AnálisisSwitch

Streets of Rage 4 – Análisis Switch

Uno de los mejores beat'em up de la época 16 bits regresa 25 años después

Han tenido que pasar veinticinco largos años para ver una nueva entrega de Streets of Rage, más tiempo del que nos gustaría a los aficionados… La saga se hizo famosa con sus tres entregas de Mega Drive aparecidas en el periodo de 1991 hasta 1994, juegos que se quedarían marcados a fuego en nuestros corazones retro; ya sea por su excelente jugabilidad, la estética macarra o las increíbles bandas sonoras de Yuzo Koshiro.

Ha tenido que ser DotEmu quien haya decidido sacar del ostracismo este mítico yo contra el barrio, junto a Lizardscube y Guard Crush Games. Estamos ante un desarrollo externo, SEGA ha cedido su licencia y ha confiado en el trabajo de unos estudios que parecen inspirados a la hora de traer de vuelta sagas del pasado a la actualidad como ya hicieron con Wonder Boy: The Dragon’s Trap.

El cambio que más ha llamado la atención es el nuevo apartado visual, se deja de lado el píxel que tenían los títulos originales y se ha optado por un estilo artístico que parece sacado de un cómic, que una vez te acostumbras, a mí al menos me encaja perfectamente con la temática de las entregas originales.

Los ambientes callejeros y suburbios son una de las señas de identidad del género y aquí vuelven a tener un gran protagonismo en sus 12 niveles llenos de referencias a la saga. He leído muchas críticas negativas de los más puristas del píxel, pero todo en Streets of Rage 4 está cuidado hasta el más mínimo detalle, con muchísimos efectos de luces y unos escenarios con muchísimos detalles y animaciones. Decir a estas alturas que parece un juego hecho con flash me parece totalmente fuera de lugar y denota no entender el gran trabajo que se ha hecho con este título.

Además, si sois de los que pensáis que Street of Rage sin píxeles pierde todo el encanto, hay un modo con diseño píxelado y otro filtro CRT muy logrados que harán que parezca un juego de 16 bits.


Si por algo se hizo famosa esta saga, es por su adictiva fórmula, aquí todo funciona del mismo, un único botón para los ataques normales, un sencillo pero efectivo sistema de agarres y unos cuantos movimientos especiales, desde uno más sencillo a uno más potente y espectacular. En el movimiento especial sencillo, se pierde energía al ejecutarlo pero tienes la posibilidad de recuperar esa energía encadenando una serie de golpes en los enemigos, sin embargo, si recibes algún golpe en el proceso perderás esa vida. Un sistema de riesgo y recompensa muy bien pensado que hace que tampoco abusemos de este tipo de movimientos a lo loco sino que deben usarse con cabeza y en el momento preciso. Además, este tipo de ataques cuenta con distintas variantes que dependerán si los realizamos quietos, en el aire o en movimiento, dominar todos los golpes nos dará la posibilidad de realizar largas cadenas de combos, necesarias en los niveles de dificultad más altos.

El sistema de combate replica con éxito los juegos originales con todas sus mecánicas con una gran precisión y fluidez. Golpear en Streets of Rage 4 a los matones que nos aparecen en pantalla es altamente satisfactorio, los controles responden a la perfección y se siente un gran feeling a los mandos. El juego además, está plagado de detalles como unas físicas perfectas y una ambientación espectacular gracias a detalles como; las luces y reflejos de los efectos neones reflejados en los charcos del suelo, farolas, cristales y otras fuentes de luz que inciden en los personajes con un gran trabajo en las sombras.


Sobre la dificultad, hay varios niveles de dificultad, todos ellos bastante bien ajustados al reto que deben ofrecer. Incluso en normal en los últimas pantallas, un despiste nos puede hacer morder el polvo, por lo que el título te obliga a estar concentrado e intentar usar en todo momento nuestro repertorio de movimientos adecuadamente sino queremos ver como nos baja de forma estrepitosa nuestra barra de vida.

Completar el modo historia nos puede llevar en torno a un par de horas, puede parecer escaso con los estándares actuales pero dado la cantidad de contenido a desbloquear, la rejugabilidad con los distintos niveles de dificultad y aprender a usar la extensa plantilla de personajes, creo que aquellas personas que piensen en comprarlo para pasárselo una vez y dar el salto a otra cosa, estarían rasgando solo la superficie de lo que Street of Rage 4 es capaz de ofrecer.

Hay varios modos de juegos aparte del principal modo historia, los más experimentados querrán probar suerte en el modo arcade, este modo de juego tiene la particularidad que no ofrece continúes ni la posibilidad de guardar la partida, tendrás que hacer las 12 fases de tirón, como si intentaras pasarte una recreativa con solo una moneda.

Uno de los grandes añadidos es el modo online, algo que no era posible en la época donde reinaba el género y ahora es prácticamente imprescindible. No hay género donde el cooperativo se ajuste tan bien a su jugabilidad como los yo contra el barrio. Lógicamente también incluye cooperativo local y jugar con alguien al lado. Ha sido una de las mejores experiencias que he tenido este año jugando videojuegos.

Aparte contiene una extensa plantilla de personajes, al principio tendremos solo cuatro personajes seleccionables pero a medida que vayamos jugando y aumentando la puntuación de nuestro score estos se irán desbloqueando hasta tener un total de 17 personajes, con la inclusión de los personajes clásicos de entregas anteriores conservando todas sus particularidades, como sprintar en el caso de los de Street of Rage 3.

También incluye una sección de extras donde podemos echar un vistazo a los diferentes diseños de los personajes, como fue su diseño creativo desde el inicio hasta el aspecto final, la evolución de los enemigos desde los juegos clásicos a esta entrega, los distintos escenarios…

En lo sonoro el principal responsable es Olivier Derivière, si no os suena este nombre de primeras no os preocupéis, seguro que si habéis jugado a A Plague Tale: Innocence Vampyr, entre otros trabajos suyos.

Olivier junto a un impresionante plantel de músicos internacionales mezclando los atemporales y clásicos elementos de los Streets of Rage originales. En esta nueva aproximación moderna logra canalizar la gloria nostálgica a través de las melodías de compositores como Yuzo Koshiro y Motohiro Kawashima, junto con otros compositores japoneses.

En líneas generales todas las composiciones tienen un nivel increíble, y hay muchísimos temazos que se nos quedarán grabados a fuego en nuestra memoria por amenizar nuestros combates.

Streets of Rage 4 ha cumplido con creces mis expectativas. El trabajo realizado por Lizardscube y Guard Crush Games solo puede ser tildado de sobresaliente en casi todas sus facetas. Han conseguido modernizar respetando la obra original de una franquicia legendaria hasta convertirlo en el mejor título de la saga.

Los pequeños detalles que añaden una capa más de profundidad y su alta rejugablidad hace que cuente con una serie de desafíos que te mantendrá pegado a la pantalla ya sea en solitario o en cooperativo. Una amplia plantilla de personajes, hasta 17, y todo un acierto incluir los personajes clásicos de entregas anteriores para los más nostálgicos. Con un sobresaliente apartado artístico con muy buen gusto, se trata de una de las mejores puestas a punto de un clásico que vuelve a ser actualidad por la puerta grande. Un imprescindible tanto si jugaste los originales de Mega Drive como si eres aficionado al género.

Streets of Rage 4

Puntuación Final - 9

9

Imprescindible

Una saga legendaria que vuelve por la puerta grande, consigue modernizar respetando la obra original hasta convertirlo en el mejor título de la saga.

User Rating: Be the first one !

Cristian Fernández

Software developer & Web developer. A todos los tontos les da por algo y a mí me dio por los videojuegos.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X