AnálisisSwitch

Mighty Goose – Análisis Switch

El poder del Honk

A veces, simplemente hacer un buen juego no es suficiente. Necesitas un plus, un algo que te haga destacar sobre los demás y así atraer la atención de la gente. Esto no siempre trae buenos resultados, ya que cuando hablamos de competitividad el listón está, si no demasiado alto, demasiado copado de juegos.

En este caso con Mighty Goose, estamos ante el más claro ejemplo de lo antes expuesto. Un juego muy bien hecho, con un gran gusto y diseño que utiliza a la oca como enseña para hacer un buen juego, algo llamativo y superior.

En esta clase de juegos la trama es meramente funcional y la ambientación una herramienta para el propio sistema de juego y sus enemigos. En el caso de Mighty Goose nos ponemos en el pellejo de una oca cazarrecompensas que tiene como misión pararle los pies al malvado Void; una trama la mar de simple con apenas desarrollo que no tiene mayor pretensión que justificar al juego y darle contexto.

Los tutoriales de Mighty Goose
El juego es bastante escueto, pero usa ciertos momentos para darnos consejos.

Este tipo de argumento, aunque pueda parecer pobre en términos generales, se ajusta muy bien a las necesidades del propio juego y a su forma de ser consumido. Por lo tanto y en concordancia, tenemos una narrativa muy diluida y difusa, la cual nos va contando cosas muy de tanto en tanto, siempre con la intención de darle importancia al gameplay, por encima de ésta.

El tiempo que podemos dedicarle a Mighty Goose no es ningún problema, ya que como mucho tendremos las propias fases como marcos de tiempo mínimo, teniendo como finalidad principal el superarlas. Esto nos permite disfrutar de este juego en las cantidades que veamos necesarias y, por lo tanto, volver a él siempre que queramos, sin ninguna limitación importante. Un punto muy a favor de un juego muy divertido en cuanto a ambientación, y adictivo en cuanto al gameplay.

La estrella de Mighty Goose, más que su intrépida oca, es sin duda su sistema de juego. Estas mecánicas que nos recuerdan tanto a viejas glorias como Metal Slug, son sin duda un cúmulo demuy buenas decisiones muy bien tomadas.

El estilo de este juego podría catalogarse como run’n gun, un término poco conocido pero que básicamente explica a la perfección la mecánica principal del juego. Debemos disparar sin parar de movernos mientras decenas de enemigos vienen hacia nosotros de todas direcciones. Un estilo de gameplay que, aunque a simple vista pueda parecer caótico y sin sentido, requiere de buenos reflejos y capacidad de adaptación, aunque de todas formas y para facilitarnos la tarea contaremos con un ataque especial que se va cargando y con el cual conseguiremos esa ventaja que nos ayudará a pasar los momentos más difíciles.

Durante cada partida iremos consiguiendo una serie de power ups que nos darán diferentes capacidades de disparo con distintas potencias y rangos. Al igual que títulos de cariz similar, la mayoría de las veces estas mejoras se consiguen de manera aleatoria, lo cual genera una sensación de variedad que hace que no todas las partidas sean iguales. Aunque en el caso de Mighty Goose, también podemos conseguir estas mejoras a través de una tienda, en la cual podemos intercambiar las monedas que conseguimos durante la propia partida.

Tendremos unos compañeros que generan dichas mejoras y en general nos ayudan, un elemento muy importante que podrá ser controlado por un segundo jugador. Además contaremos con ciertos ataques especiales que se pueden conseguir con «electricidad» y que cambiarán en parte nuestra experiencia en las diferentes fases; una experiencia que sin duda se verá aumentada cuando nos pasemos el juego y accedamos al modo espejo, pudiendo repetir los niveles con diferencias lógicamente.

Los compañeros en Mighty Goose
Los compañeros son más que necesarios para conseguir la victoria.

En la propia tienda durante el juego también podremos encontrar vehículos, para facilitarnos la tarea. Otorgándonos unas dinámicas algo distintas que, si bien nos hacen más rápidos y fuertes, nos dificultan la coordinación del salto. Aun así son muy útiles a la hora de enfrentarnos a los jefes, los cuales sin duda representan el punto más complejo del juego. En gran medida, debido a lo complicado de coordinarse, aprendiendo sus patrones y actuando en consecuencia.

El apartado artístico de Mighty Goose es extremadamente adecuado para su estilo de juego. Un píxel bastante vistoso y bien definido, que nos permite adaptarnos a su trepidante sistema de juego y unos diseños vistosos y divertidos que lo hacen una obra muy agradable de ver.

El poder de oca está omnipresente, ya que en ciertos momentos de frenesí aparecerá casi en primer plano una imagen de nuestra protagonista. Un efecto que, si bien no aporta demasiado al juego, es gracioso y llamativo. Pero para graciosa y llamativa nuestra capacidad para hacer honk, algo completamente innecesario e inútil, que le da ese toque especial de personalidad al juego. Todo junto a una BSO que pese a no ser lo mejor del juego, cumple su papel extraordinariamente.

Los jefes en Mighty Goose
La dificultad de los jefes es un poco irregular, pero son muy divertidos.

El conjunto de la fuerza visual de Mighty Goose es el típico que nos hace fijarnos en un juego pese a no ser nada extraordinariamente espectacular. Cada decisión tomada a este respecto crea detalles llamativos y le dan al juego un empaque bastante interesante.

Mighty Goose no es un juego perfecto o de 10, es un juego bastante normal basado en un sistema muy conocido. Pero la clave de que mi valoración sea tan positiva es que lo que hace, lo hace bien. Sabe darte mucha diversión a cambio de muy poco, siendo un desafío bastante interesante y entretenido de completar. Y puede que esto último sea la guinda de todo el pastel, el cómo es capaz de hacer que estemos horas con él, pese a no salir siempre las cosas como queremos. Cómo nos anima a seguir y a seguir, haciendo que incluso en los momentos en los que no podamos derrotar a un jefe, realmente nos divirtamos.

Un buen juego no solo a tener en cuenta por su buen hacer, sino por su buen parecer. La magia de sentirnos atraídos por una oca espacial con exoesqueleto y sus amigos animales antropomorfos, que nos harán reír y disfrutar a partes iguales.

Mighty Goose

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Mighty Goose es un buen juego no solo a tener en cuenta por su buen hacer, sino por su buen parecer. Un estupendo exponente del género run'n gun que da mucho y pide muy poco.

User Rating: Be the first one !

Francisco Jose Moreno

Gran Fan del Zelda, Final Fantasy, Metal Gear y largo numero de Etc. Lo mío son los juegos que me divierten simplemente o los que me llegan a la patata. No creo que nadie pueda sentar cátedra en opinar sobre videojuegos.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X