AnálisisPC

Spirit of the North – Análisis PC

Un paseo inmersivo

Se suele decir eso de que lo importante no es el destino sino el viaje, el poder explorar cada recoveco de nuestro trayecto, pero sobre todo, descubrir objetivos que nunca nos habíamos planteado, y quién sabe, quizás descubrirnos a nosotros mismos. Con esta premisa llega Spirit of the North, una aventura repleta de lugares por explorar y una historia que intenta levantar emociones en cada persona que juegue a este título, evocándonos unas sensaciones similares a las que un día nos evocó Journey, al menos esa parece ser la intención.

Spirit of the North, desarrollado por Infuse Studio y editado por Merge Games, es un walking simulator que quiere aprovechar su simplicidad para generar sentimientos. Como la mayoría de videojuegos indies, este título aprovecha sus escasas herramientas para presentarnos una historia con una narrativa diferente, sin voces, ni diálogos, solo usando lo visual y la música que nos acompañará durante todo el camino.

La historia de este videojuego se inspira en el folclore nórdico y en unos paisajes sacados de la mismísima Islandia. Unas tierras que recorreremos con nuestro protagonista, que en esta ocasión es un zorro rojo que parece tener algún tipo de conexión con el espíritu de un zorro que presumiblemente es el guardián de dichas tierras. El contexto que engloba toda esta aventura parece ser la búsqueda y liberación de las almas de algunas personas que pertenecían a una antigua civilización, la cual fue destruida por una catástrofe natural que se intuye que tiene algo que ver con un trazo rojo que adorna el cielo. Estas almas por algún motivo parecen estar aún ancladas a las ruinas de esta antigua civilización, esto es algo que no parece aclararse al final del juego, de hecho todo el argumento está bastante difuminado durante todo el transcurso del título, algo que hace que el jugador pueda sacar sus conclusiones y disfrutar a su manera de la propuesta.

El objetivo claro es avanzar, con la ayuda de una luz brillante y los poderes del espíritu amigo para poder moverse por todos los escenarios que nos encontremos.

Quizás, una de las cosas que más descoloca de este título es la narrativa, como ya se ha mencionado antes, la falta de texto, de diálogos, de algo que te haga entender mejor lo que te pretende contar. Es cierto que el juego te pone elementos que te van explicando la historia mientras vas avanzando, pero aún así te deja varias preguntas sin resolver, algo que, a mi parecer, perjudica en cierta medida la experiencia. Aunque como ya he dicho antes, el hecho de poder sacar tus propias conclusiones es algo positivo, que te hagan pensar siempre está bien, pero al final, tampoco es que llegues a una conclusión concreta.

En la imagen se puede apreciar una muestra de los paisajes que contiene el juego, y además también vemos el trazo rojo que está en el cielo y sirve para guiarnos

En cuanto a su jugabilidad, esta aventura nos propone un juego de puzzles en tercera persona con bastante plataformeo en 3D. Con la ayuda del espíritu que va con nosotros, completaremos estos puzzles, ya sea liberando las almas ancladas, dando luz a algunos monolitos para acceder a ciertas zonas o avanzar en el camino, e incluso nos ayudará a adquirir poderes durante el juego, como son la posibilidad de hacer que tu espíritu salga de tu cuerpo para adentrarse en zonas que físicamente no podrás. Tanto los poderes como la luz con la que iluminaremos los monolitos, no son algo infinito, ya que cada vez que los usemos tendremos que volver a adquirir esa fuerza, eso será posible gracias a unas flores azules que nos iremos encontrando por los diferentes lugares que pisaremos.

Los puzzles y las plataformas que nos encontraremos serán bastante entretenidos y no demasiado complicados, aunque según el momento variará la dificultad, haciendo un reto más interesante y complejo.

Es cierto que el zorro se mueve de una forma bastante fluida la mayoría de las veces y que está muy bien interpretados sus movimientos, pero en ocasiones tiene un control muy vasto y que impide ejecutar ciertas acciones. Por ejemplo, los saltos a veces son imprecisos, aunque lo peor viene cuando tienes que trepar a algunas zonas altas, haciendo que parezca imposible acceder a ellas, ya que cuando pegas el salto a veces colisiona con la nada y nos hace pensar que no es el trayecto correcto, la única forma de solucionarlo es ser persistente.

El juego se divide en capítulos, algunos serán más cortos que otros, pero en general no serán excesivamente largos. Spirit of the North es un título corto, a mi en concreto me duró como unas seis horas, pero diría que no tiene una duración determinada, ya que variará bastante en cada jugador, dependiendo de si te quedas perdido en alguna zona, si quieres explorar más y tomártelo con calma, o si bien prefieres ir más directo. Lo aconsejable es tomárselo con calma, disfrutar del paisaje y de la relajación que nos propone el juego.

Aquí nos situamos en una cueva en la que nos encontraremos algún que otro monolito para llenarlos de luz

Spirit of the North es un juego repleto de escenarios preciosos que van desde montañas heladas, praderas, e incluso ciudades en ruinas. Todas esas zonas están muy bien trabajadas, con unas texturas que rozan lo fotorrealista y una gran profundidad de campo. En lo que se refiere al zorro, en lo físico no está del todo mal, aunque el efecto del viento golpeando en su pelaje no es del todo convincente, en ocasiones parece que deforma al propio animal. El juego más de una vez sufre algunos problemas de framerate, incluso llegando a quedarse colgado por poco tiempo algunas veces, sin duda podría estar más pulido todo, para evitar estos inconvenientes.

Algo que me gustaría destacar positivamente es la paleta de colores que utiliza el juego, los que más protagonismo tienen son el azul intenso del cielo y de las zonas heladas, el rojo que podemos ver en varios sitios, como en el trazo que recorre el cielo y por supuesto, es el color de nuestro zorro. Sin olvidar el verde que cubre las praderas y el gris de las rocas. Todos ellos son colores muy vivos y le dan mucha personalidad al título.

Teniendo en cuenta que Spirit of the North no tiene ningún diálogo, ni nada similar, cabría esperar una banda sonora que haga de tu partida lo más inmersiva posible, y de hecho la música es bastante buena, con ese toque espiritual y lúgubre, funciona bien con el tipo de juego, lo malo de esto es que es muy repetitiva, ya que durante todo el juego nos acompaña la misma melodía. No se nota ninguna variación en el transcurso de la aventura, y eso te saca un poco de esa inmersión que debería mantenerse constante.

A veces el propio paisaje intentará despistarnos, en este caso con esta especie de niebla roja que en ocasiones nos nublará la vista

Spirit of the North es un walking simulator con resolución de puzzles y con plataformas en 3D, en el cual nos meteremos en la piel de un zorro que emprenderá una aventura, junto a un misterioso espíritu de otro zorro, en la que descubrirá algo que ocurrió hace mucho. El argumento es bastante difuso, ya que no cuenta con una narrativa típica, con la intención de que el jugador saque sus conclusiones, aunque tampoco sean muy aclaratorias.

Podremos gozar de unos paisajes preciosos, con colores muy intensos, que sin duda son la mejor parte de este título. También podemos disfrutar de unos puzzles y plataformas interesantes, no muy complicados, pero a veces eso cambia. Todo el viaje será bastante fluido, esto favorece a esta experiencia que busca ser algo relajante, e incluso una herramienta para desconectar, meditar y conectar con la naturaleza. Pero a veces la jugabilidad es algo torpe y poco precisa. La calidad gráfica en general está bastante bien, pero a veces sufre fallos que entorpecen la experiencia, al igual que la jugabilidad, necesitan un pulido que mejore estos fallos. En cuanto a la música, es una banda sonora buena, pero peca de ser repetitiva durante todo el juego.

En definitiva, Spirit of the North es una experiencia recomendable para relajarse y desconectar mientras viajas por unos paisajes increíbles.

Spirit of the North

Puntuación Final - 6

6

Interesante

Un walking simulator mezclado con puzzles y plataformas, en el que la historia deja bastante a la imaginación. Repleto de escenarios preciosos, pero que tiene muchas cosas que pulir.

User Rating: Be the first one !

Fran Pérez

Soy ilustrador y un intento de diseñador. Me gustan los videojuegos, ¿a que no lo esperabais? Jak and Daxter me inculco el amor por este medio y NieR: Automata me destruyó, pero en el buen sentido.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X