AnálisisPC

Sonic Frontiers – Análisis PC

Gotta go melancholic

Desde el lanzamiento de The Legend of Zelda: Breath of the Wild, se han sucedido una extensa lista de títulos que, bajo el éxito, criterio y talento del título ya mencionado, han tratado de comprender y aplicar muchas de las características que tan especial hacen a aquella inmensa aventura que nos abrió los ojos a una gran parte de la comunidad de jugadores.

El éxito y el talento de Breath of the Wild fue un cambio de paradigma dentro de las bases ambientales, físicas y atmosféricas que todos conocíamos dentro del género de los títulos de mundo abierto. Sonic no es ha sido un título aparte y ha tratado de coger una pequeña porción de esa tarta dándole su toque y su visión sin perder su identidad y ha transformado lo que podría haber sido una simple copia en uno de los mejores lanzamientos de la historia en 3D del erizo.

Y, con perdón, suena raro -y algo despectivo- decirlo así, pero es la primera impresión que nos denotará Sonic Frontiers, una aventura que reúne un puñado de grandísimas ideas envueltas en una impresión visual de distintas islas o derivas tecnológicas que poco o nada -bajo mi opinión- tiene que ver con la estética que parece sugerir el juego.

Una estética que no acaba de casar con el juego

Para empezar, me gustaría hablar de porqué Sonic Frontiers no resulta como creemos que debería. El motivo se presenta en las primeras pantallas del juego, en los títulos de créditos, aparecerán el equipo, la desarrolladora y demás entidades participantes que han dado lugar a la creación del título. Entre estos creadores y participantes, está  Quixel Megascans, la colaboración que más llama la atención para la creación de la aventura por ser, precisamente, una librería de assets y texturas escaneadas de carácter fotorealista y bajo los parámetros de la fotogrametría.

El motivo de esto viene a ser una forma de agilizar la creación del título o, por otra parte, de ahorrar costes en el desarrollo del mismo, un apartado que podría denotar cierta dejadez en el juego de SEGA pero que, para sorpresa de todos, se acaba compensando con un cariño, una dedicación y un acabado jugable completamente adecuado e inesperado.

¡Cada parte del mapa es un salto, un enemigo o un rompecabezas; transformando sus escenarios en secciones completamente divertidas!

No me andaré con rodeos: Sonic Frontiers es un juegazo, un juegazo poco agraciado; un juego que, desde la salida de los primeros títulos en 3D como Sonic R -no contaré Sonic 3D Blast– o el queridísimo Sonic Adventure, lleva esperando años y años para levantar la imagen en tres dimensiones que nos habíamos formado de una saga repleta de altibajos. Sonic recuperó el rumbo hacia lo que es una propuesta jugable sólida con un referente claro, un tono apropiado a su narrativa y una serie de fases, puzles y posibilidades en su movilidad que podrían coronarlo, nostalgia aparte, como una de las mejores entregas del erizo de los últimos años.

Y es que al ver por primera vez su tráiler y su propuesta pensé en lo mejor, note las clarísimas referencias a Shadow of the Colossus y a Breath of the Wild, y pensé en que podríamos estar cerca de algo muy grande para nuestro erizo favorito.

¡El juego de pesca es tan simple como gracioso! Un servidor ha pasado horas enganchado.

La entrada a Sonic Frontiers fue otra cosa; dura y chocante serían las mejores palabras para definir lo que parecía un tutorial austero, feo y que muestra poco o nada de las virtudes del título. No fue hasta que finalicé mis primeros pasos dentro del juego -30 minutos-, que descubrí el basto mundo que habían diseñado para que Sonic, el erizo más rápido del mundo, se encontrase en el clímax tridimensional perfecto para que nada lo pudiese frenar, limitar o entorpecer.

Mover a Sonic es muy divertido y las diversas pruebas que se encuentran dispersas por el mapa lo tienen en cuenta y juegan con ello, estando repartidas en absolutamente cada esquina del mismo; para que cada esquina sea tan divertida como ingeniosos resultan muchos de sus bosses o desafíos que, siendo más o menos simples, rompen el molde que podría formarse en base al juego y no dejan que la monotonía lo absorba en ningún momento.

Os proimetemos que habrá jefes que os dejarán con la boca abierta, este no; este es, simplemente, un pescado enorme.

Aunque puede que mienta, puede que haya ocasiones en los que empieces a pensar que Sonic debe tener muchísimo mas que ofrecer, que The Witness – un título completamente orientado a los rompecabezas- no puede ser el sustitutivo de una aventura de un erizo que corre; es entonces cuando Sonic Frontiers nos presenta sus fases de corte clásico, unidireccionales y de cámara fija; fases completamente preciosas y tremendamente divertidas.

Acelera a nuevas alturas y experimenta la emoción de la libertad de mundo abierto y de la alta velocidad mientras corres a través de las cinco enormes islas Starfall.

Es en estas fases en las que nos damos cuenta que parecen estar hechas con otra filosofía, una filosofía que te quiere devolver a Green Hills, una que no quiere abandonar a Sonic en un mundo digital, triste y solitario. Y es que hay un aura melancólica dentro de Sonic Frontiers, una especie de sensación de reclusión dentro de las diversas islas que lo conforman, de sus derivas digitales; algo que destaca por un trabajo en su tono y en las geniales melodías que edulcoran la aventura.

Aquí es donde nuestra forma de pensar cambia. Cuando queremos algo más del Sonic de siempre, vamos a estas fases; cuando queremos exploración y movilidad iremos rotando entre islas para poder descubrir cada uno de sus secretos y cuando queramos algo de acción iremos directos a los jefes finales que nos tiene preparados el juego, algunos de ellos completamente espectaculares y alucinantes, propios de los idílicos mundo de Fumito Ueda.

Sonic Fronties sabe cuando ser precioso y jugar con su color y estética, pero apenas lo hace más allá que en fases selectas.

¡Hasta tendremos un juego de pesca! Un modo integrado con Big the Cat que los fanáticos de Adventure recordarán con muchísimo cariño (o no).

Y es que, si bien Sonic antes corría demasiado hacia una dirección equivocada, ahora nos han dado la posibilidad de elegir la dirección más adecuada a nuestra experiencia, una direccionalidad que por fin aprovecha sus posibilidades pero que se deja por el camino una ristra de retoques visuales y de rendimiento que si que se acaban echando en falta.

Sonic Frontiers es deficiente en su apartado visual y eso lo hemos juzgado todos; pero, aunque pueda costar creerlo, Sonic Frontiers es un título especial, uno que solo cabe en la cabeza de alguien con talento, alguien con la suficiente genialidad como para hacer un control tan divertido como el de Mario 64, un diseño de nivel tan excéntrico como talentoso como el de algunos de sus mejores predecesores y una serie de jefes tan chulos como impresionantes.

De nuevo, mencionar que no es perfecto, que tiene ciertos problemas de rendimiento en contadas ocasiones y que, visualmente, seguimos sin entender porque eligieron la opción menos acertada con respecto a la estética del erizo.

¡Sonic ha regresado como tendría que haberlo hecho hace tiempo!

Al margen, Sonic Frontiers es un ensayo a la diversión, un gran libro con una portada ligeramente extraña, pero que os asegurará muchas horas de diversión si le dais la oportunidad que merece. Y todo esto lo dice alguien que se ha pasado horas pescando para alternar entre sus coloridas fases y sus mundos grisáceos.

Completamente recomendado a los fanáticos de la saga, a los más pequeños de la casa, a cualquier usuario amante de los títulos divertidos en cualquiera de sus diversos formatos y, sobre todo, a los «segueros» de hoy y siempre.

Sonic Frontiers

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Sonic Frontiers es un ensayo a la diversión, un gran libro con una portada ligeramente extraña, pero que os asegurará muchas horas de diversión si le dais la oportunidad que merece

User Rating: Be the first one !

Carlos González

Buscadme en Tokio-3 o junto con mi gato, que se llama Wanda y es de Wakanda.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X