AnálisisSwitch

Kowloon High-School Chronicle – Análisis Switch

Estudiantes y mazmorras

Los videojuegos en sí son experiencias interactivas, ya que a través de un mando o periférico interactuamos con un elemento visual que, por norma general, nos pone a prueba de diferentes formas. Esto lleva a que el mundo de los videojuegos sea muy amplio, de tal manera que podamos vivir un sin fin de aventuras de formas completamente distintas.

Dentro de todas las posibilidades que podemos elegir, lo más normal es que estas vengan dadas como el resultado de juntar distintos géneros, algo que le da mucha vida al medio. En este caso con Kowloon High-School Chronicle nos encontramos ante una visual-novel con dungeon crawler, un concepto bastante interesante, que da como resultado un juego muy peculiar.

La narración de Kowloon High-School Chronicle
Como en los mejores animes, el juego aprovechará para explorar diferentes conceptos y así darle más profundidad a los personajes.

El pilar central de Kowloon High-School Chronicle es su historia, lógicamente, ya que gran parte del tiempo estaremos hablando con otros personajes, tomando decisiones y relacionándonos más o menos con la vida estudiantil, con situaciones donde nuestras decisiones marcarán parcialmente los acontecimientos futuros o nuestra relación con los distintos protagonistas. El concepto de la trama en sí es algo extraño, pero muy familiar para los amantes de los animes. Encarnamos a un buscador de tesoros de la Sociedad Roseta que se ve envuelto en la búsqueda de unos misteriosos artefactos. Esta aventura le llevará a infiltrarse como alumno de un instituto que esconde unas antiguas ruinas y un gran secreto.

Los personajes de Kowloon High-School Chronicle
A lo largo del camino conoceremos a muchos personajes, algunos nos ayudarán con información y otros en el propio combate.

En cuanto a su narrativa podríamos decir que esta es episódica, porque literalmente el juego está dividido en episodios con su opening y ending, algo que se aprecia como una excentricidad, pero que ensalza la personalidad del propio juego y lo hace profundamente simpático. Además, está plagado de referencias a películas y series de anime, como por ejemplo Cowboy Bebop, Lupin III o Indiana Jones, lo cual aumenta el carisma de esta extraña obra, convirtiéndola en una experiencia de juego muy cercana y agradable.

La forma que tiene este juego de abrirse a nosotros y su trama forman un conjunto bastante interesante, que hace de él un título muy a tener en cuenta. No lo aparenta a simple vista, pero sabe convencer según lo juegas, ya que está plagado de opciones y situaciones. En todo caso la única pega es que está en inglés y a la larga se puede hacer un poco cargante; ahí ya depende del nivel de cada uno con este idioma y la tolerancia al mismo.

Las visual-novels suelen hacer las veces de novelas interactivas. Se basan en contar una historia en primera persona y, a modo de «elige tu propia aventura», van poniendo delante de nosotros ciertas opciones para «elegir» nuestro propio final. Es una mecánica sencilla, pero que tiene muy buen resultado en algunos títulos y, aunque este tipo de juegos suelen ser más famosos en sitios como Japón, cada vez tienen más seguidores por estos lares.

En el caso de Kowloon High-School Chronicle tenemos además la mecánica de exploración de mazmorras, la auténtica esencia de este juego. Este combo extraño pero eficaz sabe intercalarse mutuamente haciendo que ambas partes sean extensas y muy poco pesadas en términos generales. Aunque claro está, su eficiencia general no puede estar por encima de sus propias limitaciones y acaba creando una sensación extraña, en la que estaremos esperando algo del juego que no nos va a dar.

Los combates de Kowloon High-School Chronicle
El combate al principio es un poco extraño, pero según pasen las horas nos acostumbraremos.

La parte narrativa es lo que es y, salvo la toma de decisiones y la selección de lugares donde ir, no tiene mucho más misterio. En todo caso con algunas decisiones tenemos una rueda de respuestas que se basa en seleccionar la intencionalidad de la respuesta y no la respuesta en sí, algo que podría parecer buena idea, pero que no acaba de estar bien ejecutada.

Primero porque las propias palabras que aparecen la rueda no se ven bien, seguramente debido a que originalmente estarían en kanji y con la traducción han hecho lo que han podido (al menos es la única excusa que se me ocurre al respecto). Y segundo porque no es una forma clara de saber qué estamos respondiendo y nos dará la continua sensación de que no controlamos realmente las respuestas. Aun así, como la historia que se nos cuenta tiene tintes interesantes y los personajes son graciosos, esta parte se hace muy llevadera aún sin controlar demasiado el rumbo.

En cuanto al «mazmorreo», aquí entramos en una dinámica diferente. Con una vista en primera persona y avanzando por casillas al estilo de los antiguos Might and Magic, vamos avanzando por diferentes salas con pruebas de saltos y puzles. Todo con un estilo muy egipcio que, aunque no encaja mucho con un instituto japonés, acaba siendo más o menos coherente, al menos a nuestra percepción. El concepto es más o menos el de un RPG con niveles, armas y diferentes elementos de combate, como fusiles, machetes, granadas, etc. Además, podremos hacernos con material escolar y de diferente índole, aunque éste irá más encarado a la parte más prosaica y estudiantil. Como buen juego de rol iremos encontrando diferentes enemigos contra los que tendremos que combatir, con un sistema de combate algo extraño en el cual con las armas de fuego nos tocará apuntar. En general nos serviremos de una serie de mecánicas sencillas y conocidas, pero en algunos casos ejecutadas de manera bastante peculiar, algo que lejos de estropear la experiencia de juego o mejorarla, la hace simplemente distinta a las demás.

Kowloon High-School Chronicle tiene muchas opciones y secretos que no siempre llegaremos a ver, pero además de toda la información que nos brinda (que es mucha) tiene una de las cosas más curiosas que he visto yo en un videojuego, y es nada más y nada menos que otro videojuego en su interior. Rockford Adventure es un videojuego de estilo similar pero con paleta de color de 16 bits y batallas por turnos, otra excentricidad la mar de curiosa, que como juego independiente es muy interesante y como detalle sumado al resto es un muy buen punto.

El otro videojuego dentro de Kowloon High-School Chronicle
Es paradójico como este mini juego en algunos puntos llega a ser mejor que la aventura principal.

El estilo anime en los juegos es una herramienta más que conocida y utilizada, suele ser bastante efectiva y en términos generales queda bien. En Kowloon High-School Chronicle evidentemente tenemos este estilo por bandera, aunque de una manera algo «artesanal». El estilo y diseño de los personajes es bastante acertado y al mismo tiempo algo anticuado. O más que anticuado podríamos decir que old-school y sin ser tan moe o de ojos grandes como se lleva tanto ahora, aunque el toque interesante está en ciertos personajes y su excentricidad o su toque macabro. Además de la tipográfica que a veces intenta imitar a lo Indiana Jones, un toque no muy relevante pero curioso.

La banda sonora como tal denota que estamos ante un juego de presupuesto humilde. No solo por no ser muy variada, sino por el tipo que sonidos midi que contiene, los cuales no dejan de cumplir una función práctica a la hora de complementar el propio juego. Aun así, tiene algunos detalles curiosos y su tema principal, al recordar a algunos animes que ya he mencionado antes, acaba resultando simpático.

En general el apartado artístico de Kowloon High-School Chronicle no es nada del otro mundo, e incluso podría decirse que es un poco pobre en algunos sentidos, pero encaja muy bien con lo que el juego pretende y a la larga nos crea una sensación de aceptación bastante buena.

La sensación final de Kowloon High-School Chronicle es bastante positiva; si bien no es un juego especialmente destacable, es una aventura muy digna y divertida, que en todo caso habría sido mejor si estuviera en castellano. De todas formas, tiene un inglés bastante sencillo y como forma de practicarlo y mejorarlo, si bien no es la mejor opción, es útil.

En definitiva, Kowloon High-School Chronicle es un juego interesante y diferente, que puede aportarnos mucho como jugadores y que merece la pena probar. Sin ser ni una obra maestra ni un desastre, sabe posicionarse como propuesta a tener en cuenta, sobre todo si nos gustan las visual-novel y el anime.

Kowloon High-School Chronicle

Puntuación Final - 7.5

7.5

Recomendado

Un juego interesante y diferente, que puede aportarnos mucho como jugadores y que merece pena probar gracias a su original mezcla de visual-novel con dungeon crawler.

User Rating: Be the first one !

Francisco Jose Moreno

Gran Fan del Zelda, Final Fantasy, Metal Gear y largo numero de Etc. Lo mío son los juegos que me divierten simplemente o los que me llegan a la patata. No creo que nadie pueda sentar cátedra en opinar sobre videojuegos.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X