AnálisisPC

Return to Monkey Island – Análisis PC

Historias de pollos, fregonas y de aquellos piratas del los 90

Ni más ni menos que 32 años han pasado desde que Guybrush Threephood, aquel pirata con el nombre de un archivo random de dPaint, conquistó el humor de toda una generación bajo historias de piratas, magia vudú y tesoros legendarios. ¡Ríete de Luffy! Y es que Return of Monkey Island ha regresado para asentarse como la mejor aventura gráfica del año por múltiples motivos que te explicaremos en el análisis que hoy nos atañe; aquel que contempla la continuidad del legado de Ron Gilbert, Tim Schafer, Dave Grossman y todo aquel elenco de genios que dieron lugar a las maravillosas aventuras que crecieron y se desarrollaron en Lucasfilm Games.

Return to Monkey Island; solo puedo decir: WOW. Nunca supimos si alguna vez llegaría el día en el que la franquicia que pario a una generación regresaría a el escalón del que nunca debió bajar y, sin embargo, aquí tenemos la última obra de Terrible Toybox; una obra que da continuidad a la saga justo después de los acontecimientos de Monkey Island 2: LeChuck´s Revenge (1991).

¡El apartado visual es absolutamente mágico!

Y os estaréis preguntando lo que todos pensamos cuando vimos aquel primer teaser… ¿Realmente ha merecido la pena la espera de un juego de hace 30 años? No os mentiré, yo también soy el típico que vincula el -maravilloso- Day of the Tentacle a las presentes, y siempre al acecho, hermandades boomer. Y es que de primeras podría parecer una aparente cosecha tardía en forma de gloria pasada.

Pero no, estamos en manos de genios, crecidos en el medio, adaptados a los tiempos que corren y a la movilización social que implican los temas de hoy en día; podemos decir que Return to Monkey Island es la perfecta adaptación de un universo pasado a las manos de jugadores que hoy conocerán capacidades desaparecidas o casi extintas en una industria prostituida a más no poder.

¡Te mueves como un hipopótamo herido!

Monkey Island ha regresado con la corona en la mano bajo el cariño y los términos de un guion impecable, un apartado visual precioso y un apartado sonoro que nos transportará a nuestras respectivas adolescencias,  con un tema de apertura que nos pondrá los pelos de punta, como si de un pollo de goma con polea se tratase.

El color en Return to Monkey Island
El tratamiento del color en Return to Monkey Island es absolutamente sublime.

El salto de un título a otro es completamente abismal en términos visuales; más que por la mera impresión que da el cambio generacional o el abandono del ya anticuado motor SCUMM, nos referimos al renovado y fascinante apartado visual que nos regala Rex Crowle, el director artístico de la última aventura de Guybrush Threephood. Un estilo que podemos afirmar que es un completo acierto, regalando un wallpaper en cada una de sus salas, transiciones o cinemáticas.

Si bien en Monkey Island, como saga, ya habíamos sido capaces de ver absolutamente todos los registros que podían existir de aquella historia de muertos y marineros. Es sorprendente que hayan logrado responder con esa valentía a esta cuestión visual que estamos tratando, y más viniendo de títulos como The Curse of Monkey Island, una de las aventuras gráficas más bonitas que podremos echarnos a la vista.

Por otra parte, el ingenio y el cariño por la obra se palpa en cada detalle de cada uno de los cargos que podremos encontrar en cada trabajador del proyecto, con un movimiento suave, unas animaciones divertidísimas, unas interfaces completamente al servicio de su estilo y una sonoridad a los pies de una banda sonora, de nuevo, increíble.

Los gags, las salidas de tono y la propia ruptura de la cuarta pared vuelven a ser rompedores (nunca mejor dicho) y completamente sorpresivos, con dos dificultades medidas en favor de si buscamos ir a por los chistes y la historia o si queremos el giro de rosca que tanto nos gusta los más fanáticos de la serie. Además regresarán voces originales con ejemplos como Dominic Armato; un perfecto preludio de los sentimientos de nostalgia que le llegarán a todos los jugadores que añorasen la aventura original.

Los gags, las salidas de tono y la propia ruptura de la cuarta pared vuelven a ser completamente sorpresivos

Y aún con todo, con la ristra de alabanzas que le he colgado al juego, es posible que os pueda dar la impresión que pocos cambios constan de la aventura que viviremos; que podría ser la falsa promesa de aquella Star Wars: El Despertar de la Fuerza, que podría ser otra nueva forma de desaprovechar un Matrix: Resurrections. Si eres de los que, a estas alturas, sigue pensando así, te invito a que tratemos el asunto.

Isla Mêlée está de vuelta

Sí, volveremos a Isla Mêlée. Sí, conocemos a un alto porcentaje de los personajes. De hecho, ya nos conoceremos los mapas, incluso sus historias, las grietas de sus rincones y las armonías que nos acompañarán; pero quiero invitarte a que acompañes a Guybrush a una travesía más, a aquellos lugares donde ya fuiste pero que nunca lograste (ni lograremos) descifrar, al regreso de la esencia del chiste, a una época, a un guion y un apartado artístico delicioso. En general, vas a vivir el viaje que te llevará al tesoro de Monkey Island. ¡Un nuevo camino -o no- a la X que marca el lugar!

Realmente, no os diré si encontraréis su secreto o sus tesoros, solo os diré que en Return to Monkey Island encontraréis un título que hace falta en una industria cansada, un juego de los que aúnan, hacen comunidad y reviven el humor; la organicidad y la humanidad que existe -y cada día menos presente- en los videojuegos. Arte, sonido, diálogos; todo forma parte de una mezcla homogénea de talento jugable, y no os la podéis perder de ninguna manera.

«Haced lo que queráis, ¡pero que sean cosas geniales!»

George Lucas, 1 de mayo de 1982.

¿Y quién sabe? Igual la magia de One Piece, Indiana Jones o Monkey Island radica en su elenco, en la forma de narrar las historias o, como en este caso, puede que en sus creadores. Puede que el secreto no sea tan complejo y radique en el amor y el cariño por una filosofía que igual se ha perdido, una filosofía que decía algo de hacer lo que quisiésemos siempre que fuese genial.

Return To Monkey Island

Puntuación Final - 10

10

Obra Maestra

Return to Monkey Island es lo que tenía que ser. Arte, sonido, diálogos; todo es parte de su mezcla de talento jugable y comunicativo. Vuelve a ser perfecto.

User Rating: Be the first one !

Carlos González

Buscadme en Tokio-3 o junto con mi gato, que se llama Wanda y es de Wakanda.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X