Artículos

¿Está sobrevalorado el concepto de mundo abierto?

Este popular diseño de juego ensombrece alternativas igual de valiosas

Cualquier persona aficionada a los videojuegos sabe perfectamente lo disfrutables que son los videojuegos de mundo abierto. Podemos campar a nuestras anchas, cumplir objetivos secundarios antes de lo primordial, e incluso, a menudo, también podemos hacer el gamberro. De hecho, muchos de los juegos más populares de las últimas décadas son de este tipo. Sin embargo, a veces este éxito hace a muchos menospreciar otros diseños de niveles que, bien llevados, pueden ser obras maestras. La excesiva expectación por los mundos abiertos, así, me ha hecho plantearme personalmente si el concepto arrojado por los videojuegos de mundo abierto está sobrevalorado.

Todo este pensamiento no surge de la nada, sino a raíz de una novedad que, por alguna razón se ha vuelto de polémica. Como sabréis, uno de los títulos más esperados para inicios de 2022 será Leyendas Pokémon: Arceus, el trabajo más ambicioso de Game Freak hasta la fecha. En las últimas semanas, en las que la promoción de este título ha crecido, pudimos apreciar una novedad importante: no sería un mundo completamente abierto.

A diferencia de la primera impresión generada por los tráileres y teasers, el diseño del juego utilizaría un estilo semiabierto. De hecho, hubo muchísimas críticas por parte de los fans porque dicha noticia les supuso una enorme decepción. Como si descartar el mundo abierto hubiese sido una mala decisión. Está claro que el atractivo de los mundos abiertos está, sobre todo, en su número de horas jugables, pero la cantidad no se equipara a calidad en todos los casos. De hecho, solemos pensar en los títulos más icónicos de mundo abierto, pero este tipo de juego es una opción arriesgada y a menudo una decisión equivocada.

Gato de Biomutant, un concepto de mundo abierto que no cuajó

Porque sí, es obvio que los juegos de mundo abierto suelen ser espectaculares, pero a veces, querer abarcar mucho puede repercutir negativamente en la experiencia. Un ejemplo claro es Biomutant que, por querer abarcar tanto en sus intenciones, se quedó a medio camino en muchas cosas. Ojo, para mí sigue siendo disfrutable, pero sus errores de diseño lastraron muchísimo a un título que podría haber sido muy notable.

¿Estos problemas son por el mundo abierto? De manera directa no, pero muchos de sus problemas surgieron de manera indirecta en las mecánicas y elementos que, en detrimento del mundo abierto, se vieron claramente descuidados, como la sobrecarga de mecánicas para el combate y la falta de feedback en las peleas. Y eso sin mencionar añadidos terribles, como el narrador omnisciente. Incluso en un sandbox hay que elegir con cuidado lo que añadir. No todas las combinaciones valen, aunque los errores cometidos por el estudio podrán pulirse en posteriores títulos.

Biomutant ha sido una de las obras recientes que ha sufrido cierta polémica por su irregular diseño de juego, pero todavía queda muy bien parado si entramos a un título de mundo abierto que iba a marcar un antes y un después: Cyberpunk 2077. Siendo honestos, sí que ha marcado un antes y un después, pero no del modo que nos pensábamos todos antes de su estreno.

CD Projekt Red nos mostró que podían ser capaces de engañar a jugadoras y jugadores, a la prensa del videojuego y a la industria en general. Lanzaron un juego completamente roto, casi injugable en su generación base y que seguirá sin arreglarse hasta 2022 pese a haber salido en 2020. ¿Qué motivos hubo en ello? Pues además de un terrorífico crunch para el equipo, falta de vergüenza de los altos cargos de la compañía, y muchas otras cosas que no vienen a cuento, está el plantear un mundo abierto inabarcable en sus plazos de tiempo. Ya no es cuestión de que estuviera sobrevalorado el concepto de mundo abierto, es que no cubrieron sus estándares mínimos.

Tal y como mencionábamos, Cyberpunk 2077 venía a convertirse en un mundo abierto de los que sientan precedentes. Nos vendieron la moto con múltiples cosas, y lo más popular del juego fueron los bugs surrealistas y los penes asomando por el pantalón. El juego les vino muy grande, su inteligencia artificial se quedó llena de costuras y el código del juego se quedó a medio cocer.

El juego era demasiado ambicioso para el tiempo de desarrollo que marcaron, y lo pagaron muy caro. A día de hoy podemos conseguir la edición coleccionista a menos precio que el juego base de salida. No Man’s Sky ya fue capaz de redimirse de su prematuro lanzamiento, pero CDPR tiene mucho trabajo todavía por delante para cambiar opiniones.

El próximo año llegará un gran parche con elementos Next-Gen para consolas y correcciones de más bugs. Cuando se implementen, quizá sea un buen momento para ir a Night City, aunque cosas como su pobre IA ya será difícil que las retoquen. Al estudio le toca recuperar toda la reputación construida en los últimos años, aunque no lo tendrá fácil.

Podemos dejarnos el presupuesto de un juego en crear un mundo abierto, o bien, podemos abrir vías a la creatividad con otros diseños de niveles. Sin ir lejos, un estilo cada vez más frecuente es el del mundo semiabierto, el cual, sin las mismas intenciones grandilocuentes del clásico sandbox, nos separa un gran mapa en varias zonas de menor tamaño. Esta opción, tomada por ejemplo en Leyendas Pokémon: Arceus, permite en desarrollo segmentar contenido y mecánicas de un modo más equilibrado. Sí, no tenemos ese libre albedrío al 100%, pero los juegos tienen mucho más elementos con los que deleitarnos. No es necesario que sea un Breath of the Wild de Pokémon.

Obviamente, el mundo abierto nos otorga grandes juegos, y su popularidad es bien merecida. De hecho, si hay algo que quiero dejar claro, es que la calidad de un juego no la define su planteamiento, sino su ejecución. Un juego no es mejor o peor por tener un mundo abierto o no tenerlo. De hecho, si echamos a un vistazo a los juegos más destacables de la última década, dentro del género de acción o RPG, veremos mucha variedad de diseños de mapas y niveles: Dark Souls, Monster Hunter, Persona 5, The Last of Us, o Xenoblade Chronicles, entre muchos otros .

Claro que sí, tenemos destacables trabajos de mundo abierto como The Witcher III, GTA V, Red Dead Redemption II o, en Nintendo, The Legend of Zelda: Breath of the Wild. También podemos pensar en los mejorados Fallout 76 y No Man’s Sky, que comenzaron a triunfar tras constantes actualizaciones que enriquecieron sus mundos abiertos.

En el caso de Leyendas Pokémon: Arceus, muchas personas ya juzgan este título y lo tachan de fracaso meses antes de su estreno. También se trata de un caso muy particular, ya que esta franquicia está constantemente en el punto de mira de muchos jugadores y jugadoras, que llevan años con la mosca en la oreja. Este título, en el que podemos encontrar, principalmente, carencias gráficas, enfureció a ciertos sectores de su fanbase desde su primer tráiler, ya que exigen un mayor presupuesto para que el juego esté más gráficamente pulido. Y también, aunque pueda estar sobrevalorado como concepto, la no presencia del mundo abierto también irritó a muchos.

Leyendas Pokémon: Arceus tendrá un mundo semi abierto

El rendimiento y la calidad visual de este título son los dos elementos más posiblemente cuestionables de esta entrega, aunque sigue siendo un juego revolucionario. Por primera vez en la franquicia, el juego estará dispuesto en un mundo semi abierto en el que tendremos una gran libertad de movimiento. Las funciones de crafteo llegarán por primera vez para fabricar objetos como las Poké Balls. Las mecánicas de combate dan un enorme giro de tuerca, cambiando el estilo de combate a nuestro gusto, cambiando nuestros turnos y potencia de ataque. Podría seguir mencionando cosas, pero el mensaje queda claro, Leyendas Pokémon: Arceus será una gran apuesta para Game Freak.

Desde luego, la calidad del mundo semiabierto puede ser un gran añadido, pero un juego es valioso por su mundo y todo lo demás. Además, siendo elocuentes, la popularidad de Pokémon como franquicia le da más papeles para que este título sea todo un éxito a nivel comercial. De todos modos, también es claro que el mundo semi abierto será un magnífico añadido, tras los globos sonda de las Áreas Silvestres de Espada y Escudo. El apartado gráfico (que no el artístico, siempre excelso) y el rendimiento no queda tan claro, pero habrá que esperar a su estreno el próximo 28 de enero para apreciarlos con criterio.

Daniel García

Mis primeras aventuras comenzaron en un pixelado Pueblo Paleta con una Game Boy Color en la mano. Mis últimas aventuras, sin embargo, son en alta definición y conectado a Internet. Los tiempos cambian, pero se mantiene la esencia.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X