AnálisisSwitch

Monster Crown – Análisis Switch

Poco más que un Pokémon de bajo presupuesto

Pokémon es una de las grandes franquicias surgida en la industria del videojuego. Tal fue la popularidad de esta que se abrió a nuevos ámbitos, como las series o películas. Por esta razón es natural que salieran títulos que adaptaran la clásica jugabilidad de la saga, pero dando sus propios toques. Uno de los grandes títulos inspirados en Pokémon que han sido lanzados ha sido Nexomon y su secuela, los cuales trajeron un punto de frescura a una jugabilidad altamente conocida.

Monster Crown se posiciona como un nuevo juego inspirado en la legendaria franquicia de Nintendo. A continuación averiguaremos si este consigue dar un toque particular que lo haga diferenciarse de su inspiración directa.

Uno de los apartados más importantes de los juegos de este estilo es la jugabilidad. Suele tratarse de un combate por turnos en el que deberemos tener en cuenta los tipos de los diferentes monstruos para salir victoriosos. En este caso mantenemos este tipo de combate, aunque con algún giro de tuerca que lo hace diferenciarse de otros títulos similares.

Como ya hemos dicho estamos ante un combate por turnos de la vieja escuela, el cual gracias a su apartado gráfico (del que hablaremos más adelante) recuerda a la Game Boy. Con este toque retro, tanto en la jugabilidad como en todos los demás apartados, consigue darnos un golpe de nostalgia que le sienta muy bien.

La complejidad en este tipo de combate está en conseguir utilizar cada ataque y cada monstruo en el momento preciso. Deberemos estar atentos al tipo al que pertenece nuestro monstruo y el enemigo, para poder así aprovechar las llamadas ventajas de tipos. En esencia, la jugabilidad de este juego es simple aprender y complejo de dominar, haciendo de este uno de los mejores apartados del título.

Monster Crown tiene, sin duda, una historia simple, hecha para ser una justificación del gameplay, pero esto no es malo de por sí. Realmente considero que esta ha sido la mejor decisión, especialmente porque gracias a ellos hemos podido obtener una jugabilidad sólida a la altura de grandes títulos del género.

Por otro lado, debería decir que el título sí que tiene algún que otro giro de guion, así como secretos que consiguen interesar al jugador. Esto resulta bastante agradable, porque se podría haber quedado en su simple premisa, que no hubiera sido un problema, pero decide crear curiosidad en el usuario por lo que va a pasar.

Muchas veces este juego nos dejará a la expectativa

En esencia no estamos ante una de las mejores historias, sin embargo, teniendo en cuenta el tipo de juego, esta cumple. En este tipo de juegos el traernos una historia que nos haga pensar no es un prioridad, sin duda es mejor apostar por otros apartados más que por este.

Ya hemos dicho anteriormente que estamos ante un título que utiliza su apartado retro como una de sus mayores bazas. La nostalgia que consigue crear en el usuario simplemente con su apartado gráfico y su jugabilidad es de lo mejor de este título.

Más allá de la nostalgia que genera su apartado gráfico, debemos decir que se nota las carencias de este en las consolas actuales, especialmente al principio. En un principio puede resultar chocante, especialmente en los momentos de combate, pero al poco tiempo consigues acostumbrarte a este.

El apartado gráfico puede chocar al principio, pero después de un tiempo resulta hasta agradable

Además de la jugabilidad y el apartado gráfico podemos decir que todos los apartados de este título gritan la palabra retro. La banda sonora es otro de los apartados donde es más evidente, trayéndonos una selección de canciones que parecen sacadas de un juego lanzado originalmente para algunas de las primeras consolas portátiles de Nintendo. Esto último no sabría si decir que es bueno o malo, porque por un lado es cierto que tiene ese toque de nostalgia, pero también tiene enormes carencias. Las canciones se vuelven repetitivas y agobiantes tras escucharlas unas pocas veces, lo que resta bastante a la experiencia.

Vamos a quitárnoslo de encima, Monster Crown no es una copia directa de Pokémon. Añade pocas cosas con respecto a la saga de Game Freak, pero son las suficientes como para decir que tiene su propia identidad. El problema viene cuando te das cuenta que estos añadidos están hechos simplemente para diferenciarse, y no porque aporten nada.

En todos los apartados resulta tremendamente similar a esta saga, llegando a resultar algo cómico ver los paralelismos. La jugabilidad es tremendamente similar, así como lo son su historia, apartado gráfico y banda sonora (aunque estos dos últimos se parecen más a los primeros títulos de la saga).

Además de esto, no podemos decir que los aportes que hacen a esta estructura sean dignos de admiración. Más allá de la mecánica para crear una nueva especie de monstruo, que sí resulta estar bastante bien, no podemos decir que el resto de añadidos sean relevantes.

Hasta ahora podemos decir que estamos ante un título decente. Ya hemos dicho que no resulta aportar demasiado a esta clásica estructura, sin embargo, este no resulta ser ni mucho menos su mayor problema.

En concreto podríamos decir que su error más grave es su apartado técnico, resultando ser muy desastroso en algunos momentos. Tenemos muchas bajadas de frames durante toda nuestra aventura, además de que cada cierto tiempo, y al avanzar poco tiempo, el juego pega un tirón. Todo esto, junto a la gran cantidad de errores encontrados en diferentes momentos de la aventura, hacen de esta una experiencia difícil de digerir.

Si fuera por los demás apartados estaríamos ante un título decente, no con alardes, pero sí decente; sin embargo, el apartado técnico consiguen hacer de este un título poco satisfactorio.

En definitiva, estamos ante un título que intenta hacer de Pokémon, una de las mayores sagas de la industria, su mayor inspiración. Podemos decir que hasta cierto punto lo consigue, no es ni mucho menos uno de los mejores juegos inspirados en esta franquicia, pero está cerca de cumplir. Por otro lado, el problema principal resulta ser su apartado técnico, el cual empaña toda la experiencia general. Si dejamos de lado este apartado, podemos decir que estamos ante un juego decente, pero la experiencia general no resulta ser realmente buena, al menos en la versión de Nintendo Switch.

Podemos estar de suerte ya que este problema puede ser arreglado perfectamente con una actualización posterior al lanzamiento. En cuanto arreglen este problema este es un título muy recomendable para aquellas personas que amen este tipo de videojuegos.

Monster Crown

Puntuación Final - 5.5

5.5

Correcto

Estamos ante un juego que podría ser divertido si funcionara de manera correcta en Nintendo Switch. Si dejamos de lado esto, estamos ante un título totalmente disfrutable, especialmente para los amantes de esta clase de juegos.

User Rating: Be the first one !

Aarón Márquez

Desarrollador aspirante y videojugador empedernido. Me encanta compartir mi opinión sobre los juegos a los que dedico mi tiempo.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X