Artículos

Biomutant y la necesidad de aprobación

Confia más en tu criterio, querido lector

El lanzamiento de Biomutant olía a movida desde hacía tiempo. Me prometí a mí mismo que si se liaba no iba a entrar al trapo. Por supuesto, mentí mientras cantaba. Gracias, Twitter; siempre sabes cómo cabrearme.

Ayer pudimos presenciar una nueva demostración de toxicidad por parte de nuestra querida comunidad. Biomutant, un esperado RPG desarrollado por un pequeño equipo de 20 personas (este argumento va a tener mucha importancia en el devenir de los acontecimientos), llega esta semana a las tiendas, y como es habitual podemos leer de antemano los primeros análisis de la prensa especializada. El juego ha recibido una gran variedad de notas, abarcando un amplio espectro que va desde el notable alto hasta el suspenso. Y no el suspenso típico que tenemos en la prensa de videojuegos de un 5 o un 6, uno de verdad (es broma, bajen las antorchas).

Con un clima de decepción generalizada, un rendimiento diferente entre plataformas y un texto especialmente sangrante, tenemos la tormenta perfecta para una avalancha de usuarios enfurecidos destapando una vez más la trama de los maletines y maldiciendo a la prensa de videojuegos, unos mercenarios incapaces de ver la calidad de este juego que tanto me gusta (y que aún no he jugado, importante).  Oh, y también han comparado a Biomutant con Cyberpunk 2077, cuando sus análisis no los ha escrito ni siquiera la misma persona. Yo sé que soy un predicador en el desierto escribiendo sobre las notas numéricas y lo que implican en un análisis, pero vamos a intentarlo otra vez.

Dependiendo de tu respuesta a esta pregunta, podremos entendernos o no. Como alguien que lleva consumiendo revistas de videojuegos desde hace más de veinte años, he pasado de usar las mismas como entretenimiento a una guía de compra, y de ahí a un medio para conocer opiniones diferentes sobre productos que me interesan.

He de decir sobre el análisis más sonado de Biomutant, el que ha suscitado gran parte de la polémica, que a mí tampoco me ha gustado. No por su opinión sobre el título (la cual no puedo cuestionar dado que no lo he jugado), sino por ciertas expresiones bastante faltas de respeto que sobran en cualquier texto en el que hayas expuesto de manera correcta tu posición. Afean mucho un análisis, y son innecesarias. Ojo, seguramente yo también haya pecado de impertinente en algún análisis, pero estoy seguro de que con el paso de los años me he vuelto mucho más consciente de mi papel como redactor, y de lo que implican no solo esos malditos números al final del texto, sino también mis palabras. No menos cierto es que, en contraposición de este análisis tan negativo, encontramos el texto de IGN España, donde sí que ha gustado el título; es curioso, porque no he escuchado a nadie quejarse de este análisis.

The Medium
The Medium fue otro juego con una recepción muy variada, y que mucha gente se quedará sin probar por hacer demasiado caso a los análisis

Sí, es una crítica desafortunada, pero no creo que eso implique necesariamente una conspiración judeo-masónica contra los títulos AA, como se está bramando en redes sociales; esta reivindicación va acompañada de innumerables insultos a los profesionales de la prensa, en general. Podría meterme a analizar lo absurdo de la teoría de los maletines aquí (¿hay gente que paga para que Biomutant se pegue un castañazo en unas semanas sin competidores a la vista? Genius!), pero voy a atacar directamente a la raíz del problema: generalmente, el lector más casual de prensa de videojuegos, a tenor de lo visto en redes sociales, tiene un problema muy serio de necesidad de aprobación. También una alarmante falta de capacidad de mostrar desacuerdo sin asociarlo a insultos o conspiraciones, pero centrémonos en la aprobación. Estoy seguro de que la mayoría de vosotros sois personas bellísimas y asertivas, pero hay una gran cantidad de gente en redes sociales que hacen mucho ruido.

La necesidad de aprobación implica que uno no tiene la suficiente confianza en su propio criterio, por lo que deposita la responsabilidad de validar su opinión en «alguien más capacitado» o respetado. Cuando este lector que se ha gastado el dinero en la reserva del juego ve una mala nota, puede reaccionar de dos formas: enfadándose con el redactor o cancelando su reserva con la certeza de haber tomado una decisión errónea.

Este enfado va dirigido hacia un redactor que ha jugado un número bastante superior de horas que tú (0 horas exactamente llevas, los vídeos de gameplay no cuentan), y al que además consideras como un referente. Si esa persona no estuviera en esa posición, sería impensable intentar quitarle la razón ha alguien que ha experimentado algo que tú no has hecho. ¿Por qué aquí nos vemos con la fuerza de llevar la contraria a alguien que expresa si le ha gustado o no un producto de entretenimiento?

Mayhem In Single Valley
Queremos que conozcáis la mayor cantidad de juegos posibles. Si algo os llama la atención, probadlo, y compartamos más aquello que nos gusta.

Este es el problema de ver la prensa de videojuegos como una guía de compras, se hace responsable del dinero del lector a los redactores, que validan o castigan esa compra con sus notas. Os voy a contar un secreto: las opiniones de la prensa especializada (y de páginas más pequeñas, como esta santa casa), y de los redactores que firman los textos, no valen más que la vuestra. Nuestra posición no es una garantía de objetividad, ni nuestros portales la tribuna de un juez. Nuestros textos no son los alegatos, ni los lectores los abogados defensores. Las notas no son los veredictos de un juicio, no son algo que podáis esgrimir como arma para validar vuestra propia opinión.

Somos un jugador más, como vosotros. Escribir en nuestras webs tan solo asegura que tenemos cierta habilidad como juntaletras, pero también convalida la pasión. Jugamos a una obra y compartimos si nos ha gustado, como cualquier otra persona lo haría en redes sociales. La única diferencia es el altavoz que tenemos para compartir nuestra experiencia. No tenéis que estar de acuerdo con ella, y eso está bien. A mí no me interesaba Biomutant hasta que he visto tanta disparidad en las notas.

Confiad más en vuestro criterio, defended vuestros gustos, pero siempre desde el respeto. Leed nuestros textos como lo haríais con cualquier hilo de Twitter. Compartid vuestras opiniones con nosotros, debatamos, pero no os dejéis llevar por nuestras opiniones. Si os gusta un juego, probadlo. Si te llama la atención, dale una oportunidad. Ese será siempre el mejor criterio.

Otro debate sería el de si Biomutant debería tener un trato diferente por ser de un estudio pequeño. Ya hablé de este tema en este artículo de hace tiempo, pero voy a resumir un poco mi postura. Se ha dicho mucho que Biomutant se ha hecho con un equipo muy pequeño y ha de tenerse en cuenta en los análisis. Sin embargo, hay dos factores que se olvidan rápidamente en esta discusión: que se ha lanzado a precio completo, y que quizás Experiment 101 se ha pasado de ambicioso.

Nier Automata
Por mucho que a todos os guste Nier, yo no puedo con él, es superior a mis fuerzas. Y eso está bien.

Lo siento, pero no me creo que tengáis en cuenta el tamaño de los estudios, sus miembros, presupuestos, tiempos de desarrollo, etc. cuando decidís si un juego os gusta o no. Y, al final, eso es lo que importa. Yo no puedo recomendar a alguien que juegue a algo que a mí no me ha gustado solo por las condiciones de su estudio. Tan simple como eso. Se puede indicar en el texto esas condiciones, así como el precio, pero sólo puedo opinar sobre lo que he jugado; como siempre, la decisión será vuestra.

Además, siempre he considerado una falta de respeto hacia los juegos indies valorarlos de forma diferente a un Triple A. Son videojuegos todos ellos, cada uno con sus planteamientos y objetivos como obras; se merecen el mismo reconocimiento a la hora de jugar con ellos y valorarlos. Si eso fuera algo determinante, juegos como Celeste o Super Meat Boy jamás hubieran triunfado. Tengo que ver si ese juego es el que sus creadores querían que fuera, y si he disfrutado con el producto que querían lanzar al mercado. Nada más, y nada menos. En el caso de los Triple A es lo mismo: llevan asociada normalmente una mayor ambición, metas más grandes y difíciles de alcanzar, pero si me gusta o no, no dependerá del tamaño del estudio, sino de cómo me lo pase a los mandos.

En cualquier caso, contadnos vuestra opinión al respecto. Charlemos y debatamos. Pero, sobre todo, si os llama la atención Biomutant, jugadlo, leñe.

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X