar, nuestro nuevo hogar

Como buen gerente, tenemos que estar pendientes tanto de las instalaciones como de las necesidades de nuestros empleados. Cada esbirro que tengamos en nuestra mazmorra es su propio individuo, no un simple recurso que se pueda usar y tirar como si nada en la picadora de carne que es el trabajo asalariado. Si no somos capaces de cumplir con las condiciones mínimas que piden nuestros trabajadores, muchos de ellos pueden directamente dimitir o empezar una huelga por sus derechos. Por supuesto, esto es un mundo de fantasía, así que lidiar con estos problemas pueden variar desde la brutalidad de acabar con ellos con poderosas magias o apaciguar las aguas cumpliendo con lo piden si está en nuestras pequeñas manos de goblin.

En lugar de manejar materiales como piedra, madre o hierro, la moneda de cambio en Naheulbeuk’s Dungeon Master son los propios recursos humanos y el dinero que gasten o generen a nuestro imperio malvado.

Al principio la mazmorra tendrá un aspecto bastante deprimente

Desde tabernas hasta baños para los esbirros, la personalización de la mazmorra corre completamente a nuestro cargo. Por supuesto, Naheulbeuk’s Dungeon Master no nos deja solos frente a esta tarea titánica, el juego cuenta con un extenso modo campaña que poco a poco nos irá mostrando todas las mecánicas disponibles en el título. Desde cómo construir simples habitaciones hasta cómo funcionan las diferentes trampas y seguridad que podemos construir para tender trampas a los aventureros que se adentren en las profundidades de la oscura mazmorra que es nuestro hogar.

Al final del día, el objetivo de Naheulbeuk’s Dungeon Master es crear una mazmorra lo suficientemente famosa para que todos los aventureros del reino intenten superar sus defensas y conquistar el mal que supone el hechicero malvado Zangvar, es decir, nuestro propio jefe.

¿Mano dura o sindicalismo?

Contratar guardias o la decoración de la propia mazmorra ayudará a subir el ranking de la misma, permitiendo el acceso a más de estos aventureros y comenzando la fama de nuestra torre.

Pero no solo de combatir con los aventureros viven los habitantes de la mazmorra, gestionar sus aposentos, lugar donde pueden comer e incluso ofrecer servicios de venta como productos artesanos o el propio bar, abierto a cualquiera que quiera entrar, serán las principales fuentes de ingresos que tendremos que tener en cuenta a lo largo de nuestro recorrido como administrador. Aunque sin duda, si conseguimos acabar con todo un grupo de aventureros la cantidad de dinero que dejarán en nuestras arcas bien justifica que asesinemos a cualquier aspirante a héroe que entra por la puerta.

Contaremos con diferentes estudios de mercado y profundas analíticas de la economía local, pero hasta el momento y lo que se me ha permitido jugar de Naheulbeuk’s Dungeon Master, no hace falta preocuparse demasiado por la logística de llevar una economía sana, el juego es bastante amigable con jugadores que estén experimentando este género por primera vez y eso es un punto a su favor muy importante.

Sin duda, Naheulbeuk’s Dungeon Master tiene las papeletas de convertirse en un éxito de nicho dentro del género del “dungeon builder” e incluso de los gestores de negocios, como ya se ha demostrado a lo largo de la historia de este tipo de juegos como con Theme Park o Sim City y aunque Naheulbeuk’s Dungeon Master no alcance esos niveles de profundidad y escala, es posible que encuentre su público que quiera crear una mazmorra impenetrable para cualquier héroe de poca monta.

La clientela y los aventureros puede que acaben mezclándose al final del día

Aparte de su guiado modo historia, en estas primeras impresiones también se me ha dado la oportunidad de probar un modo libre en el que podemos crear la mazmorra de nuestros sueños sin la constante interrupción de nuestros superiores, o los problemas que nuestros compañeros de trabajo puedan tener a lo largo del modo historia. Esto es un modo clásico dentro de este tipo de juegos, darte la absoluta libertad de crear y construir con su consecuente riesgo de perderlo todo si no somos los bastante habilidosos a la hora de administrar las cuentas o planificar las instalaciones de la mazmorra.

En definitiva, Naheulbeuk’s Dungeon Master es una nueva y refrescante incursión dentro del género de gestión y construcción y sin duda, un juego que estará en mi punto de mira el próximo mes. Recordad que el título tiene como fecha de lanzamiento prevista el 15 de noviembre de este mismo año.

Roberto Perez

Jugón desde que tengo memoria mi debilidad son los buenos RPGs, la estrategia en tiempo real y los robots gigantes. Vamos, todo lo que esta mal hoy en día.
Botón volver arriba