AnálisisSwitch

Rogue Heroes: Ruins of Tasos – Análisis Switch

Un reto de vieja escuela con multijugador cooperativo

Existen muchos juegos que tratan de imitar a Zelda, pero pocos saben hacerlo satisfactoriamente. Como cualquier otro título, Rogue Heroes: Ruins of Tasos tiene cosas buenas y cosas no tan buenas pero, tras su ánalisis concienzudo en Nintendo Switch, podemos decir que hemos disfrutado mucho de las posibilidades que este juego nos ofrece tras su análisis.

Este título, desarrollado por Heliocentric Studios, no es simplemente un rogue-lite más del panorama indie. Es un juego más ambicioso que eso, aunque en ciertas ocasiones, eso le juegue una mala pasada. Nos encontramos con muchísimas similitudes con los juegos más clásicos de Zelda y no desentona casi nunca, algo que pocos pueden decir. Ésta es la nueva apuesta de la distribuidora Team 17, especialista en traer grandes juegos indies.

Comencemos poniendo en contexto nuestro objetivo principal. Hemos llegado a Tasos, una región en la que antaño hubo una serie de monstruos cuyo poder fue sellado por las diosas protectoras del lugar. Sin embargo, este sello se ha ido debilitando por el impacto ambiental de los seres humanos en el lugar. De este modo, multitud de criaturas malignas han comenzado a sembrar el terror en los territorios de Tasos. Será entonces cuando tomaremos cartas en el asunto, accediendo a las mazmorras del juego y derrotando a las bestias de su interior para restablecer el poder de los sellos, salvando así la región de Tasos.

El factor más diferenciador de Rogue Heroes: Ruins of Tasos lo encontramos en su multijugador. Existen decenas de títulos Zelda-like en los que entraremos en innumerables mazmorras para salvar el mundo, pero lo hacemos casi siempre solos. En este caso, podemos incluir en nuestra aventura de uno a cuatro jugadores, tanto en partida local como online. Eso sí, lógicamente, todo reto se vuelve menos complicado cuando tenemos compañeros a nuestro lado, por lo que la dificultad se verá reducida cuanto más numeroso sea nuestro grupo.

Seamos un jugador, dos, o incluso cuatro, nuestra meta no cambia, pero la experiencia se vuelve otra. Será decisión de cada uno elegir si queremos jugar solos o en compañía. Nosotros hemos probado de ambas formas, y, aunque la vivencia sea distinta, merece la pena probar el multijugador de Rogue Heroes: Ruins of Tasos; influye tanto en la experiencia que no podíamos eludirlo en este análisis para su versión de Switch.

Intori al principio de nuestra aventura
Cuando comencemos nuestra aventura, Intori estará prácticamente desierto y en ruinas.

Nuestro personaje, al que podemos personalizarle el color de pelo y el color de su indumentaria, contará con un amplio abanico de armas y herramientas que, para quienes hayan jugado otros títulos de este corte, les resultarán más que familiares. Tendremos la clásica espada para vencer a nuestros enemigos. Un escudo con el que frenar ataques. Tendremos bombas para abrir caminos ocultos o atacar a enemigos. Un arco para atacar a distancia. Una varita mágica con hechizos que iremos desbloqueando. Un gancho extensible para acceder a zonas impracticables. Un bumerán para aturdir a nuestros enemigos. En resumen, estos elementos y muchos más que ya hemos usado en otros títulos, pero que funcionan muy bien en el juego. A veces la funcionalidad no precisa de originalidad.

Prácticamente todas las herramientas y armas cuentan con un árbol de mejoras. De este modo, podremos adaptar el personaje a nuestro modo de jugar y a nuestras necesidades. ¿Queremos un personaje especialista en bombas? Podremos aumentar la cantidad de bombas que podemos llevar encima, su radio de explosión y su daño. ¿Queremos un personaje con mucha salud para resistir muchos ataques? Pues nos centraremos en subir las estadísticas de salud para que nuestro jugador sea todo un tanque.

Encontramos muchas posibilidades para mejorar a nuestro personaje, quizá demasiadas. Existen ciertos elementos cuyas mejoras las consideramos sobrecargadas e innecesarias para ciertas herramientas, como es el caso de la pala o el bumerán. Pero bueno, en el análisis de las armas de Rogue Heroes: Ruins of Tasos encontramos muchos más pros que contras, sostenido además en la agradable sensación de uso de estos ítems en Nintendo Switch, tanto en modo dock como en portátil.

Noche en Rogue Heroes: Ruins of Tasos
Durante nuestra partida, puede ser de día o de noche, y puede incluso llover.

El centro del mapa de este título corresponderá a la villa de Intori, el pequeño poblado en el que nos instalamos antes de empezar nuestras aventuras. Al principio será un espacio muy vacío, prácticamente en ruinas y con apenas dos viviendas en pie, una de ellas la nuestra. El carpintero del pueblo nos indicará la ubicación de la primera mazmorra y allí comenzaremos a conseguir gemas, la moneda principal del juego. También tendremos monedas de oro, de uso más secundario, pero que nos permitirán abrir cofres en las mazmorras o comprar muebles para decorar nuestro hogar.

Conforme vayamos consiguiendo gemas, podremos pagar al carpintero para que produzca todo tipo de establecimientos: gimnasio para mejorar nuestra resistencia, una clínica para aumentar nuestra salud, una herrería para trabajar nuestra espada, una tienda en la que comprar objetos consumibles, y muchos etcéteras. Cada uno de los nuevos locales podremos colocarlos en el lugar de la villa que queramos, y una vez empiece a aumentar de población, veremos como la misma Intori está cada vez más llena de vida y movimiento.

Algunos de estos establecimientos son especialmente importantes, ya que mejorar nuestra salud y nuestro daño nos hará superar más fácilmente los obstáculos de los territorios y mazmorras que nos esperan. Además, si construimos la sastrería, podremos tener clases distintas de personaje con ventajas en función de nuestra manera de luchar: mago, bruja, héroe, caballero, ladrón, segador, arquero… podremos elegir el personaje que queramos una vez hayamos conseguido el hilo de sastre de cada uno.

La villa de Intori en Rogue Heroes: Ruins of Tasos
La villa de Intori se irá llenando de habitantes y vida conforme vayamos invirtiendo gemas en crear casas y negocios.

Uno de los aspectos que más han destacado desde Rogue Heroes es el trabajo en las mazmorras, que funcionan con algoritmos aleatorios que hacen que, a cada visita, la mazmorra tenga rutas y habitaciones distintas. En las primeras visitas nos pareció bastante llamativo, pero cuando morimos varias veces y regresamos a la mazmorra, acabamos descubriendo diversos patrones que se repetían una y otra vez. Esto nos sucedió únicamente en la primera mazmorra, ya que el salto de dificultad se hace tan elevado que perdimos una y otra vez hasta que conseguimos adaptarnos.

No es algo especialmente negativo, aunque esto nos impide ponerle una nota sobresaliente al título. Cada una de las mazmorras tiene aspectos únicos, pero se nos volvieron más fáciles de superar porque, a raíz de caer demasiadas veces en la primera mazmorra, sin saberlo, habíamos grindeado a nuestro personaje lo suficiente como para ir con suficiente holgura el resto de la partida. Los bosses son muy divertidos y no dan un problema exagerado, pero que en la primera mazmorra los esbirros puedan tumbarnos con apenas tres golpes, o que una trampa nos quite dos tercios de nuestra salud es demasiado abusivo.

El problema no es que sea muy difícil. Somos conscientes de que muchas personas habrán disfrutado de la gran exigencia del primer arco del juego. Lo consideramos un fallo de diseño de dificultad porque después de la primera mazmorra no sigue la misma tendencia. Una progresión bien diseñada puede ser exigente desde el principio hasta el final, pero en este caso, no sucede así. La primera mazmorra necesita un balanceo para que el progreso sea más natural.

Tampoco queremos dar la sensación de que se trata de un mal juego por su problemática dificultad inicial, porque no lo es. La riqueza de escenarios que encontramos en este mapa es tan gratificante como desafiante. Tal y como destacamos el problema de su primera mazmorra, también comentaremos lo interesante que nos resulta el diseño de obstáculos. Rogue Heroes: Ruins of Tasos nos incentiva a explorar todos los recovecos de los parajes naturales de la región.

Un cenagal impracticable, un bosque laberíntico, una montaña helada… encontraremos obstáculos importantes en nuestras incursiones a las mazmorras, y tendremos que investigar el terreno para saber cómo abrirnos paso. Contamos con un registro de misiones que nos actualiza las pistas que encontramos o que nos dan los diversos NPC’s. De este modo, aun pudiendo perdernos en el mapa, sabremos casi siempre adónde tenemos que ir.

Batalla en la ruta previa a una mazmorra
Tendremos que luchar contra muchos enemigos mientras exploramos las tierras de Tasos en busca de las mazmorras.

Debemos decir que estos caminos intermedios entre nuestra villa y la siguiente mazmorra son magníficos. La mayor sensación de aventura la encontramos en estas rutas, y la diversidad de escenarios hace que sea imposible aburrirse de hacer estos paseos. Sin embargo, para ahorrarnos caminatas inútiles, también existen diversos puntos del mapa que nos permiten teletransportarnos de un lugar a otro. Una vez hayamos descubierto un portal en cuestión, se conectará automáticamente a los demás. De este modo, podremos dirigirnos de un punto a otro en escasos segundos.

Una vez acabado el análisis para Nintendo Switch de Rogue Heroes: Ruins of Tasos, podemos dejar claro que es un título muy recomendable para todos los fans del rogue-lite más zeldero. Además, también es ideal para quienes busquen un juego cooperativo divertido y desafiante, sea de manera local u online. Superar todas las mazmorras, tanto las principales como las opcionales, nos garantiza más de diez horas de juego. Sin embargo, las horas pueden alargarse fácilmente cuando el juego nos obliga a explorar para hallar soluciones a sus obstáculos o puzles. Es un juego muy placentero y gratificante porque nos pone contra las cuerdas, pero sin asfixiarnos. Tiene problemas de equilibrio en la dificultad de la primera mazmorra y demasiados árboles de mejora, casi pero todo lo demás está muy bien trabajado y pulido.

Rogue Heroes: Ruins of Tasos

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Rogue Heroes: Ruins of Tasos tiene mucho mimo en su mapa y en su diseño de aventura. La primera mazmorra puede atragantarse, pero tras acostumbrarse a ello, se disfruta mucho más. Su multijugador cooperativo es toda una delicia.

User Rating: Be the first one !

Daniel García

Mis primeras aventuras comenzaron en un pixelado Pueblo Paleta con una Game Boy Color en la mano. Mis últimas aventuras, sin embargo, son en alta definición y conectado a Internet. Los tiempos cambian, pero se mantiene la esencia.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X