AnálisisPC

Metal: Hellsinger – Análisis PC

Cañonazos y cortes al ritmo de heavy metal

Después de cada sesión de Metal: Hellsinger me costaba tomar mucho tomar notas de cara al análisis. En mi cabeza solo retumbaban los ecos del último nivel que jugara. Era presa de su propio ritmo. Hasta me nublaba el juicio de lo gratificante que se siente cada partida en ratón y teclado. Debía dejar la mente en blanco para aclarar un poco las ideas. O, dicho con jerga académica, me engorilaba, y eso que no soy un fanático del heavy metal. Así de potente me resulta el shooter rítmico y en primera persona de The Outsiders, Two Feathers Studio y Funcom.

No es el primero en su propuesta, por ahí están BPM: Bullets Per Minute o AUDICA: Rhythm Shooter, pero a cambio tiene un mimo tan enternecedor por su banda sonora como lo tendría un metalero a su colección de Black Sabbath. Una obra sincera y honesta cuyo mayor defecto debe ser que se termina muy pronto, a no ser que vayas a por las mejores posiciones del ranking mundial.

Poetry of Cinder, de Two Feathers Studio, feat James Dorton

Me temía lo peor al pillar la clave de este juego, pero incluso alguien con el ritmo en el ojete como yo puede disfrutar. Metal: Hellsinger te muestra el camino sin llevarte directamente de la mano, pero se nota que no exige la perfección al jugador, al menos en el nivel Cabra, el intermedio. Deja bastante manga ancha tanto con las hitbox de los ataques como con la precisión de golpe de ritmo. Igual esto no es precisamente un aliciente para los más competitivos, que aun así hay un récord con las mejores puntuaciones de usuario, pero es que casa demasiado bien en la historia. ¡Por algo somos el terror de los infiernos!

Hablando de historia, esta va de una demonio muy especial a la que llaman la Extraña (en sentido de desconocida), una implacable guerrera que busca recuperar su voz. Con la ayuda de Paz, calavera a la vez arma y a la vez el narrador de un precioso acento sureño, dará caza a la Inquisidora Roja, la gobernante del Infierno que le arrebató su capacidad de hablar y cantar. The Outsiders recrea un buen puñado de conceptos de la demonología, como los reyes de Ars Goetia o sitios mencionados en la mitología bíblica. Y con esto y un bizcocho, tenemos excusa para repartir gore a todos los secuaces de la regente.

Paz
Paz también es nuestra mejor herramientas para mantener el multiplicador de ritmo cuando no luchamos.

En el juego principal tendremos ochos niveles, cada uno con una canción de heavy metal exclusiva gracias Two Feathers Studio y unos invitados de lujo. Un detalle que me encantó: el selector de niveles parecen carátulas de discos de los 80 y tiene muestras de canción con una distorsión como la que hace una púa cuando reproduce un vinilo.

Está bien eso de matar demonios y ya, ahí está Doom, pero la mejor recompensa (o adicción) que nos ofrece Metal: Hellsinger es su música. A medida que logremos una mejor actuación, el indicador de furia se irá llenando, pasando de x1 a x2, x4, x8 y finalmente x16. En cada salto, la canción dedicada a ese nivel irá aumentando en intensidad, en instrumentos distinguibles, y si llegamos a x16 surfeamos en la cresta de la ola, oyendo a los y las cantantes. Sabiendo que tenemos a vocales tan potentes como Serj Tankian (System of a Down), Björn “Speed” Strid (Soilwork), Alissa White-Gluz (Arch Enemy) o Matt Heafy (Trivium) entre otros tantos pros, vale la pena el esfuerzo. Los compositores suecos Elvira Björkman y Nicklas Hjertberg ponen sobre la mesa unas canciones de black y power metal a nivel profesional.

Si Devil May Cry V ya demostró la eficacia de la música adaptativa en relación al buen desempeño, y este shooter aplica la teoría en primer plano. Te mete de lleno en las peleas, te motiva, te dejas llevar por los latidos de la banda sonora. Y lo mejor de todo, sin llegar a ser muy caótico. Las salas de combate son sencillas, más bien abiertas pero con suficientes coberturas, funcionando por las clásicas oleadas de enemigos.

Aunque también tiene sus flaquezas cuando me pongo a pensarlo con la mente en frío. Por ejemplo, las Apariciones de la Inquisidora, jefes finales de cada zona, comparten diseños similares y sus desafíos no son tan entretenidos como las peleas que dan los demonios normales. O también que no importe mucho cuál de las hasta seis armas llevemos, quitando gracia a que haya sinergias o enemigos más débiles a un tipo de ataque que otro (excepto quizás uno solo).

Aparición de la Inquisidora en Metal: Hellsinger
El mayor aporte de los jefes son una suerte de bullet hell que, con la cámara en primera persona, cuesta seguir el ritmo

Al final creo que estaba sin palabras para el análisis porque Metal: Hellsinger se vende tan bien que es complicado, que no imposible, añadir algo más. Diría que tiene los componentes mínimos del subgénero de FPS rítmico, con ocho niveles cortos, escalables, bien pulidos, y que invitan a rejugarlos cambiando de armas y de Sigilos. En lugar de tratar de meter elementos innecesarios, prefiere antes un gameplay con herramientas justas para hacernos sentir poderosos, logrando una auténtica experiencia ‘headbanging. Una experiencia que, en los momentos en que el ritmo de la canción y jugador sois uno, es una descarga de dopamina que tarda en borrarse incluso después de salir del juego.

Si eres de los que aprecia la banda sonora de un videojuego, y sobre todo un amante del heavy metal, te vas a sentir como un Borbón en la Casa Real. Metal: Hellsinger es intensísimo, pero solo dura unas dos, quizás tres horas yendo a cholón, el doble para quien se decante a hacer todos los Tormentos, unas pruebas extra para conseguir mejoras. Es algo que pensarse bien considerando su precio en Steam por 29,99€.

Metal: Hellsinger

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Una aventura intensa y corta en el inframundo, con combates de ritmo con suficientes herramientas para sentirte poderoso sin que deje de ser divertidísimo reventar demonios, y elevado a la enésima potencia con una magistral banda sonora de heavy metal para sentidor los latidos de cada batalla incluso después de salir del juego.

User Rating: Be the first one !

Daniel "Fullbull" Rubio

No me pidas mucho para los textos, que solo hice el bachiller de ciencias. En esta vida me gustan tres cosas: cerebro, videojuegos y carlinos.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X