Avances

Industries of Titan – Primeras impresiones

Construye tu imperio en la luna de Saturno

El género de la construcción y la gestión no está estancado para nada, aquí tenemos otra prueba de ello: Industries of Titan. Se trata de una obra de Brace Yourself Games que nos pondrá en la piel de una poderosa corporación dispuesta a formar una ciudad industrial en Titan, la luna de Saturno. Aunque ya os adelanto que las primeras impresiones son en todo momento positivas, el juego es un early-access al que le falta aún muchísimo contenido, con lo cual no desesperéis si lo que se comenta en este artículo es poco, ya que son muchísimas las posibilidades que este juego ofrecerá en futuras actualizaciones y os aseguro que es un título al que merece la pena dar una oportunidad.

Comenzaremos la partida eligiendo nuestra corporación y facción a la que pertenece, algo en lo que aún no profundiza demasiado el juego, para después vernos ahí, en medio de la superficie de Titan, solo con nuestro cuartel general y un gran terreno que explotar.

Poco a poco iremos extrayendo recursos del terreno y ampliando nuestra zona de influencia, tendremos que hacer sitio para nuevos ciudadanos y trabajadores, así como construir defensas ¿Cómo que defensas? Pues existe la posibilidad de ser atacados por facciones rebeldes que no nos quieren por allí, y no dudarán ni un segundo en lanzar toda su potencia de fuego contra nosotros. Este será uno de los principales puntos de la dificultad del título, el cual aumentará progresivamente en la partida.

Nuestro comienzo consistirá en recoger todos los recursos que encontremos alrededor. A veces nos veremos obligados a expandir el terreno para acceder a ellos

En Industries of Titan todo se basa en un esquema de «cuadrículas» o «grid«, esto hace que no podamos construir allá donde queramos con total libertad, si no que las mecánicas de construcción funcionan de una forma parecida a un puzle. Ya que tendremos que planificar muy bien donde vamos a colocar cada edificio y sobre todo, ubicar las defensas de forma que cubran todo el territorio o de lo contrario, el enemigo nos fulminará a placer.

Esto da mucho juego a la hora de gestionar recursos como la energía, la cual abarcará una serie de cuadros a su alrededor, obligándonos a aumentar los costes en ese recurso si no nos andamos con ojo. Otro ejemplo podría ser también la contaminación, ya que las centrales de quema de residuos pueden hacer el aire irrespirable, por tanto, ubicarlas en el lugar correcto es crucial.

Todo esto sería referente a como construir la ciudad por fuera, pero en este juego también podremos construir dentro de los edificios, donde, al igual que fuera, también tendremos una «cuadrícula» que organizar. Así por ejemplo, podemos destinar edificios enteros al almacenaje de recursos, otros a la producción de energía o si lo vemos conveniente mezclarlos. De manera que tendremos muchas posibilidades a la hora de planificar nuestra ciudad, de esta forma, poco a poco iremos creando nuestras propias estrategias.

Si no gestionamos bien el trabajo, igual nuestros ciudadanos y trabajadores acaban viviendo entre la inmundicia, como es el caso

Por otro lado, la población y sobre todo los trabajadores, serán un asunto muy importante. Estos llegarán cada cierto tiempo a nuestro «aeropuerto» y podremos comprarlos mediante nuestros puntos de influencia (que también son necesarios para extender nuestra ciudad). A los pobres ciudadanos los podremos poner a mirar anuncios como locos todo el día, así nos generarán ingresos, pero también los podremos transformar en trabajadores. Para esto último necesitaremos conseguir unos artefactos que se extraen del territorio «virgen» de los alrededores, que por cierto, escasean bastante.

Si no tenemos suficientes ciudadanos generando ingresos, no podremos comprar nuevas construcciones, pero para llevarlas a cabo, harán falta recursos que son extraídos por los trabajadores. Así se forma una especie de círculo vicioso que, como he dicho antes, provocará que poco a poco vayamos creando nuestras propias estrategias.

Aunque todo esto parezca simple en un primer momento, acostumbrarse al juego es un proceso largo, en parte debido a las gestiones que tendremos que realizar con el sistema de cuadrículas. Pero no debe tomarse esto como algo negativo, al contrario. De hecho, cuando consigamos hacer partidas buenas tendremos una sensación muy satisfactoria.

Sufriendo un leve ataque de una nave rebelde. También hay que decir que otro punto interesante del juego es su apartado gráfico y su cuidada ambientación cyberpunk

Por ahora podemos hacer poco más que construir, gestionar y defender la ciudad, todo ello con una cantidad de construcciones bastante escasa. Pero es normal, estamos en un early-access, ya en la sola pantalla de título del juego se nos muestra el «roadmap» con todo lo que se pretende implementar, y son muchísimas cosas las que faltan.

Sin embargo, pese a su estado prematuro el juego ya nos puede dar bastante entretenimiento y nos hará pensar bastante. No me quiero ni imaginar lo que puede dar de sí esta obra cuando esté completa.

Por ahora os podéis hacer con el a 24,99€ en la Epic Store (cuando termine el early-access saldrá en Steam). Un precio que puede resultar elevado por el momento dada la escasez de contenido. Por lo que recomiendo su compra a los fans del género que quieran seguir el avance de este juego desde el principio.

Nukem

Ingeniero informático, en el mundo de los videojuegos desde que cogí la escopeta de doble cañón en DooM 2 y muy fan de los First Person Shooter clásicos. System Shock 2 es el mejor juego de la historia.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X