AnálisisPC

Surviving the Aftermath – Análisis PC

Sobrevivir en el yermo nunca había sido tan entretenido

Los que me conocen bien saben que soy una pirada de lo postapocalíptico (no por nada es Fallout una de mis sagas favoritas). Cuando me topé de casualidad con un tráiler de Surviving the Aftermath, y vi la mezcla entre esta temática con un tipo de juego de estrategia en tiempo real (RTS, por sus siglas en inglés) no tuve más remedio que hincarle el diente. Paradox Interactive es el estudio tras el desarrollo de este título, el cual salió de su acceso anticipado el pasado 16 de noviembre. Además, el juego tiene textos completamente traducidos al español, lo cual siempre es de agradecer.

Surviving the Aftermath nos sitúa, como ya he comentado, en un mundo postapocalíptico que ha sucumbido a la caída de cometas que redujeron las ciudades a polvo, y que han destruido la civilización tal y como la conocíamos. Al iniciar una nueva partida, deberemos elegir ciertos aspectos del juego, como los dos especialistas iniciales que reclutaremos, o incluso crear nuestra propia bandera y el lema de nuestra colonia. Surviving the Aftermath da total libertad a la hora de ajustar la dificultad que queremos disfrutar: cómo de desafiante queremos que sea la partida, cada cuánto queremos que ocurran catástrofes ambientales, cómo de fértil va a ser nuestro territorio… En total, yo ajusté mi dificultad a un 75% porque me gustaba la idea de tener algo de desafío, pero sin por ello privarme de poder disfrutar de todos los aspectos de una forma relajada.

Puede llegar a ser todo un reto el poder construir de forma armónica

Los especialistas son unas unidades especiales con una clasificación propia (por ejemplo, Guerrero). Son un pilar fundamental para asegurar la supervivencia de la colonia, ya que son los únicos que pueden salir a explorar el mundo. Gracias a ellos también podemos construir puestos avanzados y así extraer diferentes recursos. Esto asegurar un flujo constante de estas codiciadas materias a la colonia.

El mundo de cada partida se genera por procedimientos, por lo que es totalmente aleatorio. Esto permite que haya una gran rejugabilidad, sobre todo si te has cansado de tu partida actual. En algunos sectores podemos encontrar pueblos amigables con los que podemos comerciar, mientras que en otros encontraremos bandidos. También podremos ser atacados por fanáticos sectarios dispuestos a darte algo más contundente que un sermón.

El sistema de construcción es el pilar fundamental del juego, y complementándolo, tenemos el árbol de tecnologías. Existen cinco ramas diferentes donde gastar nuestros puntos de ciencia, lo cual nos permite ir desbloqueando mejoras para algunas construcciones, o incluso edificios nuevos. Hay que intentar mantener un equilibrio entre estas cinco ramas, ya si que todas son necesarias para nuestra supervivencia.

Cada rama del árbol tiene diferentes caminos para desbloquear

Aunque la historia no es uno de los pilares, y es bastante simple, sirve como objetivo final para coronar tu civilización. Adicionalmente, durante la partida, irán ocurriendo diferentes eventos y catástrofes que nos complicarán lograr este objetivo, o misiones que podemos cumplir para conseguir recursos. Una de las cosas que no me ha terminado de convencer es la aleatoriedad de las respuestas a los eventos.

Existe cierta variedad en los escenarios de los eventos repentinos

Por ejemplo, de forma repentina puede aparecerte una pantalla que te explica que unos colonos quieren investigar unos hongos de aspecto extraño. La primera vez que ocurrió, acepté y obtuve puntos de ciencia a cambio. Sin embargo, la segunda vez resultaron envenenados. Esto hace que la toma de decisiones parezca una mecánica algo inservible en algunos casos, ya que en otros el resultado suele ser el esperado.

Uno de los grandes aciertos (y puede que no todo el mundo comparta esta opinión) es que el juego tiene pausa. Sí, es un juego de estrategia en tiempo real, pero podemos tanto pausar el juego como acelerar el ritmo al que se sucede el ciclo día/noche. Además, también podemos priorizar o pausar las construcciones de los edificios a nuestro libe albedrío.

Por otro lado, y algo que me ha resultado extraño, es que por mucho que desarrollemos la colonia, no existe una edificación de defensa. Puedes fortificar la puerta, y construir torres de vigilancia, pero jamás podrás construir muros o algo que proteja la colonia de las amenazas externas. Es algo que me resulta extraño cuando debería ser una de las prioridades en este tipo de juego. Tampoco podemos mover las estructuras, si quieres cambiar algo de sitio tienes que destruirlo y volverlo a construir. Sé que es una preferencia personal, pero me habría ahorrado algunos quebraderos de cabeza.

El límite de terreno es el del propio mapa, no podremos proteger nuestra colonia con muros

No todo iba a ser un camino de rosas en mitad de un apocalipsis. La violencia puede llegar a ser una necesidad cuando hablamos de supervivencia. Sin embargo, tanto el combate dentro de la colonia como en el mundo exterior se siente poco desarrollado. Es cuestión de números: si llevas a tres especialistas guerreros a por un pueblo de bandidos, vas a ganar, no hay mucha más ciencia detrás de todo esto. Puede que si no sean guerreros se te complique, ya que normalmente estas unidades son las que más daño hacen, pero puedes vencer a todos siendo más que ello. Clásico, pero aburrido.

Cuantos más especialistas, más asegurada está la victoria

Además, algunos sectores están bloqueados por estas bandas, por lo que hasta que no las derrotes no podrás acceder a los recursos disponibles en ese trozo de mapa. Es algo bastante molesto, ya que existen ciertos recursos (como los componentes) que no se pueden fabricar, solo se obtienen del saqueo o del comercio.

Por otro lado, en la colonia puede ocurrir que animales salvajes ataquen, o que los bandidos consigan romper tu puerta. En ese caso, tanto colonos como especialistas (si tienes alguno en la colonia) acudirán a pelear a puñetazo limpio (aunque no sea una buena idea), por lo que a la larga, es difícil que que los enemigos ganen, simplemente por el hecho de que son menos.

Surviving the Aftermath es un buen título de estrategia en tiempo real y con un gran potencial. El sistema de construcción y el árbol hacen que sea muy entretenido desarrollar tu civilización, y el sistema de comercio es realmente útil (al contrario que el sistema de reputación ligado a él). Sin embargo, el juego también tiene algunos puntos débiles, como el combate o que la toma de decisiones sea, en ocasiones, aleatoria. Es un juego que se beneficiaría mucho (en mi opinión) de un modo multijugador, pero la esperanza es lo último que se pierde, y las horas pasan volando cuando lo juegas.

Surviving the Aftermath

Puntuación Final - 7.5

7.5

Recomendado

Surviving the Aftermath es un título de estrategia en tiempo real. Deberemos desarrollar una nueva civilización desde cero, peleando contra enemigos y contra las catástrofes naturales como la lluvia radioactiva mientras luchamos por nuestra supervivencia.

User Rating: Be the first one !

Lucía Sáez Mariscal

Graduada en Periodismo, apasionada de los videojuegos, la lectura y ver series o anime. Si no estoy procrastinando con alguna de estas cosas es porque estoy escribiendo o dándole mimos a mi perra.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X