AnálisisSwitch

Solo: Islands of the Heart – Análisis Switch

Y se marchó, y a su barco le llamó Libertad

Así como decía Perales en su famosa canción, en Solo: Islands of the Heart nos embarcaremos en un viaje. Pero no será uno cualquiera: uno hacia el fondo de nuestra propia alma. He jugado multitud de títulos que siempre te hacen pensar sobre causas ajenas, sobre las historias de otras personas. Pero aquí es la primera vez donde yo he sido la protagonista de un viaje hacia el interior de mí misma, de mis pensamientos y mis sentimientos. El juego me atrapó por su estética colorida y desenfadada, pero sin duda me ha enamorado por la historia que teje gracias a nuestras propias experiencias.

En Solo lo primero que nos encontramos la siguiente premisa: «Este juego está concebido como un viaje introspectivo sobre el amor en pareja. Para sacarle el mayor partido a la experiencia, te animamos a que reflexiones y respondas a partir de tus propias experiencias vitales». Mientras leo esto, alzo una ceja de manera algo escéptica. «¿Amor en pareja? Pues lo llevo claro» pienso. Sin embargo, la primera (y grata) sorpresa es el que juego también cubre esta perspectiva, el que nunca hayas tenido pareja.

El juego te plantea una serie de preguntas iniciales, como con qué género te identificas, incluyendo el no binario (chapó) y qué personaje se ajusta más a ti. Una vez hecho esto, comienza nuestra aventura.

Imagen del barco con el que navegamos entre cada archipiélago
En el juego navegaremos a bordo de nuestro barco para viajar a distintos archipiélagos

Tras zarpar de nuestro hogar, llegaremos al primer archipiélago de los tres que conforman nuestro viaje. Tal y como me insta el juego, me tomo mi tiempo para disfrutar de todo, no únicamente para responder a las preguntas que nos irán planteando. Admiro cada rincón del paisaje, mientras me acompaña de fondo el sonido del oleaje. Casi saboreo el olor a mar, el juego me transporta a mi infancia cuando veraneaba en la playa. Y esa es parte de la magia de Solo, el poder de abstraerte de todo y transportarte a un lugar donde estar en calma y reflexionar.

La mecánica del juego es bastante sencilla (aunque plantea ciertos retos) pero todo está en su justa medida. Eso nos permite no desviarnos del camino principal, que es hacernos pensar. Una vez llegamos al primer archipiélago (que en un primer momento es únicamente una isla), encontraremos un faro, el cual debemos encender. Una vez hecho eso, la luz despertará al tótem que haya en la zona, el cual nos espera con una pregunta sobre el amor. Para poder llegar tanto a los faros como a los tótems, el juego nos da unos cubos (lo cuales irán teniendo distintas características) que deberemos mover y colocar de maneras estratégicas para alcanzar nuestra meta.

Uno de los puzles resueltos del juego
A simple vista, no parece muy difícil resolver los puzles, pero éste es uno de los que más intentos me llevó

Cuando alcancemos al tótem, este nos hará una pregunta. Para no influir en la experiencia de nadie (aunque cada uno seguimos nuestro propio camino) no diré nada sobre las preguntas. Aunque suelo ser una persona bastante decidida a la hora de responder ciertas cuestiones, no serán pocas las veces que me veo dejando mi Switch a un lado y parándome a pensar sobre cuál de las tres respuestas se adecua más a lo que siento.

Imagen del juego donde observamos uno de los puzles donde debemos ayudar a dos animalillos a estar juntos de nuevo
Una de las grandes metáforas que saco del juego: el amor es capaz de tender puentes entre las personas y acercanos unos a otros

Una vez respondida, una nueva isla surgirá del agua, conformando así el archipiélago. Cada pregunta, cada parte del archipiélago, es un rincón de nuestro ser que quizá no hayamos querido explorar a fondo, pues siempre es mucho más fácil ignorar las cosas. El juego no nos juzga, se limita a recoger nuestras respuestas, a escuchar nuestra historia, para luego darnos una reflexión final.

Además, el juego también nos ofrece retos adicionales. Nadie nos obliga a realizarlos, y no suelen ser necesarios para avanzar en nuestra aventura, pero para mí ha sido un placer pararme a resolverlos. Hacer un camino con los cubos que ayude a dos animalitos a juntarse para vivir su amor o conseguir regar los cultivos de unos curiosos personajes que a mí me recordaban a puerros andantes, todo ello necesitará de nuestro ingenio para resolver el acertijo.

Para completar la experiencia, Solo nos proporciona la encarnación de nuestro amor verdadero, que sirve para cuestionar las respuestas que damos a las preguntas que se nos plantean. Esto hace que veamos otro punto de vista, que enriquece nuestra experiencia. Además, tenemos ciertos añadidos muy simpáticos, como poder hacer fotos con nuestra cámara (¡incluso selfies!) y poder hacernos amigos de distintos animalitos, aunque a veces habrá que tentarles con su comida favorita antes de que se dejen acariciar.

También tendremos una guitarra con la que tocar melodías, ya sea de manera libre o siguiendo las partituras, las cuales tienen efectos en el juego. Con unos acordes muy agradables podemos quitarle los colores al mundo o devolvérselos, atraer a los animales…

Imagen del juego donde podemos observar tanto al protagonista como a la encarnación de su amor verdadero
El fantasma de un amor no encontrado me acompaña durante mi travesía, con el cual conecto y comparto momentos tan simples y a la vez, tan especiales

Además, también iremos encontrando a lo largo de nuestro camino algunos campamentos con notas escritas. Esta es la parte que más he disfrutado del juego, una de las que ha hecho temblar mi corazón. Pensamientos escritos sobre cómo es el amor, cómo esa otra persona me anhela incluso aunque no lleguemos a conocernos. Estas simples palabras llenan mi corazón de calidez, y aunque suene estúpido, conseguien hacerme sentir querida, amada.

Al final de nuestro viaje, con todas las preguntas contestadas, nos enfrentaremos al veredicto final. Por cada archipiélago, tendremos unas palabras para cada pregunta que hemos contestado, una serie de deliberaciones, que completan tanto esta experiencia como a nosotros mismos.

Solo: Islands of the Heart es un título sublime, que nos ofrece una experiencia de conocimiento de nosotros mismos a través de un juego de puzles. No sólo nos ayuda a entender mejor qué es lo que sentimos respecto a las cuestiones sobre el amor, también consigue despertar sentimientos en nosotros mismos y emocionarnos. Colorido, calmado y con una estética muy agradable a la vista, es un remanso de paz donde perdernos y tener tiempo para pensar. El único fallo que le veo es no tener una opción de guardado manual, pero sin duda es un título muy disfrutable.

Solo: Islands of the Heart

Puntuación Final - 9

9

Imprescindible

Solo: Islands of the Heart es un viaje hacia la reflexión y el autoconocimiento a través de puzles que nos dan un espacio para pensar sobre las preguntas que nos plantea el juego sobre el amor. Es una experiencia calmada y que toca partes de nuestra alma y corazón.

User Rating: Be the first one !

Lucía Sáez Mariscal

Estudiante de Periodismo, apasionada de los videojuegos, la lectura y ver series o anime. Si no estoy procrastinando con alguna de estas cosas es porque estoy escribiendo o dándole mimos a mi perra.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X