AnálisisSwitch

Mario Strikers: Battle League Football – Análisis Switch

Mario balompié 3, pachangas en línea y promesas que cumplir

Era difícil no contagiarse, aunque fuera un poco, de las ganas de probar Mario Strikers: Battle League Football. Sin darnos cuenta nos autogeneramos muchas expectativas, pero después de 15 años desde la última entrega no sería raro. Yo mismo disfruté como un gorrino del maravilloso Mario Strikers: Charged Football para Wii, jugando con amigos en local y forzándome a comprar un adaptador para jugar partidos online con Ethernet.

Después de haber estado probando la tercera entrega de Strikers, tengo una lucha interna las pocas cosas que hace muy bien y la mayor cantidad de cosas que no hace tan bien, que no mal. Es curioso porque creo que cumple con creces su intención de divertirse, preferentemente en compañía, con una jugabilidad arcade y actualizada; pero al mismo tiempo, se define más por aquellas cosas de las que carece que por las que ya tiene.

Desde el minuto uno de partido, Mario Strikers: Battle League Football demuestra la profundidad de su juego. Su rollo será de arcade para echarse una risas, pero eso no quita que para aprender bien las bases, haya que pasar por unos preámbulos. Preámbulos llamados Futbot.

Esta tercera parte es la que más ajustes hace a nivel jugable, retirando algunas características que hacían únicos a cada personaje, y poniendo muchas otras comunes a todo el plantel. De este modo, pierde algo de heterogeneidad ya que todos hacen los mismos movimientos, pero a cambio permite que las estrategias de juego dependan mucho más de los jugadores, de su habilidad en el campo, uso de objetos y de los equipamientos elegidos. Este último elemento es uno de los grandes añadidos y sirven para personalizar a cada uno de los (solo) 10 futbolistas por separado, y abriéndose a que podamos adaptar un estilo distinto conforme nos dé en gana. Se sabe que llegarán otros 10 personajes más, pero… muy posiblemente en DLCs de pago. ¿Dónde quedaron los personajes desbloqueables? ¿Solo en Smash Bros?

Equipamiento de Mario en Mario Strikers: Battle League
Cada personaje tendrá unas estadísticas base, pero que podremos moldear un poco como queramos con cuatro tipos de accesorios

De lo que más me alegro es a nivel visual sigue siendo una maravilla. Incluso en el modo portátil de la Switch, Mario Strikers: Battle League Football se sigue viendo de alucine, sacando un rendimiento muy bueno (solo un par de tirones en cinemáticas). La gente de Nintendo sabe sacarle todo el jugo a su consola, haciendo de este juego uno de los que, sin duda, mejor se ve y se mueve de todo su catálogo. Adoro las animaciones cartoon de cada personaje, tanto cinemáticas, como in-game. Son los detalles de ver cómo se le agranda el pie a Mario, la cabeza a Toad o la panza a Wario para denotar que chuta con mala uva. Si a nivel de diseño hubieran remarcado más ese tono graffitero y badass del arte promocional en el propio juego, en lugar de relegarlo solo a los hipertrallazos, visualmente sería una delicia.

Hipertrallazo de Yoshi
Hipertrallazo de Donkey Kong

Los hipertrallazos cuentan x2 y solo se pueden lanzar reuniendo dos requisitos: hacerse con una bola de energía y tener tiempo suficiente para cargar el disparo antes de que te entren de muy mala gana

Por supuesto el párrafo anterior es si miramos el lado más serio, porque por mucho que tengamos el dream team, nada nos salva de un rival al que le ha tocado una estrella y tiene el hipertrallazo listo. El césped se vuelve un escenario caótico cuanto más se acerca el fin del partido (con duración de cuatro minutos por defecto). Prácticamente todos los juegos de Super Mario en X deporte saben poner sobre la mesa una experiencia family friendly, frenética, divertida y que entra por los ojos, pero sin caer en mecánicas simplistas. Los partidos rápidos, sea en local o en línea, en solitario o acompañado, con o sin ítems, siempre serán un aliciente para volver a visitar el campeonato galáctico de Strikers en un día aburrido.

El otro aliciente recae en el Club Strikers. Una idea genial en la que se puede crear un club de futbol de hasta 20 integrantes, con los que poder jugar más fácilmente en línea y poder escalar en clasificatorias ganando puntos. De hecho el pasado 20 de junio arrancaba la primera temporada, y pinta a ser un agujero negro de horas de diversión sin pretexto. O de rompeamistades al más puro estilo Mario Party para desatar los piques internos.

El único apunte negativo que le veo es que no se pueden realizar partidos de cuatro conocidos contra otro equipo de cuatro: La posibilidad existe, pero que no tarde, porque si lo bueno de Mario Strikers: Battle League Football es su caos concentrado en el terreno de juego, no me quiero imaginar qué pasaría si metemos más gente dentro.

El campo es muy pequeño para el poder destructivo del esférico. Luego que si Oliver y Benji o que si Inazuma Eleven…

Personalmente esperaba con ganas Battle League Football, sobre todo por recordar mis tiempos en Charged Football, el título anterior de Wii. Pero tras tenerlo en mis manos estos últimos días, hay unos cuantos detalles que no podría pasar por alto, especialmente su falta de contenido, anunciado para un futuro todavía por fijar. Sin embargo, este crítica no debe recaer solo aquí: ya nos ha pasado en los últimos años con Mario Tennis Aces o Mario Golf: Super Rush. Aunque el caso más fragante son las ya innumerables actualizaciones gratuitas de Animal Crossing: New Horizons.

Son estas ansias de sacar el juego quitando algunos de sus elementos (personajes, escenarios, skins, equipamientos, etc.) para incluirlos en el futuro. ¿Por qué? No sé si por mantener más tiempo la relevancia de sus obras, o es que así es como entiende Nintendo que funcionan los juegos como servicio.

Como analista, debo juzgar el contenido presente, no las promesas de Nintendo, que por otra parte estoy convencido que van a cumplir. No me parece justo, ni para los desarrolladores ni para los jugadores, pero así están las cosas de momento. Ahora mismo, Mario Strikers: Battle League Football necesita un modo historia de verdad en lugar de 10 copas; más modos de juego que partidos ajustables por tiempo o si hay o no items; más personajes con los que montar un cuatro ideal; más de cinco escenarios y que sean interactivos en lugar de una skin; más variedad de items y equipamiento… Necesita bastante más opciones para ser un juego de 60 €.

Celebración de Wario
El equipo capitaneado por Waluigi gana una copa

La equipación del equipo NaviGames, de rojo plano y blanco, como debe ser

Aunque en el anterior punto haya sacado todo lo malo a relucir, también quiero dejar muy claro algo, y es que Mario Strikers: Battle League Football sigue siendo disfrutón. Un juego de deportes tipo arcade que va fluido en Switch, con animaciones fantásticas, gráficos muy buenos, y que guarda personalidad para con sus personajes en las cinemáticas. Y aunque parezca raro siendo un título arcade, noté una gran mejoría de cara a su jugabildiad, en el sentido que ahora la habilidad del jugador, y cada una de las cinco estadísticas de Fuerza, Tiro, Técnica, Pase y Velocidad, son factores que tener en cuenta. Sigue siendo un juego bastante casual, pero lo equilibra perfectamente con una dosis de profundidad para la gente competitiva. Sin pasarse de la raya una sobre la otra. Sin embargo, hasta que no vayan actualizando con más contenido gratuito, puedes cansarte del juego después de cuatro tardes.

Mario Strikers: Battle League Football

Puntuación Final - 7.5

7.5

Recomendado

Un divertidísimo arcade de futbol con amigos, entretenido en multijugador en línea y normalito de jugar contra la máquina. Quitando su falta de contenido, dispone de las suficientes herramientas para crear estilos de juego diversos, estrategia y la habilidad suficiente de hacer jugadas perfectas. Cada gol cuenta.

User Rating: Be the first one !

Daniel "Fullbull" Rubio

No me pidas mucho para los textos, que solo hice el bachiller de ciencias. En esta vida me gustan tres cosas: cerebro, videojuegos y carlinos.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X