AnálisisPC

The Last Friend – Análisis PC

Un estupendo mix indie con perritos no puede salir mal

Señoras, señores… ¡Una nueva «mezcla indie«!, y de las buenas. Creo que se puede deducir, pero con mezcla indie me refiero a la tendencia de tantas obras independientes, especialmente las primeras de los estudios recién fundados, a coger dos elementos de videojuegos distintos y juntarlos. Pueden ser dos mecánicas, un género y un estilo artístico, un tipo de narrativa con una jugabilidad nunca antes vista ahí, etc.

En el caso que nos interesa hoy, The Last Friend, es de los que ha entremezclado dos géneros bastantes establecidos (hasta donde sé al menos): tower defense + beat em up. Verlo por primera vez fue una agradable sorpresa. Ahora que se ha hecho realidad, trae un fantástico apartado cartoon y tono gamberro que puede recordar mucho al de las series de dibujos animados de hace una década; Es como si juntáramos Ben 10 y La Patrulla Canina. ¡Mira, otra mezcla!

El mejor amigo del hombre se vuelve el recurso más preciado en un mundo postapocalíptitco. Por supuesto, habrá gente despiadada que los usará en su beneficio, pero por suerte, un héroe silencioso de grandes barbas y pocas palabras se encargará de rescatar a los pobre perritos. Alpha y el ingenioso chihuahua T. Juan serán quienes les den refugio en su súper caravana, pero como todo buen trato, los perros le ayudarán en su aventura aprovechando sus habilidades únicas. Ya podéis imaginar que esta no es una trama al uso, pero esperad, que los trazos de originalidad no han hecho más que empezar.

Nos moveremos con el vehículo en distintos mapas divididos en niveles variados. Aquí fuera podremos mejorar la caravana por un lado, a los cánidos por otro, y optar por segmentos opcionales que irán dando desafíos de lo más diversos. Pero el núcleo de The Last Friend, los niveles más frecuentes, consisten en frenar las oleadas de enemigos que vendrán del lateral derecho a destrozar la caravana usando nuestros combos y torretas como única salida. La violencia no será la respuesta, pero que tampoco pregunten ellos atacando primero.

Derrotar enemigos nos da chatarra, la unidad de pago de las diferentes estructuras

En amén de clasificar un poco los dos géneros, Alpha representaría el lado brawler, mientras que los perros se acercan más al lado de defensa de torres. Si nos ponemos a pensarlo, los beat em up siempre han tenido su parte estratégica, manejando posicionamiento y optimizando combos; algo similar pasa con los tower defense, que también requieren de tomar decisiones rápidas en momentos de apuro. Desde el principio, sendos géneros tenían papeletas para llevarse bien. Dicho esto, The Last Friend no es un «uno más uno», sino que va más allá, compenetrando a los dos tan bien que casi pareciera un género de videojuegos nuevo.

Todo esto lo ejecuta con un arte visual 2D de estilo caricaturesco que le sienta como un guante al tono distendido del juego. Puede que estemos en un postapocalipsis, pero eso no quita que tengamos nuestros momentos de ternura acariciando a los perros, o simplemente dejarse encandilar por los diálogos tontorrones y divertidos de todos los personajes. De hecho, el misterio más interesante de la historia es cómo Alpha parece poder comunicarse con sus peludos aliados, un secreto que guarda relación con su pasado… Precisamente que sea el humano el silencioso y, quitando a T. Juan, podamos ir entendiendo lentamente a los perros rescatados, hace que la trama tome vidilla más allá de los innumerables chascarrillos latinos, ¡que ojo!, también los agradezco mucho; Especialmente los de la entrañable Lupe.

Cada perro tiene sus onomatopeyas, personalidad y diseño cartoon propios

Como ya mencioné, hay distribuidos niveles normales con algunos desafíos únicos ocasionales y para nada repetitivos. Siempre que entremos en uno tendremos una ventana de preparación en donde podremos elegir nuestro equipo de perros que más se adapte frente a la oleada enemiga. Habrá unos que servirán como torres, ya sean ofesnivas, defensivas o de apoyo, pero de lo que más hay son precisamente perros que otorgan habildiades pasivas al protagonista, incluso algunos especiales. Aquí ya vemos cómo se combinan tan bien las torretas, una función activa, con pasivas para hacer más poderoso a Alpha y repartir mamporros por el escenario a lo brawler.

En un prinicipio solo hay cinco espacios para perritos, pero se irá ampliando

Una vez empiece la misión como tal, nos moveremos lateralmente entre tres carriles, defendiendo cada línea con torres y combos de ataque. El estudio ha conseguido equilibrar un reto en la que tanto la faceta estratégica como la habilidosa son importantes, si bien recae más peso en la primera por norma general. Y con una curva de dificultad agitada, pero no injusta.

Las combinaciones de compañeros son lo suficientemente grandes como para crear más de una gimmick interesante, todo para adaptarse a distintos modos de juego. Por supuesto, tampoco vale poner torres al tuntún. Aun recuerdo el facepalm que me hice cuando comprobé que en una misma línea puse una torre de disparos de fuego con otra de agua.

Portadas molonas e individuales de cada nivel para las pantallas de carga

Aunque sí he de decir que hubiera esperado un poquito más de la rama beat em up. Tiene unas bases muy asentadas en los clásicos, con una lista de combos y ataques especiales cumplidora, poco más. Pero al juntarse ciertos enemigos en una pantalla estrecha cuesta distinguir algunos ataques, en su mayoría muy rápidos, y puedes verte en una enecerrona sin muchas posibilidades de defenderte. Me llevó un poco ver que también era bueno poner algunas torres al extremo final, pero me resultaba contraintuitivo viniendo, al fin y al cabo, de un tower defense. Eso sí, en las secciones de peleas con jefes y jefes finales, como hay más libertad para moverse (y no hay caravana que defender o torres que construir), el brawler sale mucho más a relucir. Tal es el punto que no podemos escoger perros torreta, solamente los que otorgan pasivas.

Entre tantos juegos con mecánicas originales, The Last Friend aporta un grano inolvidable de arena al anexar tower defense con beat em up, resultando en una obra fresca, perfecta para aquellos que quieran jugar a algo fuera de lo más normal.

La única pega es que está solo en inglés

Sin duda, el mayor mérito que podemos achacarle a los creadores, Stonebot Studio, es que abarque ambos géneros y no se queda corto en ninguno, temor infundado de otras experiencias de mezclas indie que aquí no se cumplen. De hecho, es sorprendente lo bien compenetrados que están ambos al poco de avanzar simplemente por el primer nivel de la historia. Si a esto le sumamos un arte caricaturesco, desafíos graduales y la relación con los compañeros de cuatro patas, el resultado es un juego recomendadísimo para los que disfruten tanto de los tower defense como los beat em up. Pensadlo como una opción para matar dos pájaros de un tiro.

Si queréis saber más del desarrollo, nuestro viejo redactor Keveen Argueta entrevistó a Alessandro Biollo, uno de los miembros clave de la compañía de El Salvador. Dejamos abajo el vídeo de nuestro canal de YouTube:

The Last Friend

Puntuación Final - 8.5

8.5

Recomendado

Tower defense con beat em up perfectamente compenetrados, dando una jugabilidad fresca que le sienta de lujo a ambos géneros. Todo acompañado de una trama entretenida estilo cartoon y con perros. Muuuchos perros.

User Rating: Be the first one !

Daniel "Fullbull" Rubio

No me pidas mucho para los textos, que solo hice el bachiller de ciencias. En esta vida me gustan tres cosas: cerebro, videojuegos y carlinos.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X