Artículos

Deltarune y la agencia del jugador

¿Dónde está el límite de nuestras acciones?

Toby Fox es uno de los desarrolladores más conocidos en la industria actual. Además de haber creado hackroms de Earthbound y haber participado en Homestuck de forma esporádica, es conocido, principalmente, por Undertale, un título que salió a luz el pasado 2015 gracias a la plataforma de Kickstarter. Actualmente, está trabajando en Deltarune, un nuevo juego ambientado en el universo de su obra magna, pero que, a la vez, trata de alejarse lo máximo posible de la misma.

De momento, solo existen dos capítulos publicados de los, como mínimo, cinco que tiene en mente, y no podemos saber cuándo llegará el siguiente. Lo que sí sabemos es que Toby Fox, junto a un equipo amplio, de momento ha tratado cada capítulo de una forma muy diferente, y que cada uno de éstos trata unos temas más concretos, además de avanzar el argumento principal. Por eso, creo que es un buen momento para evaluar cómo ha evolucionado la obra del perro desarrollador de videojuegos más querido de internet, tanto mecánicamente como en sus recursos narrativos, y qué podemos esperar en un futuro.

Este artículo incluye spoilers tanto de Undertale como de los dos primeros capítulos de Deltarune ¡Quedas avisado!

Captura gameplay Deltarune capítulo 2

Para empezar, es necesario que nos remontemos seis años al pasado. Undertale ha sido una obra que ha influido mucho en el panorama indie moderno. Su comunidad ha sido una de las más conocidas, aunque, quizás, no por los mejores motivos. Pero si por algo este juego empezó su tremenda popularidad fue por cómo trataba la agencia del jugador en la propia acción. Su propia forma de venderse ya proponía algo diferente a lo habitual: “El amable rpg donde nadie tiene que morir”.  Bajo esta premisa, se nos ofrece completar la aventura a través del diálogo y no la violencia, alejándose del conflicto como herramienta principal en el medio. Pero, como bien indica la frase citada, esto es solo una elección. Es el propio jugador quien decide cómo quiere acercarse a cada enfrentamiento, pero recordando que las acciones tienen consecuencias.

Este juego se puede dividir en dos temas principales: Uno es la bondad del ser humano y cómo ser buena persona hace que la gente de alrededor también lo sea. El otro, muy diferente, es sobre cómo el usuario es capaz de hacer cualquier cosa con tal de exprimir al completo un juego.

La ruta genocida de Undertale es aburrida de hacer. Requiere grindear constantemente los mismos enemigos y, si en cualquier momento te desvías de la misma, volverás a un final neutral. Sans, junto a su famoso tema musical, se ha convertido en memes, pero, en su origen, este era un enemigo diseñado para parar al jugador. No es una pelea justa, usa trucos sucios y cada vez que te derrota te pide que no vuelvas. Pero si logras vencerle es cuando ocurre la verdadera derrota. Undertale te critica como jugador porque estás dispuesto a hacer lo que sea necesario, aunque sean acciones morales cuestionables (dentro del contexto del juego), para poder saciar tu curiosidad y conocimiento. Tus acciones importan, y por eso, si completas este camino, tus archivos de guardados y futuras runs serán diferentes para siempre. No hay perdón ni vuelta atrás.

Captura batalla contra sans

No se supo nada más de Toby Fox durante tres largos años. Hasta que en el Halloween de 2018 se publicó, de forma inesperada, el primer capítulo de Deltarune, su nuevo juego.

Deltarune es, y no es a la vez, Undertale. Canónicamente, hablamos de un universo alternativo donde algunos personajes coinciden, pero su historia y mundo cambian. Narrativamente, encontramos una historia algo diferente, enfocada en el grupo más que en el individuo, pero con un tono desenfadado (excepto en momentos puntuales). Mecánicamente, nos encontramos con un sistema de combate heredado, pero extendiendo en sus bases, volviendo otra vez a la importancia del grupo frente al individuo. Sin embargo la gracia está en su mensaje: desde el primer momento se deja muy claro que nuestras decisiones no importan. No elegimos quiénes somos en esta vida y da igual qué hagamos, todo seguirá su curso natural. Todo el primer capítulo orbita bajo esta idea.

Sí, claro que los detalles cambian. Según cómo nos comportemos en los combates, el castillo terminará poblado de aliados o completamente desértico. Pero aquí no podemos matar a los monstruos, ya que estos huyen. Tampoco podemos matar a los jefes, porque la forma de solucionar el conflicto es otra. Incluso contra Jevil, el jefe secreto de este capítulo, lo único que logramos con la violencia es cansarlo y que se una a nuestro bando.

Deltarune captura gameplay
Todo el capítulo se centra en como tus decisiones no tienen importancia

El primer capítulo de Deltarune deja claro que no es importante el fin, sino el medio. El cómo hacemos las cosas influye más que su resultado, o al menos que este será el mismo y está en nuestra mano el que se haga de la mejor forma posible. Pero esto solo hace que sea imposible no compararlo con Undertale.

Quizá fue por esto o, quizás, fue algo creado a través de las reacciones de los fans por lo que veremos un cambio en el siguiente capítulo.

Durante otros tres años no hemos vuelto a saber sobre Deltarune. En principio, todos sus capítulos iban a publicarse a la vez tras su demo, pero, para alegrarnos un poco este año de pandemia, el equipo detrás del juego decidió darnos el segundo capítulo de forma gratuita para hacer más amena la espera.

Es en este capítulo cuando entramos por completo en Deltarune. Esta obra ya es un proyecto completamente independiente de su antecesor. Mecánicamente evoluciona muchísimo, empujando al límite su sistema, proporcionando una individualidad a cada personaje. Narrativamente, seguimos con el mismo tipo de historia, pero con nuevos personajes y enfocándose exclusivamente en las nuevas caras de este universo, dejando a los conocidos vecinos de Undertale en un plano completamente secundario.

Captura gameplay Deltarune capítulo 2
El segundo capítulo decide centrarse en Berdly y Noelle más que en Kris como protagonista

La idea de que tus acciones no importan es donde todo pega un revés. Importa poco cómo llevemos nuestra party porque todo terminará igual, logrando cambiar solo algunos detalles. Excepto por un pequeño secreto guardado a voces: La ruta Snowgrave. En esta ruta, ridículamente difícil de conseguir sin una guía, utilizamos a uno de los personajes de nuestra party, Noelle, para que congele a nuestros enemigos. Así, logramos acabar con sus vidas y, a la vez, hacer más fuerte a nuestra maga mientras la sumergimos más y más en un trance.

El final de esta ruta es bastante trágico. Nuestro otro compañero, Berdly, parece fallecido o, como mínimo, en un profundo coma. Noelle queda traumatizada en el mundo real cuando descubre que sus acciones no han sido un sueño. Porque nuestras acciones no importan, pero las del resto sí que tienen un peso directo en el mundo.

Lo curioso de la ruta Snowgrave no son los sucesos que dan lugar en la misma, sino cómo influye en tu percepción del juego, solo por el hecho de conocerla. El capítulo 2 de Deltarune es característico por lo desenfadado que es. Excepto Spamton y la susodicha ruta alternativa, todo desprende un tono alegre.

Podemos abrazar a Ralsei en varios momentos, hacer cumplidos a diferentes personajes y muchos otros gestos que, a primera vista, muestran acciones amables. En un principio todo esto parece no tener una segunda intención, hasta que empezamos a pensar con la mente un poco en frío.

Porque Kris, el protagonista de la historia, quizás, no quiera hacer nada de esto. Queda claro tras la ruta Snowgrave que toda elección que tomamos obliga al caballero de la luz a comportarse de esa forma. La única agencia con la que cuenta es el cómo dice las frases. Podemos notar esto cuando dialoga con un tono sarcástico o grita de la angustia que siente.

captura gameplay deltarune capítulo 2
Es posible que Kris se vea reflejado en Spamton, y de ahí el terror

Aquí, se dejan ver detalles con un tinte más oscuro. La mayoría de ellos, como Kris tapándose sus ojos para que no podamos ver el contenido de la habitación de su hermano, son los que nos dejan ver más claro cuál es nuestro papel en esta obra.

El jugador no es un aliado del protagonista. No busca que cumpla un objetivo o que mejore. Solo busca vivir a través de él, tomar sus decisiones, controlarlo como una marioneta, tal y como señala Spamton cuando compara sus semejanzas con las del humano. Queremos ser cariñosos con Ralsei, pero nunca nos paramos a pensar en qué opinión tiene Kris sobre él, porque lo usamos como un simple recipiente. Buscamos derrotar al jefe secreto, aunque eso pueda suponer un evento traumático para nuestro “avatar”. Anhelamos lograr un final feliz, pero el que nosotros consideremos adecuado y que esté llevado constantemente por nuestra acción.

Después de todo esto, es cuando podemos ver con otra perspectiva ese mensaje que se busca transmitir desde el primer capítulo. Que nuestras acciones no importan, quizás, no se refiere al final de la historia, sino a la moral de nuestras decisiones. Da igual lo que hagamos, si queremos avanzar debemos imponer nuestra voluntad. Incluso, es posible que Kris, que descubrimos que es quien abre las fuentes oscuras en primer lugar, tome este rumbo para intentar librarse de nuestro control.

Todo esto al final del día no dejan de ser teorías, porque aún no podemos saber qué nos deparan los futuros capítulos de Deltarune. Lo que sí está claro es que Toby Fox y su equipo quieren enfocar de una forma diferente las ideas que habían planteado años atrás en Undertale. Explorar nuevos enfoques y, otra vez, hacernos cuestionar hasta que punto podemos llegar en los videojuegos con tal de ver nuestra voluntad cumplida.Captura texto Deltarune

Imagen de portada creada por @TheKreat0r

Regas

Educador infantil, redactor de videojuegos, estudiante de pedagogía, speedrunner amateur y Dungeon Master vocacional. Luego me pregunto por qué apenas duermo.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X