AnálisisPC

We Are Football – Análisis PC

Un manager con demasiadas ideas a medias

El pasado 10 de junio de 2021 salía a la venta We Are Football, un manager de fútbol desarrollado por Winning Streak Games y publicado por THQ Nordic. We Are Football nace con la clara idea de plantar cara a Football Manager por el trono de los juegos de gestión deportiva, donde hasta ahora el título de Sega no había tenido ni siquiera rival.

We Are Football es el primer juego de Winning Streak Games y es algo que se nota en muchos detalles. El estudio contaba con trabajadores que habían estado en el desarrollo de algunos títulos de la saga Football Manager, y eso era algo que elevaba las expectativas sobre el resultado final. Por desgracia, We Are Footbal no puede ni acercarse a su principal competidor.

Lo primero que vemos del juego es su aspecto, que ciertamente deja bastante que desear. Todo el juego tiene una pátina de free-to-play, desde sus menús a la horrible música que suena constantemente que parece sacada de la típica base de canciones sin derechos de Youtube. Tu perfil de manager va subiendo de nivel conforme juegas, dándote puntos que puedes gastar para desbloquear una negociación difícil o para que un jugador gane un 10% más en los entrenamientos. Este sistema de “moneda premium” refuerza la sensación de estar frente a un juego de móvil o un free-to-play de navegador.

No tener las licencias de ningún club de fútbol tampoco ayuda, pero es algo habitual en este tipo de juegos, que no pueden competir con EA y FIFA por las licencias oficiales. Pero en el caso de We Are Football es especialmente grave, pues no cuenta ni siquiera con los nombres de los jugadores. No ocurre como en los Pro Evolution Soccer antiguos, donde al carecer de licencias a Roberto Carlos se le conocía como Roberto Larcos y a Ronaldo como Ranoldo, pero los jugadores conservaban sus estadísticas y cualidades. Aquí te encontrarás con un equipo de jugadores completamente ficticios, con un nivel aleatorio y sin representar a ningún jugador real. Exactamente igual que en esos juegos de navegador del estilo de Top Eleven o Stricker Manager.

Las plantillas de We Are Football
Plantilla de jugadores ficticios del Chelsea 20/21

Por este motivo, el juego ofrece una herramienta de edición muy completa, para dar la opción de que, manualmente, seas tú quien crea a los jugadores reales de cada equipo o que puedas modificar fácilmente los nombres de equipos y estadios, buscando que sea la propia comunidad la que haga su trabajo y comparta las bases de datos con plantillas y estadísticas reales.

Un ejemplo que ilumina bien sobre los problemas tan graves de este juego es la ausencia de un menú de salida. No puedes pulsar Esc en cualquier momento y abrir un menú para configurar opciones o simplemente para guardar y salir. Solo puedes salir del juego desde la pantalla principal. Si te encuentras en medio de una semana y tienes varias negociaciones y partidos no puedes salir de la partida y estás condenado a acabar todo lo que tengas antes de que el juego te lleve en algún momento al Inicio, donde por fin podrás salir. Esto es especialmente molesto en las ventanas de fichajes, donde el juego te bombardea con ofertas de otros equipos, empalmando días y días en los que no tienes opción ninguna de cerrar tu partida.

El principal problema de We Are Football es la cantidad de elementos que han querido introducir en el juego. Es cierto que hay mucha variedad de opciones y muchas ideas nuevas, pero pocas de ellas tienen un desarrollo sólido.

Una de las mejores ideas de We Are Football es la manera de comenzar tu partida. La forma de determinar tus atributos como entrenador viene de la mano de un pequeño test. Mediante una batería de preguntas se determinan tus conocimientos de finanzas, táctica o reglas del fútbol y a partir de ahí se genera un perfil de entrenador. Una vez has completado este test llegarán tus primeras ofertas de trabajo acordes al nivel demostrado, aunque no esperes comenzar con Real Madrid o Barcelona: tendrás que labrarte tu carrera desde abajo.

Claramente desde Winning Streak Games han optado por una dirección particular: si Football Manager es casi perfecto a nivel de gestión deportiva, nosotros competiremos fuera de los terrenos de juego. La variedad de opciones existentes abruma, desde negociar las vallas publicitarias a organizar un encuentro con las peñas, pasando por todo tipo de merchandising imaginable, todo ello está en nuestra mano. Como en una hoja de cálculo, podremos ajustar márgenes y beneficios de la venta de bufandas de nuestro equipo o decidir gastar en la creación de una nueva app para nuestros aficionados.

Tener todas estas opciones estaría bien si los menús fueran intuitivos y las negociaciones funcionaran. Gestionar el día a día del club acaba siendo un suplicio, navegar por el juego es un caos y al final sentirás cómo hay muchas decisiones que pasas por alto simplemente porque no sabes cómo llegar a ellas y no se te notifican correctamente.

Todo este día a día se implementa mediante un sistema de calendario personal. Tu día cuenta con X horas y cada actividad consumirá un tiempo determinado, por lo que tendrás que organizar tu jornada laboral como si de la vida real se tratara. Si el lunes solo tienes 6 horas disponibles tendrás que reunirte otro día con el jugador que quieres fichar, ya que habías quedado con un patrocinador para negociar cambiar el nombre de la grada este. Sin duda este sistema podría haber sido una buena idea si tuviera alguna utilidad real. El caso que he planteado antes es algo hipotético, pues en una temporada entera no he tenido un solo problema de calendario; de hecho, la mayoría de días quedan vacíos y te limitarás a darle al botón de continuar hasta el siguiente partido.

Estos problemas de agenda vacía se relacionan estrechamente con una mecánica curiosa que tiene We Are Football, y es que podremos llegar a agotarnos. Nuestro manager en el juego es una persona real y como tal puede sufrir cansancio si el trabajo es excesivo.

Los jugadores de We Are Football
Árbol de habilidades de los jugadores

En este vaivén constante entre juego arcade o simulador de gestión encontramos otra idea extraña en los propios jugadores. Cada futbolista tiene una serie de habilidades: uno será experto en rematar, otro en recuperar balones, y así con una batería de perks que se alejan de las estadísticas de atributos completas que podemos ver en otros manager. A este sistema hay que añadir un árbol de habilidades al más puro estilo RPG, donde los jugadores ganan experiencia con los entrenamientos que puedes gastar en puntos de mejora.

En los partidos vemos otro de los puntos débiles de We Are Football. Como ya mencionamos, la estrategia de todo el juego va enfocada a un mayor control fuera de los terrenos de juego, aumentando las opciones y la toma de decisiones sobre la gestión del club. Pero al final siempre hay que tener en cuenta el partido y sus sensaciones cuando tienes entre manos un juego deportivo.

La mayor sorpresa que te llevas está en el menú de prepartido, donde haces tu alineación y retocas la táctica. Cuando juegas en casa, tendrás la opción de hacer trampas. Sí, así de simple; el juego te ofrece la posibilidad de hacer trampas en tu estadio y contratar un espontáneo que salte al terreno cuando el rival es superior, que se apaguen las luces o que se enciendan los aspersores. Implementar esto en un juego deportivo es una completa vergüenza, que atenta contra los valores de cualquier deporte. Sería inimaginable que en un NBA2K pudieras inyectar sustancias dopantes a tus jugadores o que en un juego de ciclismo te permitan poner motor a tu bici.

Los preparativos en We Are Football
En la pantalla de preparación de partido podemos elegir hacer trampas pagando espontáneos para frenar al rival

We Are Football es un juego que no sabe lo que quiere. Está lleno de buenas ideas que quedan incompletas o no se implementan bien, como la introducción que hace del fútbol femenino, donde al no ser jugadoras reales no existe ningún cambio real y a la hora de jugar dará exactamente igual, pues al no haber simulación del partido ni siquiera han creado modelos femeninos y la única sensación de estar dirigiendo a un equipo femenino es porque el juego te lo dice.

Intenta tocar demasiadas cosas sin centrarse en perfeccionar al máximo ninguno de sus elementos. Su aspecto de free-to-play no ayuda a tomarlo en serio y la falta de nombres de jugadores solo aumenta esta sensación de estar jugando a un juego de móvil.

La idea de los desarrolladores es alejarse de las entregas anuales e ir actualizando la base de datos de cada temporada, algo completamente absurdo, ya que cambiarán jugadores ficticios por nuevos jugadores ficticios, por lo que el cambio será innecesario.

La única esperanza está en que se cree una comunidad que actualice el propio juego, incluyendo más ligas y al menos plantillas reales, para que la gestión deportiva tenga algo de interés más allá de ser una hoja de Excel con números.

We Are Football

Puntuación Final - 5

5

Correcto

Un manager de fútbol que descuida todos los aspectos del deporte para centrarse en la gestión sin conseguirlo. Demasiadas ideas sin profundizar en ninguna en concreto y con un aspecto que deja mucho que desear.

User Rating: Be the first one !

Eric Fernández

Historiador y jugador. Apasionado de la gran estrategia y los juegos de gestión. Pentacampeón del Nuclear Throne retirado.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X