AnálisisPC

Warhammer 40.000: Darktide – Análisis PC

El Dios Emperador nos otorga vicio y entretenimiento sin fin

Tras mucho tiempo de espera, por fin lo tenemos con nosotros. Warhammer 40.000: Darktide (en adelante Darktide) es un nuevo multijugador cooperativo para cuatro jugadores que llega de la mano de Fatshark, quienes también desarrollaron Warhammer: Vermintide 1 y 2; esos títulos podríamos etiquetarlos como las «precuelas espirituales» del juego que tenemos ahora entre manos.

No estamos ante el primer intento de llevar el universo de Warhammer 40.000 a un multijugador cooperativo, ya que hace algunos años estuvimos jugando a Space Hulk: Deathwing. Aquel era un juego muy prometedor, pero terminó siendo injustamente abandonado por sus desarrolladores, y hoy día ya es casi imposible encontrar a alguien para jugar.

Pero bueno, la espera ha terminado, y después de varios retrasos y varias betas, hemos podido echarle una cantidad grotesca de horas a Darktide. Un juego que puede tener sus virtudes y sus defectos, pero hay una cosa que está clara: se trata de uno de los títulos más adictivos en su género. Ahora, vamos a destripar toda la obra con la ayuda de nuestra espada sierra para ver que tal está.

En Darktide tomaremos el papel de un agente a bordo de la Mourningstar, y tendremos que cumplir misiones para nuestro glorificado emperador en la ciudad colmena de Tertium, situada en el planeta Atoma Prime. Misiones que, de momento, parecen centrarse en derrotar a los esbirros del dios Nurgle. Este es un simpático dios que regala enfermedades, pústulas, gusanos y putrefacción a sus seguidores; vamos, que es muy buena gente.

A lo largo de nuestra trayectoria al servicio del emperador subiremos de nivel, aprenderemos habilidades nuevas y también podremos acceder a nuevas zonas de la Mourningstar. Todo ello mientras se nos narra una pequeña historia que, aunque tiene un papel de completo relleno, se agradece como complemento a la experiencia.

¿Y qué pasa con las misiones? Bueno, pues actualmente tenemos unos 10 mapas disponibles que abarcan distintos tipos de objetivos, como por ejemplo, investigar o matar a quién sea. De todas formas esto es en la teoría, porque en la práctica todo se resume a avanzar hacia delante, reventado a tiros o a porrazos a todo lo que se mueva.

El equipo se prepara para entrar en combate. Podemos conseguir muchas mejoras estéticas para lucirlas en este momento.

Como no, tendremos varias clases disponibles para jugar. Estas tienen unas cuantas habilidades pasivas y una sola habilidad activa, que servirán para cumplir un rol concreto en la matanza. Vamos a comentarlas brevemente:

  • El zelote predicador se dedica sobre todo a repartir cera cuerpo a cuerpo, pero también es bueno con armas a distancia de corto alcance. Esta clase es ideal para los que os guste eso de entrar a lo loco a destruir.
  • El rompecráneos es un ogrete cuyo físico mastodóntico le permite aguantar mucho daño y defender a sus compañeros.
  • La clase más difícil es sin duda el psíquico, que utiliza sus poderes para controlar grandes grupos de enemigos, así como para infligir daño a enemigos especiales. Recomendado solo a los curtidos en el juego, ya que abusar de sus poderes pueden desembocar en el «suicido involuntario».
  • Por último está el especialista francotirador, la clase más «táctica» por decirlo de alguna forma. Se beneficia sobre todo de las armas a distancia, pero también es muy débil y se le puede diezmar fácilmente cuerpo a cuerpo.

Además de su repertorio propio de habilidades, cada clase también tiene sus armas exclusivas, que se pueden combinar con otras que son comunes. Esto nos permitirá ir poco a poco creando nuestro estilo de juego con cada clase. Sin embargo, he encontrado que, en el caso del rompecráneos y el psíquico, tiene más bien poco sentido el darles un equipo que no sea exclusivo de su clase.

Nos hemos quedado colgando de la barandilla, así que ahí viene nuestro amigo a rescatarnos.

Por otro lado, no tardaremos en darnos cuenta de que en una partida puede haber clases repetidas. Esto puede traer algunas complicaciones según el nivel de dificultad, ya que es posible que, por ejemplo, falte daño a distancia, o que falte algún compañero que nos cubra las espaldas. Sin embargo, no es difícil atar cabos y darse cuenta del motivo de esto, porque tiene toda la pinta de que en un futuro no muy lejano se añadirán más clases.

Llegados a este punto, y para terminar con esta sección del análisis, es necesario hablar de cómo es el «ciclo» del juego. Consiste en lo siguiente:

  1. Elegir misión.
  2. Completarla con éxito para obtener toda la experiencia.
  3. Comprar y mejorar el equipo.
  4. Volver al paso 1.

Entonces, ¿es Darktide un juego repetitivo? Pues la verdad es que sí, pero también es increíblemente adictivo, sobre todo gracias a su acción, como veremos más adelante. Pero tened claro de lo que va el juego, ya que nuestro objetivo será tener al personaje con el mejor equipo posible, de manera que podamos superar las misiones en las dificultades más altas. Para que nos entendamos mejor, podríamos comparar, salvando las diferencias evidentes, a Darktide con Diablo II.

Como es normal en el género, existen enemigos especiales que darán más la vara. Algunos están un poco copiados del Left 4 Dead, pero otros, como el francotirador al que pertenece ese láse rojo, son otra historia y nos la van a liar a base de bien. En esta ocasión podemos usar la habilidad activa del zelote para lanzarnos a por el.

Puesto que Vermintide se decantó casi exclusivamente por el combate cuerpo a cuerpo, una de mis principales motivaciones para jugar a Darktide era justamente eso, la esperada fusión del combate cuerpo a cuerpo y a distancia.

El combate cuerpo a cuerpo sigue la estela de Vermintide, es un combate sencillo y que abarca pocos movimientos. Podemos atacar rápido, atacar con un golpe lento pero más fuerte, bloquear, empujar y ahora, también esquivar.

Todas estas acciones pueden realizarse de manera muy intuitiva y resultan muy fáciles de aprender; sin embargo, el dominar todo esto será más difícil. Este combate tiene una curva de aprendizaje muy bien medida en Darktide.

A las armas cuerpo a cuerpo se unen en esta ocasión las míticas espadas sierra, que permiten ejecutar combos devastadores sobre los enemigos más poderosos. Además, se sienten tan brutales y satisfactorias como el resto de espadas «normales», y también tienen sus variantes en forma de hachas o alabardas.

Esta es mi arma a distancia favorita. Acumula gran cantidad de munición y dispara tan rápido como un rifle de pulsos de los Marines Coloniales.

Pelear cuerpo a cuerpo sigue siendo una preferencia entre la mayoría de los jugadores de Darktide, y no es para menos ¡El combate se siente brutal! Y es que no hay nada como lanzarse contra una horda de enemigos a triturarlos con nuestra espada. El sonido de los impactos, junto con las animaciones de desmembramientos y la sangre salpicando por todas partes… hará que nos sintamos como una picadora de carne con el poder de aniquilar hasta al engendro de Nurgle más poderoso.

Y ahora le llega el turno al combate a distancia, la principal novedad en la jugabilidad de Darktide. En realidad, Vermintide ya contenía combate a distancia, pero estaba implementado muy vagamente, con armas que eran difíciles de usar y no podíamos llevar mucha munición.

Pero la sorpresa no ha podido ser más grande, resulta que Darktide tiene un combate a distancia tan bien implementado, visceral y satisfactorio como el cuerpo a cuerpo. Dicho de otra forma, el gunplay, como lo llaman ahora, es una auténtica maravilla.

Podría estar toda la vida acumulando enemigos en un sitio estrecho para diezmarlos conforme se acerquen. No me cansaré de repetir lo satisfactorio y adictivo que es matar en este juego.

Tampoco nos faltarán las armas míticas de este universo, como los bolters, los rifles de plasma o el bastón de fuerza que lleva el psíquico. Todas ellas fielmente recreadas tanto en aspecto, como en la sensación que transmiten al ser usadas.

Hay que recalcar que el juego trata de buscar un equilibrio entre los dos tipos de combate, pero de todas formas, las clases disponibles tienen preferencia por uno u otro. El rompecráneos y el zelote optarán más por el cuerpo a cuerpo, mientras que el especialista francotirador y el psíquico se decantarán por combatir a distancia.

¡Que vienen! ¡Que vienen!

Como hemos comentado anteriormente, el juego se desarrolla en la ciudad colmena de Tertium, y es ahí donde nuestros agentes serán enviados a «investigar» las acciones de Nurgle a través de los niveles que ofrece el juego. Bueno, quien dice «investigar» dice destruir a todo lo que se mueva, que es básicamente lo que vamos a hacer, así que vamos a hablar de cómo se desarrollan estos niveles.

Lo primero que tendríamos que comentar es que, aunque todo es «lineal» y «pasillero», existe cierta exploración que se tiene que llevar a cabo de manera tan opcional como obligatoria. Esto suena muy raro, pero me explico, es opcional porque podemos pasar de explorar, pero obligatorio porque si no lo hacemos, no conseguiremos los objetos necesarios para mejorar nuestro equipo. Estos objetos son difíciles de encontrar, y los necesitamos en grandes cantidades para poder cambiarlos por mejoras.

El combate cuerpo a cuerpo resulta en una tremenda orgía de sangre y tripas. Como los enemigos están además bajo el control de Nurgle, su sangre también contiene gusanos.

Como ya se ha recalcado, desde que comienza el nivel hasta que termina, vamos a estar sumidos en un frenesí de violencia salvaje y destrucción. El juego intenta romper esta monotonía vagamente, pero sin éxito, cosa que no nos importa en absoluto, porque la acción es tan brutal y satisfactoria que es imposible que el juego se haga aburrido por muy repetitivo que sea.

Puede que a mitad del nivel haya que hacer algún objetivo, cosas como llevar un objeto del punto A al punto B mientras aguantamos una horda de enemigos, investigar lo que sea mientras aguantamos una horda de enemigos, o simplemente, esperar a que pase el tiempo mientras aguantamos una horda de enemigos. Sí, lo de aguantar hordas de enemigos es el pan de cada día en Darktide.

También nos las veremos con minijefes, solo hay dos por ahora, aunque pueden dar bastante guerra. Por un lado, está el Ogrete Apestado, que es simplemente una esponja de balas. Pero también está la Bestia de Nurgle, una aberración de la naturaleza que puede tragarse a un jugador, y dejar un rastro de babas tóxicas que nos dañarán y ralentizarán.

Los enemigos especiales también estarán ahí, y como suele ser costumbre en el género, «algo parecidos» a los de Left 4 Dead (no todos, eso sí). El huésped demoníaco por ejemplo, es el equivalente a la witch, el mutante es el equivalente al charger o el pestihueso es el equivalente al hunter. Pero no pasa nada, igualmente estos enemigos serán los encargados de hacernos cooperar para rescatar a nuestros compañeros de sus garras.

Y si estamos haciendo una misión de asesinato, al final nos esperará un jefe final. Bueno, de nuevo solo hay dos de estos, pero en esta ocasión, aunque llevan distinto nombre, parecen comportarse de la misma forma. Se agradecería más variedad de jefes finales y minijefes.

El lanzallamas es un arma esencial para el zelote predicador.

La ambientación del universo de Warhammer 40.000 es a todos los efectos espectacular, y Darktide ha sabido plasmarla a la perfección.

Esta ambientación, consiste en un estilo futurista combinado con algunos toques de fantasía oscura y un arte gótico extremadamente recargado y detallista. Además, la banda sonora que han incorporado ha sido todo un acierto, acompañando perfectamente tanto a la acción como al universo en el que nos encontramos. Esta vez contamos además con el toque de Nurgle, que como buen dios de la pestilencia, aportará su toque grotesco a la ambientación.

Gráficamente, el juego luce muy bien y se notan mejoras con respecto a Vermintide. Hay todo tipo de efectos en la iluminación, sombras, humo, sangre y demás, pero todo esto ha tenido un precio, y tanto si lo ha tenido. Resulta que la optimización y el rendimiento son realmente atroces, incluso en un PC que cumple de sobra los requisitos recomendados, es difícil jugar en condiciones sin activar el DLSS o el FSR, con las consecuencias de «emborronamiento» de la imagen que esto conlleva. Esperemos que en próximas actualizaciones consigan ir corrigiendo poco a poco este problema.

De todas formas, si conseguís hacerlo funcionar con fluidez, aunque sea en calidad baja, os vais a encontrar con todo un juego next gen. Un verdadero espectáculo para los ojos y los oídos, que se ensalza con hordas de enemigos y el caos generado en pantalla.

Ejemplo de lo tremenda que es la ambientación de Darktide.

Bueno, no hay mucho más que decir de Darktide. Se trata de un juego sencillo y directo que va a lo que va, y es a hacernos pasar un buen rato en compañía de nuestros amigos a base de tiroteos y matanzas brutales. Ni siquiera es necesario conocer el universo de Warhammer 40.000 para disfrutarlo, esto es para todo aquel que busque divertirse sin preocuparse otra cosa que no sea el terminar el nivel con vida.

Pese a su repetitividad y su falta de contenido, la propuesta de Darktide es tan sólida que nos viciará durante horas y horas, e incluso tendremos ganas de más después de haber repetido el mismo nivel un millón de veces. Si el juego se sigue mejorando y ampliando, podemos tener aquí diversión para años, aunque nos tenemos que gran parte de ese contenido extra pueda ser de pago.

Entonces si, Darktide es un juego muy recomendable, desde aquí os alentamos a probarlo, sobre todo si tenéis un grupete de amigos a mano, pero no nos hacemos responsables si perdéis vuestra vida social.

Warhammer 40.000: Darktide

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

La falta de contenido y la repetitividad no le impiden a Warhammer 40.000: Darktide ser extremadamente divertido.

User Rating: Be the first one !

Nukem

Ingeniero informático, en el mundo de los videojuegos desde que cogí la escopeta de doble cañón en DooM 2 y muy fan de los First Person Shooter clásicos. System Shock 2 es el mejor juego de la historia.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X