Artículos

Zelda: De objetivo a protagonista

La evolución de la princesa de Hyrule

Hace ya 35 años que la saga The Legend of Zelda llegó a nuestras vidas en la Nintendo Entretaiment System. En este juego controlábamos al valiente héroe Link, cuyo nombre como bien es sabido sirve para demostrar el enlace entre jugador y personaje, Explorando un primitivo Hyrule, descubríamos una gran cantidad de secretos, pruebas y tesoros, que nos conducían a liberar a la princesa Zelda de su cautiverio por el temible Ganon.

Más adelante la saga evolucionó, y plantea unos títulos más enfocados en los puzles lineales a través de mazmorras en forma de templos y/o localizaciones que superar. Pero seguía habiendo un factor en común a lo largo de todos estos títulos. Zelda, la princesa que da nombre al juego, seguía limitándose a ser la prisionera de Ganon, y el objetivo a lograr del juego. Pero este concepto ha ido evolucionando poco a poco, hasta que Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo ha dado la vuelta a la tortilla.

Spoiler: El contenido de este artículo contiene detalle sobre títulos de la saga como Ocarina of Time, Skyward Sword, Twilight Princess, etc, aparte de profundizar en la trama de Breath of the Wild y Hyrule Warriors: La era del Cataclismo

Captura de Zelda en Hyrule Warriors: La era del Cataclismo

Antes de hablar de lo que ha logrado Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo, hay que hablar de la historia detrás de él. En los primeros títulos de la saga (hablamos según su fecha de lanzamiento), Zelda se limita a ser poco más que una de las razones del argumento. O bien es quien nos manda iniciar nuestra aventura, o bien es la princesa a rescatar al final de la historia. En ocasiones, incluso las dos a la vez.

Esto ocurre durante los primeros 12 años de la saga, desde el original The Legend of Zelda a BS Zelda no Densetsu Kodai no Sekiban. Hasta que en 1998 llega The Legend of Zelda: Ocarina of Time a Nintendo 64, revolucionando la saga por completo. Aquí, todos los personajes cobran una mayor personalidad y protagonismo. Pero antes, cabe mencionar un invitado que no es recordado con gran cariño: Zelda: The Wand of Gamelon.

Este ha sido el primer juego donde Zelda es la protagonista de la historia. De hecho solo la controlamos a ella y, en esta ocasión, es Link quien necesita que lo rescaten. Cuesta usarlo como un ejemplo revelador cuando es recordado como uno de los peores títulos, no solo de la saga, si no de la industria entera. Pero hablando sobre el papel de la portadora de la trifuerza de la sabiduría, el juego de CD-i revolucionó lo que vimos hasta la fecha.

Captura de Sheik en Legend of Zelda: Ocarina of Time
Sheik fue el primer alter-ego que permitió a Zelda tomar mayor protagonismo en la historia

¿Pero que hizo The Legend of Zelda: Ocarina of Time para cambiar a Zelda como personaje? Principalmente, hacerla una parte activa de la historia. Desde que se reúne con un joven Link para guiarle y darle una misión, a ser su consejera cuando es un adulto en la forma de Sheik. Incluso podemos apreciar a este alter-ego de la princesa combatiendo y demostrando habilidades de combate la mar de impresionantes. Así Zelda deja de ser alguien con quien nos cruzamos solo al principio y/o final del juego, y pasa a participar de una más constante en nuestra historia.

The Legend of Zelda: Ocarina of Time no solo estableció unos valores respecto a su diseño de niveles, rompecabezas y mundo en 3D. También hizo que Zelda a partir de ahora, junto con otra variedad de personajes, pasaran a un mayor primer plano. El mayor exponente de esto han sido sin lugar a dudas la trilogía de Toon Link.

En el primero de estos juegos, The Legend of Zelda: Wind Waker, nos encontramos con un nuevo alter-ego de Zelda, Tetra. Esta pirata se cruza en el camino de Link para acompañarlo y ayudarle en parte de su travesía. Cuando se desvela la verdadera identidad de Tetra, esta sigue teniendo una relevancia en la historia. Aunque termina siendo secuestrada de nuevo cuando llegamos al Castillo de Hyrule, participa en el combate contra Ganondorf de una forma activa.

Por desgracia en The Legend of Zelda: Phantom Hourglass vemos un retroceso en este protagonismo. Tetra es secuestrada nada más empezar la historia y solo será liberada en el final de esta, volviendo a ser quien inicia y termina la trama, como un objetivo que lograr. Pero cuando llegamos a la última entrega de la trilogía la cosa cambia. En The Legend of Zelda: Spirit Tracks Zelda pasa a tomar un papel completamente activo, acompañando a Link a lo largo de toda la aventura y ofreciendo sus habilidades, llegando casi a ser una co-protagonista de la historia.

Portada de The Legend of Zelda: the Wind Waker
La trilogía de Toon Link dió una personalidad y protagonismo a Zelda que después veríamos reflejados en el resto de títulos.

Para finalizar este apartado de la historia de Zelda, nos encontramos con The Legend of Zelda: Skyward Sword. El origen de la cronología de esta emblemática saga dio un nuevo papel a Zelda que hasta ahora no habíamos visto: El de realizar un peregrinaje ella misma. A lo largo de este juego, mientras nosotros realizamos nuestro camino como héroe, Zelda realiza el suyo propio, teniendo un protagonismo mucho mayor, en el que realiza un arco argumental paralelo al de Link. Y aquí es donde se comenzará a formar las bases de lo que The Legend of Zelda: Breath of the Wild Hyrule Warriors: La era del Cataclismo han logrado.

Me atrevo a decir que The Legend of Zelda: Breath of the Wild ha significado la misma ruptura de molde que Ocarina of Time supuso en 1998. Una vuelta a las raíces pero con todas las oportunidades que ofrece la tecnología actual. Y también, vimos algo nuevo a través de unos recuerdos dispersados a través de Hyrule: La historia de Zelda.

Aquí Zelda ya no es solo quien nos dice que debemos salvar el reino, si no que tiene un papel en la historia. Aunque, todo sea dicho, es posible perderte toda esta evolución del personaje si no buscas los flashbacks dispersos por el juego. De hecho puedes completar The Legend of Zelda: Breath of the Wild sin saber el trasfondo de su historia. Pero cuando nos molestamos en descubrir esta historia, es maravillosa. Como Zelda intenta cumplir con su destino, estar a la altura del resto de elegidos e intentar arreglar el conflicto con su padre.

De hecho al final de esta historia, no es Link quien llega a un objetivo: es Zelda quien, tras perder todo lo que ama, despierta su poder y hace lo posible para que, aunque haya fracasado, haya otra oportunidad en el futuro.

Cinemática de The Legend of Zelda: Breath of the Wild con Zelda
En Breath of the Wild pudimos ver las primeras pinceladas de la Zelda que podremos apreciar en Hyrule Warriors: La era del Cataclismo

Pero es Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo quien le concede la pista de baile a Zelda. Aquí estamos hablando de lo que llevo al Cataclismo, y quien tiene el papel de protagonista indiscutible es ella. Si, es cierto que empezamos como Link, pero el arco argumental de este es realmente corto. Antes de la mitad del juego ya habremos desbloqueado la Espada Maestra y con ello la evolución del elegido mudo. El resto está enfocado a un personaje mucho más completo, Zelda.

Aquí se muestra el viaje de Zelda, como empieza a interesarse por la tecnología de los guardianes, como intenta usarla para enfrentarse a Ganon. Su sensación de quedarse atrás en comparación con el resto de elegidos y las constantes disputas con su padre por no dar la talla. Su viaje para alcanzar el poder que necesita para salvar su reino. Todo esto hace que Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo se atreva a hacer lo que la saga principal nunca se ha atrevido.

También es cierto que hablamos desde el contexto de un spin-off de la saga. Aquí los guionistas tienen mucho más espacio para jugar con apartados que normalmente no pueden en la línea principal. Así que, una vez analizado todos estos aspectos, solo queda una pregunta que hacerse ¿Qué nos depara el futuro?

De momento poco podemos saber sobre las futuras entregas de The Legend of Zelda. Queda claro que Nintendo cada vez quiere dar más personalidad y protagonismo a la princesa que lleva el nombre de la saga. Pero esta claro que Link siempre será, al menos en principio, el personaje al que controlemos.

Aún así, ya hemos podido ver algo de lo que nos espera. El breve trailer que presentó Nintendo en el E3 del año pasado desveló que la secuela de The Legend of Zelda: Breath of the Wild 2 ya esta en desarrollo. Aunque poco se pudo ver, si que parece que Zelda va a estar desde el principio del juego con un rol importante ¿La secuestrará algún mal nada más arrancar el argumento? ¿O nos acompañará a lo largo de la aventura? Es difícil imaginarse un título canon de la franquicia en el que controlemos a Zelda, pero soñar es gratis y este podría ser su mejor oportunidad.

Porque quizás, y solo quizás, Zelda por fin sea la protagonista de un título que lleve su nombre. No juego de CD-i, no hablo de ti.

Regas

Educador infantil, redactor de videojuegos, estudiante de pedagogía, speedrunner amateur y Dungeon Master vocacional. Luego me pregunto por qué apenas duermo.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X