AnálisisPC

Say No! More – Análisis PC

O sea, di más noes, no que no digas más, ¿lo pillas?

El panorama indie lleva trabajando cada vez más con títulos cortos y satisfactorios, probablemente frente a la demanda de jugadores que no tengan tanto tiempo que invertir en su hobby y aquellos otros que les gusta saltar de juego en juego, disfrutando de aventuras diferentes. Sin embargo, está el debate del precio. ¿Vale la pena gastarse 15€ por un videojuego de dos horas? No hay respuesta correcta, solo juegos que se adaptan a los gustos de cada uno, y Say No! More sabe perfectamente a qué tipo de usuarios quieren llamar la atención.

Veremos lo que nos ha preparado la desarrolladora alemana Studio Fizbin en lo que han bautizado como Non-Playing Game, donde todo gira alrededor de una palabra tan poderosa que puede derribar personas, romper edificios y agitar los mismos cimientos del status quo: NO.

El juego nos presenta un mundo en el que la palabra «no» está prohibida, y lo que es más raro aún, pillaste curro en una empresa multimillonaria. El dinero nos vendrá bien, pero empezaremos como simples becarios. Pronto vemos que el ambiente es, cuanto menos, un tropo exagerado de la explotación corporativa. Recordemos que este mundo no es el nuestro, para bien y para mal, y aquí debemos decir que SÍ a todo. SÍ a horas extra sin pagar, SÍ a llevarles los cafés a los del otro departamento, SÍ a tener un espacio de trabajo penoso. Sí. Sí. Sí… Sí… Solo un walkman y el robo continua de una fiambrera (muy molona, por cierto) será la gota que colmará el vaso.

La jugabilidad de Say No! More
El NO juega con las físicas del entorno para dar más sensación de poder al jugador

Se nos introduce el poder del NO, destructivo a la par que necesario para hacernos oír, dejando de lado el aspecto sumiso en un espacio laboral lleno de trepas sin empatía ninguna. Con un botón iremos diciendo por fin que no a todas las personas y sus estúpidas peticiones que se topan en nuestro camino de rescatar nuestro almuerzo, mandándolos por los aires con una satisfacción que pocos otros juegos haya tenido. ¿Cómo una mecánica tan sencilla es tan eficaz? Gracias al otro ingrediente de Say No! More: su humor absurdo y anticorporativo, muy similar a lo que logró Going Under con el negocio de las start-ups.

¿Recuerdas esos shooter en raíles de las arcade, tipo House of the Dead? El movimiento es el mismo, solo que en tercera persona y abrazando la, en los tiempos de ahora, estupidez de este desplazamiento. De estos también cogen incluso eventos en los que puedes decidir si actuar o no, repercutiendo en la historia. Podemos ser una metralleta de noes o coger aliento para dar uno fuerte, pero entre los diálogos excéntricos y la gran labor Studio Fizbin en hacer que te quieras regodear de tus compañeros de trabajo antes de lanzarlos por los aires, hay espacio para leer qué tienen que decir y evaluar si igual no son mala gente. Incluso el prólogo, que hace de tutorial, ya da una buena pista de esta posibilidad. No nos damos cuenta, pero tenemos en nosotros un gran poder que conlleva una gran responsabilidad, y algunas veces callarse puede hacer sentir mejor.

En honor al juego, no hay nada más fidedigno que expresar los cuatro estados del NO que con memes

El juego se puede encontrar con textos en varios idiomas, y si bien las voces están solo en inglés, son tronchantes. De verdad, chapó al elenco de actores y actrices que pusieron toda su motivación en querer cabrear al jugador con cada línea que suelta. Además, tu personaje tiene noes en varios idiomas y para cada uno han cogido una voz femenina y otra masculina. En serio, se han pasado contratando gente solo para esto, me puse a mirar en los créditos y la lista no terminaba, ¿eh? Pulgar arriba.

El juego nos lleva por ocho capítulos, además de prólogo y epílogo, por varias zonas de la oficina, con escenarios totalmente modelados y constantes. Con esto último me refiero a que si rompes una puerta, en el siguiente capítulo, cuando pases por ahí, no habrá puerta. Esta constante también se lleva a los personajes que iremos viendo y escuchando sin cesar por lo alto y ancho de la empresa. Podremos encontrarnos al mismo personaje varias veces, y aunque repiten sus líneas en el mismo capítulo, los reconoceremos en el próximo, ayudando a que el mundo de Say No! More se sienta más orgánico, focalizándose en las personas, la figura principal de este juego. Al final, con la tontería, acabarás recordando a un buen puñado y cuál es su tropo.

Los personajes de Say No! More
Puedes personalizar a tu personaje como gustes: cabeza, cuerpo y ropa. Ayuda a que el jugador se sienta más identificado durante la aventura, porque refleja varios problemas que nos podemos encontrar en la realidad

El juego dura en general dos horas. Quizás dos y media si repites algunas fases como hice yo. Es un título corto y no muy rejugable. Además, tiene algunas decisiones que no consigo entender, como que no puedes saltar las escenas, incluso cuando te has pasado ya un capítulo.

Por otra parte, tiene diversión asegurada para una o dos tardes, y para mi sorpresa, consiguió calarme muy hondo en su parte final, por los capítulos 7 y 8. Al principio me costaba verlo, pero Say No! More rebosa mucha humanidad y un mensaje, a sabiendas, irrealista, sin dar falsas esperanzas. Logra con humor y dos momentos serios alcanzar una fibra muy personal por la que atraviesan bastante gente, y no creo que haya más humano que compartir un poco de esa introspección de los autores en su obra.

Cada capítulo introduce una nueva charla El argumento de Say No! More
Los diálogos de Say No! More motivacional en el que un señor cachas suelta la chapa. Es un calco al condenado coaching, pero le da un giro gracioso procurando consejos que igual no debería. Es un lado de la psicología social que he tratado personalmente de cerca y que, ya lo siento, no me gusta nada. Sin embargo, esperaba con ganas la vez que salía este señor rubio de pelo en pecho.

Sus frases no son profundas ni dice nada espectacular, pero es el icono perfecto que define al título de Studio Fizbin. La idea de que una idea adecuada, en el momento adecuado y la persona adecuada puede cambiar el modo de ver las cosas. La idea de que podríamos entendernos mutuamente, y que solo así podríamos ser más felices. De nuevo, son líneas manidas, pero su ímpetu dentro de la historia, en el contexto en el que nos lanza el juego, era justamente lo que nuestro personaje necesitaba para pararse en pie y decir NO de una vez.

Say No! More es, sencillamente, tan raro y divertido como catártico

Say No! More

Puntuación Final - 8.5

8.5

Recomendado

Uno de los juegos más catárticos, originales y divertidos que hayas probado nunca. Importan las personas y sus relaciones dentro y fuera del trabajo, muy consciente de su mensaje y probablemente le llegará a la patata a más de uno.

User Rating: Be the first one !

Daniel "Fullbull" Rubio

No me pidas mucho para los textos, que solo hice el bachiller de ciencias. En esta vida me gustan tres cosas: cerebro, videojuegos y carlinos.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X