Artículos

¿Has visto este juego? The Ramp

Mindfullness sobre tu tabla de skate

Una de las cosas de las que más orgulloso me siento de NaviGames es de la cobertura que procuramos dar a los indies. Por supuesto, siempre nos gustaría poder hacer más, pero desde luego hacemos un esfuerzo constante y consciente de darles voz dentro de nuestras posibilidades. Vamos a abrir este nuevo espacio con la intención de dar a conocer indies que estemos jugando, aunque no sea por motivos de análisis o por notas de prensa, pero que igualmente queramos dar a conocer. Hoy es el momento de The Ramp.

The Ramp, desarrollado por Hyperparadise y publicado por Coatsink, es un pequeño juego de skate que intenta alejarse de los elementos más arcade del género. Lejos de plantearse como un Tony Hawk o un OlliOlli, donde el entrenamiento y la habilidad son fundamentales a la hora de picarse con las puntuaciones, The Ramp busca justo lo contrario: que te relajes un rato.

Describiéndose a sí mismo como un juguete digital, The Ramp rechaza las tablas de puntuaciones, los desafíos, los coleccionables, el tiempo… su premisa es mucho más sencilla y directa. La perspectiva es cenital, por lo que a la hora de calcular los aterrizajes al principio nos costará, pero unido a su particular estética le sienta de maravilla cuando te acostumbras.

Tienes disponibles cuatro pequeñas pistas en entornos minimalistas y ofertando cada una de ellas diferentes tipos de rampas. Desde la típica pista en un hoyo del suelo hasta una gigantesca pendiente con un salto que parece imposible. Con un control fácil de entender y ejecutar, podrás realizar una buena cantidad de trucos, utilizando además un esquema de movimiento curioso en el que debes aprovechar la inercia de la tabla coordinándote con el movimiento de dos botones. El juego nos dirá qué truco acabamos de realizar y los grados que has rotado en el aire.

Será muy importante la inclinación de nuestro cuerpo para calcular el aterrizaje, ya que el mayor desafío que tiene el juego es dominar este aspecto. De hecho, su modo «Hardcore» dificulta esta tarea, siendo más puntilloso a la hora de dar por buenos nuestros aterrizajes, pero sin más complicación. Cuando te caigas, aparecerás al instante en el punto inicial, y podrás seguir patinando el tiempo que quieras.

Podremos personalizar a nuestro personaje con una serie de cosméticos, pero nada especialmente destacable. Nada que desbloquear, nada que lograr; tampoco ningún HUD o elemento intrusivo. Simplemente cuatro pistas para echar ratos cortos disfrutando del placer de patinar en un entorno sin distracciones.

La propuesta sin duda funciona, y es un juego al que me ha gustado dedicar ratos cortos en las últimas semanas. A los mandos se siente muy bien, pero sin llegar a ser tan sencillo como una experiencia puramente arcade; tienes dos cosas que dominar, pero junto a la fisicidad que transmite el propio patinador, le dan una sensación diferenciadora de otros títulos del género. El mayor problema que le veo es su tremenda falta de contenido, algo que se puede corregir fácilmente en actualizaciones posteriores. Sus pistas podrían ser algo más grandes o, al menos, tener un mayor número disponibles de ellas al ser tan pequeñas. La falta de objetivos y desafío están bien, pero entonces el espacio para experimentar debe ser mayor, tanto a nivel de recursos como de variedad de situaciones donde llevarlos a cabo.

También es justo decir que no soy un especial fan de los juegos de skate, aunque los disfruto ocasionalmente, por lo que alguien aficionado al género que se adentre en The Ramp, si tiene claro que el contenido no es su fuerte, posiblemente sepa exprimirlo mucho más de lo que lo he hecho yo. Actualmente podéis encontrarlo a un precio de 4,99 € en la eShop, y si queréis ver todo lo que tiene que ofrecer hay una gran cantidad de gameplays en Youtube tanto para Switch como para PC.

Ante todo, muchas gracias a Hyperparadise y Coatsink por la oportunidad de probar su obra, y enhorabuena por haber creado un juego tan disfrutable.

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X