AnálisisSwitch

Maneater – Análisis Switch

Un RPG muy particular

Todos alguna vez en nuestra vida hemos temido a los tiburones. Criaturas con enormes mandíbulas que pueden matarnos en cuestión de segundos. También es cierto que el cine no nos ha puesto nada fácil amar a estos animales, gracias la producción de películas que los ponían como villanos a vencer. Maneater aprovecha este clásico miedo que tiene el ser humano a los tiburones para hacernos encarnar a este depredador.

En otras palabras, en esta ocasión nosotros encarnamos al villano. Será nuestra misión devorar la mayor cantidad de humanos y otros animales para crecer, y hacernos cada vez más fuertes. Esto se une a la incorporación de mecánicas RPG y un mundo abierto, y ya hemos definido a este título. A continuación averiguaremos si esta ha sido la idea del año, o bien hubiera sido mejor desecharla.

En la mayoría de títulos nuestro papel será el del héroe, ya sea una persona común y corriente que debe aventurarse en una epopeya, o un justiciero hecho y derecho. Es cierto que ya hemos podido disfrutar de videojuegos en los que encarnamos al villano, pero esto no es lo más común. Por esta razón encontrar un videojuego en el que nuestra misión no sea salvar a alguien (o algo por el estilo) resulta bastante agradable.

Es cierto que se puede argumentar que el tiburón que nosotros encarnamos no es ningún villano, simplemente intenta sobrevivir. Aunque como seres humanos entra dentro de nuestra naturaleza tildar de malévolo a cualquier ser que amenaza la existencia de nuestra especie, razón por la cual los tiburones son tildados de villanos en muchas películas.

La historia es simple, sí, pero esconde cierto trasfondo que es muy fácil dejar de lado. Encarnamos a un tiburón que debe atacar para evolucionar, y así no morir a manos de otros depredadores. Esto nos da una perspectiva diametralmente opuesta a las que nos dan películas como la misma Tiburón. Posiblemente esté buscándole tres pies al gato, pero después de mucho pensarlo llegué a esta conclusión.

El argumento de Maneater
El argumento se centrará en sobrevivir y eliminar a ciertos objetivos

En la actualidad muchos títulos intentan incluir mecánicas RPG innecesarias, o por el contrario mal implementadas. Este era uno de mis miedos a la hora de jugar Maneater, que estas mecánicas estuvieran simplemente para decir que es un juego de este género, porque así vende más. Desde ya os digo que no es así en lo absoluto.

Es cierto que estas mecánicas no son muy complejas, pero son muy resultonas. Consiguen lo más difícil, y a la vez lo más importante: divertir al jugador. Sientes como avanza tu personaje a la vez que subes de nivel, y resulta increíblemente divertido pasearte por su mundo abierto comiendo peces (o humanos) para así acumular puntos de experiencia.

La progresión en Maneater
A pesar de su poca complejidad las mecánicas RPG funcionan muy bien

Mi única queja en este aspecto es lo lento que se sube de nivel. Al principio subirás excesivamente rápido (algo que por otro lado es normal en el género), pero llega un punto en el subir un solo nivel es una tarea titánica. Esto no sería un problema si los niveles de los enemigos en las zonas no fueran tan elevados, pero es que algunas veces tienes que farmear gran cantidad de tiempo para poder avanzar de zona. Esto rompe completamente con la diversión de la que hablaba anteriormente, y da la sensación que está hecho para alargar de manera artificial un título que no lo necesita.

Normalmente cuando escucho que un título tendrá un mundo abierto me echo a temblar. Esto es ocasionado porque no sería la primera vez en la que los desarrolladores incluyen esta característica de manera innecesaria, arruinando el juego. Sin embargo, en este caso sentí que era natural.

Encarnas a un tiburón, un ser que vive en el agua, ya sea dulce o salada, por lo que es natural que recorra grandes distancias. Pero, y a pesar de que era lo natural, había muchas maneras de echarlo a perder, pero en este caso no lo hicieron.

El mundo se podía sentir muy vacío fácilmente (especialmente tratándose de este tipo de mundo), pero no se siente así en ningún momento. Siempre tienes zonas que explorar, lugares «turísticos» que visitar, enemigos de nivel alto con los que enfrentarte. Además de esto el mapa esta dividido en varias zonas, que se unen entre sí, pero cada una se siente diferente en cierta manera.

Este puedo decir, sin temor a equivocarme, que es el apartado al que más miedo le tenía. Un nivel acuático tan grande que puede llegar a formar un juego completo, todo podía salir mal pensé. Ahora después de haberlo jugado por bastante tiempo puedo decir que estaba equivocado, y no lo estaba al mismo tiempo.

Me quito rápido la espinita: sí, es de los mejores juegos centrados en niveles acuáticos que he jugado. Se siente muy divertido nadar por todo el mapa con tu tiburón. Incluso saltar fuera del agua para atacar a bañistas despistados resulta divertido, pero la jugabilidad tiene sus problemas.

El mayor problema dentro de ésta lo encuentro en los enfrentamientos contra jefes y minijefes. Me explico, durante nuestra aventura nos enfrentaremos a numerosos minijefes, y a algún jefe suelto. Las mecánicas de combates son diferentes entre ellos, pero tienen un error común, que es la cámara.

Estos enfrentamientos son tremendamente frenéticos, y tu enemigo siempre estará dando vueltas alrededor tuya (en la mayoría de los casos), y la cámara no ayuda en nada. En ciertos combates te verás abocado a una muerte segura simplemente porque no sabes donde está el enemigo. Esto se podría haber arreglado simplemente añadido el marcaje de personajes, aunque hecho de manera correcta, recordemos a los Souls y su cámara, y eso que tienen sistema de marcaje.

Los combates en Maneater
La mayoría de enfrentamientos resultan caóticos en exceso

Más allá de este problema puntual (que se vuelve insoportable en ciertos combates), la jugabilidad es muy divertida. No es la más compleja, ni la que más vuela la cabeza del jugador, pero sí resulta extremadamente divertido, y eso es lo importante.

La Nintendo Switch no es una consola precisamente potente. Por esta razón es natural estar preocupado de cómo correrá este título (o cualquier otro) en al consola híbrida de Nintendo. Desde ya os digo que funciona de maravilla.

Está claro que en las consolas de nueva generación de Sony o de Microsoft se verá mucho mejor, o incluso se jugará mucho mejor. Pero esto no deja de lado que este es un port más que digno para una consola que no está precisamente acostumbrada a esto.

En cuanto a gráficos podemos decir que son correctos, pero en cuanto al apartado técnico diría que es inmejorable. Sin bajadas de frames ni bugs es uno de los títulos que mejor resuelven este apartado que me he encontrado en la consola (dejando de lado a los first party).

Maneater es un gran título, que abarca realmente poco, pero todo lo hace muy bien. Su objetivo es divertir al jugador, y esto lo hace de maravilla, gracias principalmente a la simpleza en su planteamiento y ejecución.

Gracias a todo esto, y a un port muy bien realizado se ha convertido en uno de mis imprescindibles para esta consola. El poder devorar a humanos, o enfrentarte a feroces caimanes desde la comodidad de tu cama no tiene precio. Bueno, sí tiene precio, 39.99€ en la Nintendo eShop, que puede parecer elevado para lo que es, pero no hay que dejar de lado la gran cantidad de horas que nos ofrece este título.

Maneater

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Maneater resulta ser un gran título. Simple en todos sus aspectos, pero muy bien ejecutado. Nos dará gran cantidad de horas de diversión sin pedir mucho del jugador.

User Rating: Be the first one !

Aarón Márquez

Desarrollador aspirante y videojugador empedernido. Me encanta compartir mi opinión sobre los juegos a los que dedico mi tiempo.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X