AnálisisPS5

Jett: The Far Shore – Análisis PS5

Un viaje espacial único y singular

Posiblemente, Jett: The Far Shore sea uno de los juegos más curiosos y únicos que he jugado últimamente. La obra de Superbrothers, creadores de Superbrothers: Sword & Sworcery, y Pine Scented Software es algo que, sin duda, no dejará a nadie indiferente, tanto para bien como para mal. En mi caso, tengo que reconocer que, hasta que no me puse a escribir el análisis, no sabía si decantarme por un lado o por el otro. Espero que al final de este texto quede más o menos clara mi postura. Dicho esto, ya podemos entrar en materia.

Básicamente, Jett: The Far Shore es un juego de exploración en el que controlamos a Mei, una joven que ha sido elegida, entre otros, para colonizar un planeta desconocido, ya que el suyo y el de todos los demás habitantes está condenado a la desaparición (digamos que están sufriendo su propio cambio climático). Con esta premisa no demasiado novedosa, pero contundente e ideal para lo que nos espera, comenzamos una historia de ciencia ficción con ciertos toques religiosos, ya que a estos seres les mueve su fe y las bases científicas casi a partes iguales, en la que tendremos que averiguar a bordo de nuestra pequeña y rápida nave si ese extraño lugar es adecuado para la supervivencia de nuestra especie.

Realmente, tengo que decir que el juego empieza con una puesta en escena soberbia. Empezamos despidiéndonos de los padres de Mei y dejando todo lo que es su hogar atrás, entre miradas y canticos de despedida, para intentar que su especie prevalezca, pero en otro lugar y con la certeza de que esos exploradores que han sido seleccionados jamás volverán a ver a sus seres queridos, mientras ellos se consumen con el tiempo que le quede a su planeta. Sin duda, es un inicio potente y que te deja claro que, a partir de ahí, todo será nuevo. Pero también hay que mencionar que, a pesar de seguir manteniendo esa gran puesta en escena y de ciertos toques que coquetean con lo misterioso (incluso con un poco de terror basado en lo desconocido que hay en ese planeta lejano), no llega a profundizar demasiado en nada de lo que propone.

Aquí podemos ver el momento de la despedida con los padres de Mei y los demás habitantes de la aldea en la que vive nuestra protagonista.

Es una lástima, pero todo se toca de forma muy superficial. De hecho, cuando quiere abordar más elementos de su historia, es su propia narrativa la que hace que esto se quede en algo casi anecdótico. Y no se debe a que el idioma que hablan estos seres sea inventado; realmente eso está muy bien llevado, ya que las voces tienen un tono muy agradable. El problema, principalmente, es la elección de los momentos en los que te explica algunas circunstancias interesantes, ya sean del mundo o del objetivo que debemos cumplir, ya que muchas de estas ocasiones tienen lugar mientras estamos preocupados por otros menesteres, como volar para llegar a nuestro destino o evitar alguno de los peligros que nos iremos encontrando durante nuestra travesía. Entonces, se hace muy difícil prestar atención a todo a la vez.

Es verdad que el juego cuenta con algunos momentos que están para desarrollar mejor su historia, incluidas algunas situaciones bastante peliagudas y extrañas, pero se hace tanto hincapié en algunos diálogos que es complicado no perder el hilo. Estos momentos, en su gran mayoría, tienen lugar en nuestra base, en la que descansaremos después de intensas jornadas de exploración y de reconocimiento. Allí, con una perspectiva en primera persona y sintiendo los pasos de nuestra protagonista bastante firmes, podremos hablar con los demás exploradores e intentar conocer un poco más de cada uno de ellos (aunque la mayoría de estas charlas tienen como fin ponernos en contexto para el próximo objetivo), incluso llegarán a tener lugar algunas escenas de camaradería, y prepararnos para las siguientes misiones en el basto mundo que nos rodea. Todo esto está muy bien, realmente es hasta relajante, pero, como ya he mencionado, lo excesivo de algunas de sus conversaciones lastran bastante estos momentos. Y no es solo porque sea mucho texto, eso per se no es malo, pero muchas veces se usa un lenguaje tan poco evidente (algunas palabras son difíciles de identificar de primeras) que no ayuda a acabar de entrar en sintonía con esta historia.

Posiblemente, esta sea la escena que más hace por humanizar a estos personajes, y simplemente es por estar reunidos en una mesa mientras comen.

Si a nivel narrativo tiene su altibajos, en el resto de gameplay, aparte de las secciones que transcurren en nuestro refugio base, nos encontramos con una situación muy similar. Esta parte transcurre a bordo de nuestro jett, una aeronave perfecta para ir rápido y recopilar información de todo lo que nos rodea. De hecho, la mayor parte del tiempo que dura el juego lo pasaremos a los mandos del jett (aunque a veces podremos salir de ella y contemplar ciertos lugares en primera persona, y así ver la belleza que contienen de una forma distinta), junto a nuestro copiloto Isao. El manejo de esta aeronave es bastante agradable y divertido, ya que surcar los cielos o rozar el agua mientras vamos a toda velocidad siempre apetece, y si a eso le añades el hecho de hacer algunas maniobras e interactuar con ciertos lugares del planeta que reaccionan cuando saltamos encima de ellos, por ejemplo, se queda una experiencia la mar de atractiva.

Descubrir esas cosas, como las reacciones que propiciamos al saltar encima de algunas zonas, realmente dan mucho gusto y te hacen sentir que realmente hay un mundo vivo por descubrir. Y en parte es así: estaremos en un mundo super amplio con muchos rincones que desconocemos y con los que iremos averiguando que interacciones son las adecuadas para recibir algún estimulo visual o sensorial, incluso algunas de estas interacciones nos irán de perlas para poder refrigerar nuestra nave cuando los motores se sobrecalienten (o para superar ciertas misiones). Aquí entra la parte de cierta complejidad a la hora de manejar el jett, ya que tendremos que estar pendientes de no superar ciertos límites para no poner en riesgo nuestro vuelo. Esto le da más alicientes a nuestras exploraciones.

Nuestra primera toma de contacto con esta «tierra prometida» está cronometrada, por suerte luego tenemos un poquito más de libertad.

Unas investigaciones que solo se ven truncadas en los momentos en los que la nave tiene que ir despacio o estar completamente parada, ya que aquí los controles no son tan agradables ni disfrutones, sino más bien incómodos y entorpecen la exploración. Algo que se suele intensificar en los momentos de más tensión cuando nos enfrentamos a algún peligro (no siempre, muchas veces con huir ya nos sirve, y ahí todo va bien), ya que no contamos con mecánicas de combate como tal. Nuestra única alternativa es usar nuestras habilidades como pilotos y todos los recursos que podamos usar del entorno que nos ofrece el planeta. Y sí, puede ser una experiencia bastante gratificante, pero la mayoría de veces, como ya he dicho, sus controles tan toscos y torpes hacen que sea un tramite poco divertido.

Así que, al final, manejar el jett tiene sus cosas positivas y negativas, como todo el juego. Prefiero quedarme con todo lo bueno y todas las posibilidades que ofrece el jett, ya que cuando todo funciona como es debido es un placer que no he experimentado demasiado en otros juegos con naves (también es verdad que no soy un jugador habitual de títulos de este tipo), pero no voy a negar que se me ha atragantado más de una vez tener que lidiar con sus controles.

Es curioso ver como el juego te hace sentir minisculo ante todo lo que te rodea.

Cabe mencionar que nuestra aeronave cuenta con varios artilugios que favorecen la exploración y todos sus descubrimientos. Entre esos artefactos, nos encontramos con un radar para poder identificar la fauna y la flora que nos rodea y conocer sus características (también lo usaremos para localizar algunos objetivos), una linterna que nos ayudará a alumbrar lugares más oscuros, o ahuyentar a ciertos seres, y un gancho para poder agarrar ciertos objetos que nos servirán para interactuar con otros elementos o simplemente para transportar ciertos ítems de un punto a otro. Estos artilugios son fundamentales, pero no son los únicos, ya que también contamos con dos más (estos se van intercalando). Uno nos servirá para reparar nuestro jett cuando este tenga alguna avería, siempre que tengamos los recursos necesarios, y el otro para establecer algunos pequeños refugios estratégicos que nos servirán para resguardarnos en ciertos momentos.

Como digo, nuestra nave contiene varias mecánicas que, por cierto, están muy bien ejecutadas y, sin dar demasiada variedad, consiguen ofrecer una experiencia bastante interesante cuando estamos en mitad de alguna misión.

Usaremos nuestro radar para localizar ciertos objetivos en varias misiones.

Jett: The Far Shore, técnicamente no es gran cosa, no cuenta con unos gráficos de última generación ni usa trazado de rayos, y aun así, sigue siendo precioso. A decir verdad, también tengo que decir que, en ocasiones puntuales, he sufrido algunos tirones en mi partida (jugando en PS5), pero nada que durase más de uno o dos segundos o que fuese realmente grave. Lo bueno de su apartado técnico es, sin duda, el uso que hace del DualSense. Da mucho gusto sentir en tus manos todas las interacciones y movimientos del jett, ya sea desde la base del mando o desde sus gatillos. En definitiva, creo que la experiencia ha sido más gratificante gracias a este «pequeño» detalle.

Ahora bien, donde brilla realmente la obra de Superbrothers es en su apartado artístico. Este presenta un estilo bastante peculiar a la hora de representar a sus personajes, pero en el diseño de los entornos y todo lo que contienen se muestra de forma excepcional, dejando algunos planos que son, diría yo, obras de arte. Esto es casi una constante durante el juego, el poder disfrutar de ciertas estampas (incluso algunas desde fuera de la nave), aunque algunas busquen generar inquietud y algo de tensión, es un gran valor añadido. A esto, hay que añadir el uso de los colores que hace el juego, ya que cada zona del planeta está muy bien diferenciada por diferentes tonalidades que son una maravilla para la vista. También cabe mencionar que, a pesar de que cada lugar este diferenciado, hay una ambientación que los une de forma natural, y eso en un juego que transcurre en un planeta entero, siempre se agradece.

Bonitas vistas, ¿verdad?

Para terminar, del apartado sonoro y de la música solo diré que es el acompañante perfecto para este tipo de juegos. Los sonidos que nos rodean saben meternos de lleno en la aventura y la banda sonora se adapta a lo que estamos experimentando en ese momento, de tal forma que es imposible decir nada malo de ella. Además es muy buena. Algunas piezas no querrás que acaben mientras estas en pleno vuelo. Desde luego, nada sería igual si la banda sonora no hubiese sido así.

Con esta estampa, nos despedimos para siempre del planeta de origen de Mei.

Puede que Jett: The Far Shore no termine de profundizar en casi nada de lo que propone o tenga algunos controles algo toscos, pero, aun así, sigue siendo una propuesta muy atractiva. Y no os voy a engañar, cuando el vuelo es lo que importa, mientras interactúas con el entorno con cierta libertad, ahí el juego brilla como pocos. Todo esto, está adornado por una belleza artística, tanto en sus diseños y colores como en su música, que no me queda otra que recomendar este juego a todos aquellos fans de los juegos de exploración.

Puede que no sea técnicamente puntero, pero creo que es una experiencia única y muy singular, puede que demasiado, eso si.

Jett: The Far Shore está disponible en PlayStation 5, PlayStation 4 y PC.

Jett: The Far Shore

Puntuación Final - 7.5

7.5

Recomendado

Un juego de exploración con sus luces y sombras que presenta muy buenas bases argumentales, aunque no llega a profundizar demasiado en ellas.

User Rating: Be the first one !

Fran Pérez

Soy ilustrador y un intento de diseñador. Me gustan los videojuegos, ¿a que no lo esperabais? Jak and Daxter me inculco el amor por este medio y NieR: Automata me destruyó, pero en el buen sentido.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X