AnálisisSwitch

White Night – Análisis Switch

Un tratamiento de choque contra la nictofobia

Una de las mayores capacidades del indie es la de insuflar nueva vida a conceptos jugables que parecían haber caído en el olvido. Las perspectivas desde las que acometen tal tarea pueden ser muy variadas: una mecánica que da un nuevo significado a la jugabilidad, una narrativa que no se había usado previamente en ese contexto o, como el caso que nos ocupa, un recurso estético que se convierte en el alma de la obra tanto a nivel estético como formal. White Night es un notable ejercicio de nostalgia, pero también un efectivo título de terror en el que los arcaísmos de su fórmula encajan a la perfección con la narración y el conjunto de la experiencia.

En White Night manejamos a un detective que, persiguiendo la bella y etérea figura de un fantasma, se ve envuelto en un macabro caso de asesinatos. Por ciertas circunstancias, comenzaremos el juego heridos y en una tenebrosa mansión donde las luces escasean. Aquí es donde la estética del título marca por completo el desarrollo del mismo: White Night es un juego en blanco y negro. Solo seremos capaces de ver lo que nos rodea si hay luz, ya sea eléctrica o de cerillas, e incluso con ésta se hará difícil ser totalmente conscientes en todo momento de lo que nos rodea. Ese rastro en el suelo podría ser barro… o sangre. Es una decisión artística que, no solo da una identidad tremenda al título, sino que refuerza la narrativa y la ambientación noir que nos presenta.

La ambientación de White Night
White Night usa de forma muy inteligente su apartado artístico en pos de la ambientación

La historia se nos irá presentando a través de una gran cantidad de textos que encontraremos repartidos por la casa. En ellos veremos desde recortes de periódicos de la época que nos darán contexto, hasta testimonios y cartas de bastantes de los personajes implicados en esta macabra trama. La calidad de los textos es muy alta, además de estar en un perfecto castellano, y funcionan muy bien a modo de coleccionables. Sin embargo, creo que se depende de ellos de un modo excesivo, siendo su lectura la única manera en la que entenderemos la magnitud del caso que tenemos entre manos.

Lejos de ser una capa secundaria del juego, comprender qué está pasando es un factor casi imprescindible para que White Night funcione como juego de terror; los hechos que vamos reconstruyendo se materializan muy bien en los objetos y decoración que vemos en la casa, por lo que saber su significado potencia mucho la experiencia. Si pensáis haceros con el juego, tened en cuenta la importancia de esta capa jugable.

La jugabilidad de White Night es la de un survival horror de la vieja escuela, con algunos de mis elementos favoritos de la misma utilizados aquí de forma soberbia; concretamente, se hace un uso excelente de la cámara fija y el control de tanque del protagonista, justificado en la narración debido a nuestra frágil condición física inicial. Tampoco podremos atacar a los enemigos, por lo que solo podremos esquivarlos. Esta mecánica es la que menos me funciona de todo el juego, ya que aunque al principio generan momentos de mucha tensión, posteriormente se vuelven más una molestia.

La estética de White Night
White Night tiene imágenes y momentos tan bellos como perturbadores

La indefensión de nuestro detective se ve reforzada por la dependencia absoluta que tendrá por las cerillas. Aunque habrá algunas luces eléctricas a lo largo de la casa, lo mas común será que tengamos que usar la luz de las cerillas, un recurso muy escaso. Su duración además es limitada, y habrá muchos puzles y objetos con los que no podremos interactuar si estamos sosteniendo una en ese momento, lo que nos obligará a gastar más de las que quisiéramos. Para añadir más tensión, habrá un pequeño porcentaje de ellas que sean defectuosas, por lo que no se encenderá, un detalle que nos pondrá realmente nerviosos. A pesar de que puede parecer una decisión que puede volverse molesta con las horas, nada más lejos de la realidad: la gestión de los recursos típica del género se vuelca por completo en las cerillas, y si sabemos gestionarlas no tendremos problema. Creo que aquí OSome Studio ha sabido encontrar el punto justo de tensión, sin que llegue en ningún momento a ser frustrante. Además, a nivel visual crea algunas imágenes potentísimas, la iluminación generada por las cerillas en los escenarios con cámara fija es maravillosa.

Quizás mi mayor problema con White Night reside en la sencillez de sus puzles, que si bien son efectivos a nivel estético, en la práctica son demasiado simples. Siendo éstos un pilar importante de la experiencia, esperaba que reforzaran más la ambientación del juego, pero se sienten un poco desconectados del resto de apartados. También hay que destacar que a nivel técnico el juego se resiente un poco de su presencia en la híbrida de Nintendo, con tiempos de carga bastante elevados en ocasiones; había momentos en los que pensaba que se había quedado congelado el juego. También es justo destacar que es un juego corto; yo he podido completarlo en aproximadamente cuatro horas. Debido a la naturaleza de su jugabilidad, salvo que quieras volver a jugarlo por si te has dejado algún coleccionable, no es particularmente rejugable. Eso sí, creo que es un juego que dura exactamente lo que tiene que durar.

White Night es una excelente propuesta de terror clásico, con una ambientación y un apartado artístico fantásticos. Particularmente destacable me parece cómo su apartado técnico refuerza una ambientación de por sí muy potente: el diseño de la mansión es estupendo, así como los efectos de sonido, que muchas veces bastarán para que soltemos la consola por unos segundos. Por si fuera poco, detalles como aumentar la cantidad de efectos sonoros cuando estamos a oscuras, o que el protagonista acabe muriendo si está mucho tiempo sin luz, hace que sea un título particularmente interesante para quienes, como un servidor, arrastramos un profundo miedo a la oscuridad desde la infancia.

Podéis encontrarlo en digital, y también en edición física gracias a Tesura Games. Está disponible tanto la Edición Normal como la Deluxe para Nintendo Switch, que incluye extras como un libro de arte o la BSO.

White Night

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

White Night es una excelente propuesta de terror clásico, con una ambientación y un apartado artístico fantásticos. Imprescindible si tienes miedo a la oscuridad: la experiencia gana muchos puntos.

User Rating: Be the first one !

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X