AnálisisXbox Series X/S

Pumpkin Jack – Análisis Xbox Series X|S

Jack vuelve a las andadas

No ha pasado una semana y ya echo de menos Halloween. Las películas de terror, el truco o trato, los disfraces… ¡Y cómo olvidarse de las famosas linternas de calabaza! Las jack-o’-lantern son todo un clásico de la festividad y que tiene su origen en la historia de Jack, un bribón que no engañó al Diablo una, ni dos, sino tres veces. Por eso, qué mejor que tomar a esta leyenda como protagonista para un juego que busca suceder espiritualmente al legendario Medievil, el plataformas de acción spooky por antonomasia. Así lo pensó Nicolas Meyssonnier, creador de Pumpkin Jack, hace un año cuando llegó el título a las tiendas.

Y para volver a celebrar Halloween no hay mejor manera que disfrutar otra vez de las aventuras de Jack, pero en la nueva generación de consolas, donde podremos disfrutar como nunca de su ambientación llena de esqueletos, cuervos, humanos corrompidos y el mejor caballero calabaza de la historia.

Qué aburrido sería todo si hubiera paz y el sistema capitalista dejara de hacer sangrar a gente honrada. Por suerte para eso esta el mismísimo diablo, que decidió dar rienda suelta a los monstruos del propio infierno para bañar el mundo de caos y sufrimiento.

Por desgracia los humanos, siempre molestando, buscaron una solución para acabar con esto. Un legendario héroe, en forma de poderoso mago, ha encontrado una solución para salvar a todo el mundo, tratando de traer de vuelta la paz mundial. Así que el diablo piensa combatir el fuego con fuego, en este caso enviando al fallecido humano Jack, que fue capaz de engañarle varias veces en el pasado, a acabar con él.

Este será nuestro objetivo a lo largo de seis capítulos, cada uno ubicado en una zona diferente, donde avanzaremos a través de plataformas y combatiremos contra demonios para dar caza a este hechicero. Pumpkin Jack no deja el humor de lado ni un solo segundo. Desde el primer momento encontramos bromas y el propio Jack, tan sarcástico como violento, es el eje de todas las conversaciones que nos sacarán alguna risa mientras jugamos.

captura gameplay pumpkin jack Xbox series X|S

Como sucesor espiritual de Medievil que buscar ser Pumpkin Jack encontramos dos géneros principales en su jugabilidad; Las plataformas y los combates. Por un lado deberemos sortear diferentes obstáculos con nuestros saltos y por otro dar de golpes a todo aquel monstruo que se crea que somos un humano normal y corriente.

Las plataformas de Pumpkin Jack son muy básicas, pero eficaces. Solo disponemos de un doble salto a la hora de movernos de un sitio a otro, pero la exploración y obstáculos que encontramos es lo que le da una mayor profundidad. Para empezar, en muchas ocasiones encontraremos bifurcaciones, escondrijos o lugares difíciles de acceder donde conseguiremos una calavera de cuervo, que hacen de coleccionable en el juego y nos permite comprar diferentes disfraces.

El combate también se ha construido a través de una fórmula muy simplificada. Tenemos un solo tipo de ataque, que podemos enlazar consigo mismo para hacer cortos combos, un ataque a distancia en forma de lanzar nuestro cuervo a un enemigo y un botón para esquivar. Aquí la profundidad entra en la variedad de enemigos, aprender sus ataques, y tener clara nuestras prioridades.

captura gameplay pumpkin jack Xbox series X|S
Desbloquearemos diferentes armas según avancemos

Pero cuando Pumpkin Jack sobresale y pasa a ofrecer un desafío es cuando mezcla estos dos métodos. Esto resulta en un diseño de niveles más interesante que de costumbre donde tenemos que poner a prueba todo lo aprendido anteriormente.

Es difícil mantener las plataformas y el combate interesantes continuamente. Así, existen dos soluciones para hacer que el jugador no se aburra antes de tiempo: O profundizar mucho estas mecánicas o variarlas con otros conceptos. Pumpkin Jack opta por lo segundo, contando con una gran cantidad de minijuegos que permiten al título llevar un ritmo de lo más variado.

Estos minijuegos, que van desde pequeños puzles a carreras de carros, son el aire fresco que evita que Pumpkin Jack se sienta monótono. Cada capítulo consta de uno o dos minijuegos específicos que se repiten en un par de ocasiones a lo largo del mismo. Algunos podrían estar mejor pulidos o tener un mayor desafío, pero son entretenidos y al no durar una excesiva cantidad de tiempo no se tiene demasiado en cuenta sus aristas.

Por último en cada capítulo contamos con un enfrentamiento contra un jefe. Estos enemigos finales, cada uno con diferentes formas de derrotarlos, son combates donde se nos pondrá a prueba de una forma algo diferente a lo normal, ofreciendo aún una mayor variedad.

captura gameplay pumpkin jack Xbox series X|S
Los minijuegos salvan a Pumpkin Jack de caer en el aburrimiento

Este ritmo tan variado es el punto fuerte de Pumpkin Jack, ya que el jugador siempre estará esperando con ganas lo que ocurra a continuación. Y crear este ritmo es algo difícil, tanto de hecho que debido a esto también se ha originado su mayor punto débil: Su corta duración.

Estoy a favor de que los videojuegos sean más cortos. Creo que los consumidores estamos malcriados y cada vez que sale al mercado un juego de más de 100 horas me rompo un poco más por dentro. Pero Pumpkin Jack sufre de no durar lo suficiente.

Como ya he dicho el título cuenta con un ritmo muy bueno jugablemente. Pero este ritmo viene dado debido a que no deja al jugador acostumbrarse a nada. Y si tu filosofía de desarrollo es esta, no puedes permitirte hacer un título muy largoPumpkin Jack dura aproximadamente cuatro horas y media, menos incluso que su hermano mayor, el Medievil original de la PlayStation 1.

En términos de rejugabilidad tampoco hay mucho donde sacar. Solo hay dos coleccionables, las calaveras, que si las buscas no son difíciles de encontrar, y los gramófonos (uno por capítulo), algo más desafiante pero que se queda corto para que queramos volver a completarlo de nuevo en busca de cosas que merezcan la pena.

captura gameplay pumpkin jack Xbox series X|S
Al lograr un gramófono podremos disfrutar de un baile de Jack

Pumpkin Jack es un juego muy divertido, pero que deja con un sabor de boca amargo porque acaba demasiado rápido. Quizás hubiera merecido la pena trabajar más en la profundidad de sus plataformas y combate para poder usarlo de una forma más variada, permitiendo crear niveles más largos.

Si eres fan del Medievil original o del género es muy posible que te lo pases bien, pero su precio de 29.99€ a cambio de, como mucho, seis horas de duración es algo que no muchas personas pueden permitirse.

Pumpkin Jack

Puntuación Final - 7

7

Interesante

Un juego muy divertido y variado, pero que con su escasa duración y poca rejugabilidad hay pocos motivos para volver a visitarlo

User Rating: Be the first one !

Regas

Educador infantil, redactor de videojuegos, estudiante de pedagogía, speedrunner amateur y Dungeon Master vocacional. Luego me pregunto por qué apenas duermo.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X