Avances

Nos preparamos para el duelo con Shadowverse: Champion’s Battle

Os contamos las primeras impresiones de este spin-off de Shadowverse

Como fan indiscutible de los TCG que me considero, ya había oído hablar de Shadowverse y lo había probado en su día. Este juego de cartas coleccionables logró gran popularidad en Japón, su lugar de salida original, tras combinar elementos de Hearthstone con matices que daban un poco más de profundidad a su sistema. Tiempo después llegó a Occidente, y aunque pasó más desapercibido se ganó un lugar entre el auge de los TCG que lleva ocurriendo los últimos años.

En oriente su éxito fue tan rotundo que el año pasado llegó un anime bajo el mismo nombre. Inspirándose en clásicos del género como Yu-Gi-Oh! en esta historia seguimos a Hiro Ryugasaki, un jugador nuevo de Shadowverse que busca ser el mejor. Y sé que la franquicia quiere seguir explorando este camino y expandiéndose, porque el próximo paso ha sido lanzar un videojuego centrado en un jugador del propio anime: Shadowverse: Champion’s Battle.

Hemos podido probarlo de antemano y os contamos que tal nos han parecido las primeras horas de este exclusivo de Nintendo Switch.

Si no conocéis este juego de cartas no os preocupéis. Shadowverse: Champion’s Battle incluye un tutorial completo, además de ofrecer una curva de dificultad adaptada para aquellas personas que vengan de nuevas al juego. Aún así, resumiendo las reglas, en Shadowverse gana quien baje la defensa del rival a 0. Al principio de cada turno recargamos nuestros puntos de juego y aumentamos el máximo en uno, como ocurre con Hearthstone. Podemos gastar estos puntos en jugar diferentes cartas como seguidores (criaturas), hechizos, etc. También podemos evolucionar a una criatura por turno (un número limitado de veces) para mejorar sus estadísticas y en ocasiones realizar un efecto adicional.

La gracia de este sistema reside en las diferentes clases que podemos escoger. Se nos presentan siete estilos diferentes, cada uno con una mecánica única. Dragoncraft por ejemplo buscar llegar a los siete puntos de juego para que sus cartas tengas efectos adicionales, mientras que Bloocraft busca rebajar sus propios puntos de defensa a 10 para potenciar sus hechizos y criaturas. Así cada una de ellas cuenta con cartas exclusivas, dando unas opciones que, aunque puedan sentirme un poco limitadas si venimos de juegos como Magic: The Gathering, son muy amplias.

Los combates contra la CPU, como ya he dicho, tienen un buen equilibrio entre ser accesibles para novatos y que no sean ofensivamente fáciles para gente más veterana. Los jugadores obviamente cometen fallos, y aunque algunos te hagan chirriar los dientes, por norma general están muy bien ocultos para hacerte sentir que la victoria ha sido por tu esfuerzo.

Captura gameplay Shadowverse: Champion's Battle
Las partidas son cortas y dinámicas. Perfecto para jugar un rato en modo portátil

Una de las desventajas de los TCGs más modernos es lo difícil que es hacerte con una colección decente. Debido al modelo de juegos free to play, o pagas para lograr una colección o juegas muchísimo para poder crear algo. Aquí entra la ventaja de Shadowverse: Champion’s Battle: al ser un juego pensado para un jugador y de pago puede ofrecerte una progresión que se siente mucho más natural y justa.

Cada vez que derrotemos a un rival nos podrá dar una serie de cartas que pertenecen a su mazo. Además, cada clase tiene un nivel diferente que podremos subir para obtener dinero y cartas de la misma. Por último, podemos hacernos con cartas y sobres comprando en los puestos de tienda con dinero del juego. Incluso existe la posibilidad de lograr sobres, cartas y dinero explorando la ciudad o cumpliendo misiones secundarias.

Aunque Shadowverse: Campion’s Battle se presenta como un juego para una persona, no se ha desaprovechado su naturaleza competitiva. El título cuenta como modo online, donde disfrutaremos de misiones específicas, partidas clasificatorias y casuales, y un Battle Pass donde obtener recompensas que esperemos que no requieran un micropago adicional.

Como ya dije, la historia de Shadowverse: Champion’s Battle esta inspirada en el anime de la propia saga. Vemos a los mismos personajes con sus personalidades acordes. Pero, en vez de ser una historia donde nuestro personaje se incorpora al argumento de lo que ya hemos visto, aquí vemos una historia original. Los eventos ocurren en diferente orden y normalmente seremos nosotros los que tomen el papel de protagonista y tengan que solucionar un problema o enfrentarnos a los más fuertes duelistas.

Captura cinemática Shadowverse: Champion's Battle
Ver las cartas en las cinemáticas es todo un gusto

Aunque sea una historia simple se agradece para dejar descansar entre las partidas que echamos continuamente. Además las cinemáticas también son originales y debo decir que con una animación bastante destacable.

En principio aparenta ser una historia muy superficial, aunque solo puedo hablar de los primeros cuatro capítulos. Como he dicho, esto no es un problema. Sí que quizás se echa en falta algo más profundo, pero está claro que el propio juego no busca esto y sabe qué quiere vender.

Hay detalles por otro lado que si chirrian más. Por ejemplo la imposibilidad de poder customizar a tu personaje al empezar y parecer un personaje de relleno al lado del resto de diseños bastante más originales. El hecho de que siempre sea tu personaje el que salta a la acción también se hace raro, porque se siente que estás rodeado de un amplio grupo que sirve como espectador, ya que solo sabemos que luchan fuera de cámara.

En general, Shadowverse: Champion’s Battle es un soplo de aire fresco en un género que se sentía con un mercado demasiado establecido. Se agradece mucho poder jugar a través de una progresión lineal y sencilla, y jugar contra una CPU que no se limita a ser un tutorial para saltar al modo multijugador.

Captura gameplay Shadowverse: Champion's Battle
Contar con controles táctiles en las partidas lo hacen algo mucho más cómodo de manejar

Aunque solo he experimentado las primeras horas, este juego ya apunta a ser uno muy recomendado para todas aquellas personas que buscan una entrada más casual a los TCG. Algo que se agradece mucho observando los entornos competitivos de los que gozan estos títulos.

Su mayor carencia, sin duda, es la falta de textos en castellano. Esto no afecta solo a la experiencia en la historia, sino también a la propia jugabilidad a la gente que no está familiarizada con el idioma.

Regas

Educador infantil, redactor de videojuegos, estudiante de pedagogía, speedrunner amateur y Dungeon Master vocacional. Luego me pregunto por qué apenas duermo.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X