AnálisisPS4

Oxide Room 104 – Análisis PS4

Una original mezcla de horror y escape room con elementos de rogue

Oxide Room 104 es uno de esos selectos juegos en los que cuanto menos sepas, más vas a disfrutar de la experiencia. A poco que os llame su trailer o premisa, dejad de leer el texto (ni siquiera miréis la nota), confiad en el buen hacer del equipo de WildSphere y lanzaos a por él. Aunque a primera vista parece una experiencia de terror en primera persona totalmente convencional, nada más lejos de la realidad. Oxide Room 104 consigue, con una enorme ambición, llevar al género a terrenos tan poco frecuentados como estimulantes. ¿Te atreves a entrar al Night Soul Motel?

En Oxide Room 104 controlamos a Matthew, que despierta desnudo, vendado y herido en una cochambrosa bañera de un motel, concretamente en la habitación 104. Una vez logremos salir de ella, tendremos que ir de una habitación a otra para así lograr encontrar una salida de este tétrico lugar, que además está poblado por grotescas y peligrosas criaturas. Iremos encontrando llaves que nos llevarán a diferentes estancias, cada una con un desafío concreto que resolver. Con todos los peligros que nos rodean, no será raro que muramos, en cuyo caso volveremos a aparecer en la habitación 104. Aunque es posible que las cosas no sean igual que antes…

La atmósfera de Oxide Room 104
Oxide Room 104 inevitablemente recuerda en muchos de sus momentos a Saw

Oxide Room 104 se presenta como un juego de terror en primera persona, que incluso cuenta con armas y (sencillas y poco satisfactorias) mecánicas shooter, pero en el fondo su premisa es muy diferente: convierte a los puzles que pueblan todo survival horror en el centro de la experiencia, usando de forma muy inteligente la estructura de un motel para darle una sensación de escape room a cada sala que enfrentamos. Este planteamiento no es totalmente novedoso, ya que las salas de escape y los survival horror comparten mucho ADN en el planteamiento de sus desarrollos y puzles, retroalimentándose desde siempre; de hecho, es el mismo foco que siempre tuvo la saga Saw en el cine. Sin embargo pocos juegos se han atrevido a apostar tan fuerte por esta capa jugable.

Cada sala del Night Soul Motel es un desafío único. La mayoría tienen una disposición similar, pero siempre hay diferencias importantes. En todas hay muchos cajones y objetos con los que podremos interactuar; incluso habrá objetos que tendremos que examinar desde el inventario para descubrir lo que esconden. Puede o no haber enemigos dentro de la habitación, en cuyo caso tendremos que esquivarles o enfrentarlos, aunque quizás no te compensen todas las vales que tendrás que gastar… Tú decides. Hay un gran número de habitaciones, aunque cada una de ellas tiene solo uno o dos «puzles» u objetivos antes de encontrar la llave a la siguiente sala. Por supuesto, todo el motel está plagado de textos que nos irán dando pistas para entender qué está pasando.

Sin embargo, lo más interesante ocurre cuando morimos: volveremos a aparecer en la bañera de la 104, previa escena gore de castigo. Eso sí, el entorno habrá cambiado. Poco a poco, todo se irá degenerando, ensuciando, pudriendo y corrompiendo con cada muerte que tengamos. Los objetos cambiarán de localización y las habitaciones que ya habíamos visitado modificarán su desafío ligeramente: algunas nos lo pondrán más fácil, haciendo más accesible el objeto necesario para avanzar, pero otras añadirán monstruos u obstáculos que antes no estaban. Ver cómo cambia la run a raíz de nuestra muerte es una de las claves para hacer interesante y evitar la repetición en un loop que, lamentablemente, es más corto de lo deseable.

Los enfrentamientos con los enemigos rara vez merecerán la pena

Hay varias decisiones que contribuyen a su estupenda ambientación. La ambientación de motel no es casualidad. Las escape room deben dar la sensación de opresión, además de esconder una historia interesante de fondo, más allá de lo emocionante del reto que ofrecen. Las sórdidas habitaciones de un motel son una elección muy inteligente para conseguir esa atmósfera desde el principio. Unido a la corrupción que hemos comentado antes, rescata sensaciones del infravaloradísimo Silent Hill 4: The Room; por supuesto, el juego tiene unas cuantas referencias a juegos muy conocidos, como P.T.

Además su jugabilidad transmite sensaciones diferentes de otros exponentes del género que usan recursos similares. Nuestro protagonista es MUY vulnerable: si se envenena o resulta herido, aunque solo sea una vez, tendremos unos segundos para administrar un antídoto o un vendaje. Si no contamos con ellos en el inventario, estaremos perdidos sin remedio. Esto hace que Oxide Room 104 sea un juego que, aún sin ser difícil, nos pide que pensemos muy bien nuestro próximo movimiento. Casi da la sensación pausada de una aventura point and click, ya que no se requerirá tanto de nuestra habilidad a los mandos, sino de nuestra capacidad de fijarnos en el entorno y ser precavidos.

El apartado técnico sabe esconder muy bien su presupuesto, con unos gráficos y unos efectos sonoros (doblaje al castellano incluido) que cumplen de sobra su cometido… al menos la mayor parte del tiempo. Un planteamiento tan ambicioso encuentra la horma de su zapato a la hora de mostrarnos a las criaturas que, si bien sus diseños son horriblemente geniales, no son capaces de generar miedo debido a su poca variedad, sus limitadas acciones y sus animaciones. De hecho, tendremos muy pocos enfrentamientos, siendo muchos de ellos además evitables si vamos agachados. También echo en falta un mayor aprovechamiento del toque rogue. Se podría haber jugado aún más con la aleatoriedad, al menos de los efectos que encontramos en nuestro camino. Una mayor variedad de recursos para asustarnos, de sonidos o efectos. Aunque está muy bien implementado el cómo cambian las habitaciones a medida que morimos, se podría haber intentado jugar más con la mente del jugador.

También es cierto que los puzles, aunque son satisfactorios (y algunos bastante interesantes), muchos resultan bastante sencillos y acaban dependiendo casi por completo de nuestra capacidad de búsqueda y observación. El propio planteamiento de desarrollarse en habitaciones tan pequeñas limita las posibilidades de los mismos. Como hemos dicho antes, Oxide Room 104 no es un juego particularmente difícil, pero no por ello deja de ser un acercamiento interesante al terror.

Oxide Room 104 es un interesante y satisfactorio acercamiento al género. A pesar de sus limitaciones técnicas, hace un muy buen trabajo cambiando el enfoque tradicional de este tipo de juegos, consiguiendo unas sensaciones muy genuinas y, sobre todo, con personalidad. Si os gusta el género y queréis probar algo diferente que os tendrá absorbidos un par de tardes, ni lo dudéis.

Oxide Room 104

Puntuación Final - 7.5

7.5

Recomendado

Oxide Room 104 es un interesante y satisfactorio acercamiento al género. Si os gusta el género y queréis probar algo diferente que os tendrá absorbidos un par de tardes, ni lo dudéis.

User Rating: Be the first one !

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X