AnálisisPC

Olija – Análisis PC

Olija es una experiencia corta pero necesaria

Hace ya varios días que acabe el título que nos ocupa, y al acabarlo solo podía pensar en lo bonito que es que existan este tipo de juegos. En una industria en la que las aspiraciones de la mayoría son las de crear proyectos extensos, que requieran una gran implicación de esfuerzo y tiempo por parte del jugador, siempre es de agradecer la existencia de juegos como Olija. Un título que hace lo justo y necesario para atraer al jugador a que quiera adentrarse y descubrir lo que plantea. El nuevo juego de Thomas Olsson con su estudio Skeleton Crew, y editado por Devolver Digital, nos lleva a una aventura que tiene un poco de todo, exploración, acción, puesta en escena y bastante estilo. Todo ello bien empaquetado para que sea una experiencia comedida.

Olija es disfrutón como él solo. Su apartado jugable, del que hablaré luego más a fondo, es de esos que generan adicción a través de su fluidez y diversión. Si a eso le sumas las animaciones que luce este juego, te queda un producto totalmente satisfactorio. Esto me hace pensar en Carrion, un juego que consigue transmitir sensaciones similares por los mismos motivos que Olija. Que los dos títulos estén editados por Devolver no parece casualidad, ambos desprenden una esencia similar. Aunque, en mi opinión, este ha resultado ser algo más refinado y mejor resuelto que el juego de Phobia Game Studio, sobre todo por el desarrollo de la historia (sin ser algo increíble).

Nuestra aventura comienza metiéndonos en la piel de Faraday, el capitán de una expedición que, por cosas de la naturaleza, acaba de naufragar. Nuestra tripulación se encuentra desperdigada en un archipiélago misterioso, repleto de mitología y de peligros. A partir de esta premisa, tendremos que encontrar el modo de volver a casa y de rescatar a nuestros compañeros. Básicamente estos son los pilares que sustentan la trama, la cual se desarrolla de una forma sencilla, pero efectiva (aunque, siempre parece que podria ir a más), con algunos momentos que hacen que el juego tenga un aura especial y esa profundidad que hace que esta obra tenga su estilo propio, aunque se nota que vive de varias influencias de la cultura audiovisual, tanto clásica como moderna. Algunos de esos momentos tienen que ver con Olija, la otra protagonista, que además da nombre al juego, con la que nuestro personaje tendrá ese vínculo especial mientras dure su estancia en Terrafagia. Todo eso merece la pena ser descubierto jugándolo, por ello no os daré más detalles.

Todo ese argumento es lo que envuelve a este juego de acción y aventura con varios rompecabezas, en el que tendremos que explorar todo ese archipiélago, llamado Terrafagia, y todas las islas que lo forman en busca de llaves (que nos darán acceso a nuevas zonas que explorar con la esperanza de encontrar el camino y el modo de volver a nuestro hogar), de secretos, de nuevos enemigos y de más elementos que componen el loop de Olija. Un loop que siempre empieza de la misma manera. Estamos en una de esas islas, la que consideramos nuestro refugio y hogar durante nuestra travesía, en la que podemos interactuar con los otros que se cobijan ahí, algunos de ellos son miembros de nuestra embarcación que conforme son rescatados van a parar a ese lugar, también podemos adquirir algunas mejoras, como subir el máximo de salud o enviar una pequeña embarcación para que te consigan más ítems para tu inventario. Después de todo eso, toca volver con nuestro inseparable barquero, que será el que nos lleve de isla en isla y nos vaya contando ciertas cosas de esos lugares y de los seres que los habitan.

Es muy bonito ver como crece ese lugar de paz y tranquilidad, a la vez que vamos avanzando en el juego. Pero, sin duda, está algo desaprovechado. Las conversaciones que mantendremos, si bien están muy bien llevadas y tienen cierta importancia, son muy escasas, en varias ocasiones se repetirán, haciendo que cualquier intento por buscar más respuestas entre sus habitantes sea casi absurdo. Por suerte, visualmente consigue transmitir lo que busca, paz y harmonía.

La preparación en Olija
Esto es una parte del lugar donde podremos respirar y prepararnos para encarar nuestra próxima exploración.

Algo que no he mencionado anteriormente y que también encontraremos en esa isla, es una pequeña tienda en la que podremos gastar algunos de los recursos que vayamos recolectando para crear varios sombreros. Estos sombreros nos proporcionan varias habilidades, entre las que destacaría dos, la que hace que nuestra salud se vaya recuperando conforme vamos acabando con enemigos y la que permite cargar un medidor para realizar un ataque o acción con carga eléctrica. En cuanto a los demás sombreros, no puedo decir mucho, ya que durante mi partida alterné entre esos dos, porque eran los que más me convencían, ya que por lo que proponían me parecía que eran los que mejor aprovechaban la mecánica.

Aunque, si hablamos de objetos importantes para afrontar esta aventura, el que más destaca (y tiene mucha carga narrativa, ya que es una pieza fundamental de esta obra) es un arpón, el cual parece arrastrar una maldición, que conseguiremos bastante pronto. Esta herramienta nos permite lanzarla contra cualquier cosa que sea factible para poder trazar una línea y transportarte hacia el lugar donde esté clavado el arpón. Lo que nos permitirá acceder a zonas a las que no llegamos de un salto, o el acceso sea demasiado estrecho. Además, también es esencial para el combate y para resolver algunos rompecabezas. Aunque, no solo del arpón vive Faraday, también iremos adquiriendo otras cuatro armas secundarias, que harán que sobrevivir sea más sencillo. De hecho, la última de ellas es una de las más interesantes, ya que se utiliza de una forma similar al arpón.

Realmente, Olija no es ni mucho menos complicado, es una experiencia más bien fresca, que busca aportar algunas ideas, o la superficie de ellas, y ofrecer una propuesta jugable, como decía antes, que se disfruta por su agilidad y unas animaciones que dan gusto verlas, pero, sobre todo, por su brevedad (dura menos de 10 horas). Al menos, así lo veo yo. Aunque, no os penséis que va a ser un paseo; es decir, el juego nos propone algunos picos de dificultad, algo que podemos comprobar cuando se acerca el final del título, Algunos combates complicados, algunas secciones más sesudas que derrochan creatividad y el buen hacer del estudio. Pero si, en líneas generales, es un juego sencillo que busca contar una historia que tiene lo mismo de clásica que de poética y divertida.

Los escenarios de Olija
Nos encontraremos varios escenarios llenos de belleza macabra.

Para mí ha sido una pequeña «bendición» este título, pero puede que con algún nivel más, con algún combate más, en definitiva, con alguna cosa más que hubiese permitido a Olija explotar todo el potencial que atesora, podria haber resultado algo más redondo. Aunque, insisto, me parece un juego ideal como es, porque, como decía antes, no todos los videojuegos tienen que aspirar a ser algo super complejo y extenso.

Olija hace gala de un estilo artístico bastante particular, apostando por unos píxeles bastante tochos que impiden ver algunos elementos con claridad. Aunque, en gran parte, eso forma parte de lo que hace de este juego algo especial, ya que se le da más importancia a lo que insinúa y transmite con los gestos y sus animaciones, por eso decia que eran una parte fundamental de este juego. Cuando empecé a jugarlo no me acababa de convencer lo que veía, ya que me parecía poco necesario y algo cutre hacer un juego con esos píxeles gordos, pero, conforme fui avanzando, acabe aceptándolo y queriéndolo, ya que, gracias a que es así, consigue mantener esa esencia de misterio y crea una gran combinación con la ambientación de la propuesta.

La ambientación de esta aventura en 2D, que cuenta con plataformeo y algún pequeño toque de metroidvania, es uno de sus fuertes, sin ser nada novedoso, consigue que empaticemos con la trama y con sus protagonistas. Uno de los elementos que funcionan en pro de lo que nos cuenta Olija es su música. Una banda sonora de esas que da gusto escuchar y que le dan más inmersión a la obra, haciendo de algunos momentos más especiales de lo que lo serian con otra música. A esto hay que sumarle la forma de narrarnos la historia, con un narrador que de vez en cuando hará acto de presencia, al igual que algún que otro personaje con el que mantendremos algún encuentro curioso, cuanto menos. Al contrario que con lo que ocurre en los diálogos que mantendremos con los habitantes de nuestra base, aquí sí que tenemos momentos suficientes con los que nos deleitaremos, ya sea con esos encuentros o en los momentos que nos asalta el narrador en alguna escena de video o momento de tranquilidad. Aunque, un poco más no hubiese estado mal.

La estética de Olija
Hasta en las cosas más sencillas muestra un buen gusto por la estética.

Decir que un poco más no hubiese estado mal resume perfectamente lo que es este juego. Aun así, Olija es un buen juego de acción y aventuras con algunos puzles, que en su conjunto nos propone una experiencia satisfactoria y divertida, en su justa media, ni mucho ni poco. Siendo un título que huye de ser difícil, pero que tiene sus momentos de dificultad más elevada. Aunque, lo realmente importante de este juego es la forma que tiene de contarnos su historia, que sin ser nada de otro mundo, consigue cautivar. Y lo hace con momentos especiales, con su música, con una estética y ambientación cuidadas. Todo ello hace de Olija algo especial y necesario en los tiempos que corren, un juego para pasárselo en un par de días y que funciona como descanso entre superproducción y superproducción.

Este análisis lo hemos realizado con una clave para Steam cedida por Cosmocover. Podéis haceros con Olija por 14,99 €, al menos en la plataforma de Valve. En mi opinión, un precio que ayuda a hacer de esta obra más disfrutable con lo que ofrece. Si teníais alguna duda, espero que esto os haya ayudado a adentraros a la mar.

Olija

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Olija es un buen juego de acción y aventuras con puzles, además de tener ciertos toques de metroidvania, que cumple con lo que se propone, y lo hace de una manera simple y atractiva.

User Rating: Be the first one !

Fran Pérez

Soy ilustrador y un intento de diseñador. Me gustan los videojuegos, ¿a que no lo esperabais? Jak and Daxter me inculco el amor por este medio y NieR: Automata me destruyó, pero en el buen sentido.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X