Conde Dragharem

Desgraciado de letras puras, entusiasta del arte y la narrativa. Jugón empedernido y apasionado de toda buena historia. Mi obsesión por Lovecraft me trasladó al mundo del rol y, desde entonces, no puedo salir de él.
Botón volver arriba
Cerrar
X