Artículos

Top 6 deseos para Dragon Ball Budokai Tenkaichi 4

Permiso para soñar, concedido

Pocos anuncios recuerdo en los últimos años que me hayan hecho más ilusión que el de un nuevo Dragon Ball Budokai Tenkaichi. Si hay un juego del que conservo recuerdos de jugar con amigos, tanto de algunos que siguen conmigo como de otros que no, es de Dragon Ball Budokai Tenkaichi 3 (aunque también de Dragon Ball Budokai 3); con poco títulos siento tanta nostalgia como con estos. De hecho, participé en mi primer torneo de videojuegos con Budokai Tenkaichi 2.

Fue una saga que me acompañó durante muchos años, y que me permitió tener la experiencia de Dragon Ball que siempre soñé: desplazamiento con vuelo libre, destrucción de escenarios, choques de ondas, un roster inconmensurable… y aunque seguí su estela con los (infravalorados) Raging Blast y más tarde con Xenoverse, siempre pensé que se abandonó una IP que tenía mucho potencial con la capacidad de las nuevas generaciones de máquinas.

Con este anuncio sorpresa de Bandai Namco, se abre la veda para soñar, así que soñemos a lo grande: ¿qué cinco elementos consideráis imprescindibles en el futuro Dragon Ball Budokai Tenkaichi 4? Aquí van los míos.

Quizás sea el aspecto más discutido en redes estos días con respecto al título. Su plantilla de 160 personajes (algo menos de 100 si quitamos las diferentes formas de ciertos personajes) se antoja imposible en los tiempos de extrema monetización que vivimos; sin embargo, sí que me gustaría creer que tendremos personajes de todas las sagas de Dragon Ball Z (películas incluidas), mantengan algunos de Dragon Ball y añadan todo el contenido de Dragon Ball Super hasta la fecha; quizás incluso, con suerte, ya se haya estrenado el nuevo anime y podamos ver a personajes como Gohan Bestia, Moro o Granola en el título.

Por supuesto, Dragon Ball GT tampoco puede faltar; la ausencia de los SSJ4 en títulos como FighterZ no es entendible a día de hoy, máxime con la relevancia con la que siguen contando personajes de GT como Gogeta SSJ4 o Baby. tampoco me opondría en absoluto a que se añadieran personajes de Dragon Ball Heroes.

Kefla de Dragon Ball FighterZ
El contenido de Super debe ser el principal reclamo, pero sin olvidar el resto de historia de la marca

Será inevitable que lleguen los DLCs, tampoco me opongo a ello frontalmente, aunque espero que no llegue al esperpéntico punto de Xenoverse 2. Sn embargo, para pasar por el aro aquí, es necesario que haya una plantilla base de luchadores suficiente y que respete el legado de esta IP. Es un punto en el que no se deberían dar muchos pasos hacia atrás.

También me gustarían que se respetaran las diferentes formas de los personajes; aunque es una forma de abultar el plantel de luchadores, también ofrece detalles muy agradecidos, como que el pelo de Goku SSJ de Namek no sea el mismo que el de Goku adulto. El juego contaba con muchísimos detalles en sus skins y ataques que transmitían una enorme fidelidad, y es algo que me gustaría que se mantuviera.

Los juegos de lucha han cambiado mucho desde entonces y se podría decir que Xenoverse es el final del camino en la evolución jugable de Budokai Tenkaichi. Al fin y al cabo, tenemos luchas tridimensionales con libertad, creatividad para los combos y cierta accesibilidad; sin embargo, el frenetismo de las luchas de Tenkaichi 3, unido a su particular sistema de combos y su mayor afán por la simulación absoluta de Dragon Ball, más que un interés por ser un juego de lucha balanceado, tienen que volver. No tendría sentido recuperar esta marca si para ello se va a cambiar la jugabilidad.

Elementos como los choques de ondas (machacando o no el joystick, ahí no me meto, pero esto es imprescindible), escenarios con multitud de elementos destruibles, la posibilidad de transformarnos in-game en todas las formas disponibles (con gigantes y Ohzarus incluidos) tienen que estar presentes. Pero, aunque se respete la fórmula original, eso no quiere decir que no se pueda refinar con añadidos de los títulos que sucedieron a la serie Tenkaichi.

Los Raging Blast, a pesar de sus fallos evidentes (nunca dieron con un estilo gráfico decente y el recorte de personajes fue atroz), introdujeron interesantes mecánicas e ideas que podrían utilizarse para Dragon Ball Budokai Tenkaichi 4. Por ejemplo, a pesar de que copiaban de forma descarada los moveset de los Tenkaichi, añadieron una característica que servía para diferenciar los, por otro lado, sets clónicos de combos y manejo entre personajes; con una cosa llamada movimientos únicos, destinados al botón círculos en PlayStation, se intentaba paliar esa sensación de copia y pega del roster.

También introdujo varias posibilidades que, aunque no cambiaban sustancialmente la jugabilidad, sí que aumentaban esa sensación de simulación de la serie, ya que eran una apuesta total por la espectacularidad. Por ejemplo, podíamos estampar a los enemigos en una pared; si salíamos despedidos por un golpe cargado del rival, podíamos recuperarnos ejecutando un espectacular derrape que nos permitía saltar inmediatamente a la contra.

También introdujo los ataques combinados con condiciones específicas e incluso la posibilidad de desviar con una mano ataques de energía si pulsábamos a tiempo un botón, un gesto también muy repetido en la serie; la guinda del pastel la ponía un modo potenciado que, cuando lo usábamos, sonaba por detrás el fantástico opening del juego para motivarnos aún mas. Son pequeños detalles que, en mi opinión, mejoraban mucho la base de Tenkaichi 3.

De los Xenoverse podemos coger la personalización con toques de RPG, tanto de stats y ataques como de trajes o la avatarización, o su apuesta por un modo historia más allá de la historia que ya todos conocemos para abrazar el fanservice más descarado. también podría apostarse por combates multitudinarios como los de Xenoverse, o por equipos, como ya probara en su momento el Tenkaichi Tag Team de PSP.

Aunque a tenor de lo visto en este primer teaser es algo que no nos debería preocupar, sí que es importante una correcta elección de estilo gráfico. Juegos como Burst Limit o Raging Blast 2 no escogieron un apartado artístico acertado, y fue algo que afectó mucho a su recepción. No solo eso, sino que debe ser un juego que exprima la potencia de las consolas actuales.

Efectos de partículas, ataques de energía más impresionantes que nunca, destrucción de escenarios y ropajes a la altura (puede ser un buen momento para intentar superar en este aspecto al, por el resto infame, Dragon Ball Z Ultimate Tenkaichi)… títulos como Kakarot o FighterZ han puesto muy alto el listón, pero Tenkaichi puede ofrecer otro tipo de espectacularidad con sus combates.

También sería de agradecer, como siempre, la inclusión de la banda sonora original de la serie sin la necesidad de pasar por caja.

Actualmente, un juego de lucha necesita un apartado multijugador con posibilidades y responsivo, sobre todo de cara a aguantar el paso del tiempo; en el largo recorrido, sobre todo de cara a pases de temporada, es necesario un rolback netcode que haga que la gente se quede en tu juego. Incluso FighterZ va a empezar a incluirlo para poder perdurar en el ecosistema del fighting. El impacto y la importancia de cuidar este aspecto lo analizaba nuestro compañero Isma en este fantástico artículo, dedicado al rollback en los juegos de lucha actuales.

Por supuesto, si apelas a la nostalgia, debes ofrecer a aquellos jugadores que en su momento disfrutaron de tu obra la posibilidad de revivirlo como antaño, y eso solo se consigue con una pantalla partida bien implementada.

Aunque no es algo intrínseco a la franquicia Budokai Tenkaichi, sí que suele ser habitual que los juegos de Dragon Ball cuenten con escenas introductorias engorilantes. Cómo olvidar temazos como el de Dragon Ball Final Bout o el de Budokai 3; si me tuviera que quedar con uno de los Tenkaichi, sería con el del segundo título. Esperemos que sea un apartado que también cuiden, con un tema original, no repitiendo por millonésima vez el Cha-La-Head-Cha-La.

Y vosotros, ¿qué le pedís a este esperado Dragon Ball Budokai Tenkaichi 4?

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X