AnálisisSwitch

Jack Axe – Análisis Switch

Uno de muchos caramelitos

No voy a mentir, en ocasiones he cometido el error de abordar ciertos videojuegos en un momento inadecuado, quizás por no tener la mente despejada o por ignorar factores externos que puedan influir en mi propio nivel de implicación. Sea como sea, variadas son las posibilidades y todas te acaban conduciendo a una misma meta: la monotonía.

Dicen que hay obras que, por X o por Y, llegan a tu vida sin llamar a la puerta; sin embargo, a veces uno tiene que saber dónde encontrarse, y es ahí donde suelen entrar títulos como Jack Axe, aperitivos tan efímeros como sabrosos que destacan por su única pero poderosísima función, abrir el apetito del usuario en pos de una experiencia ligera y reconfortante, véase como una cálida zona de confort o un simple matarratos, es tu elección.

Si quieres descansar de experiencias excesivamente complejas o cargantes, te invito a seguir leyendo este análisis y descubrir lo nuevo de Keybol Games.

A nadie pillará por sorpresa que estamos ante una aventura plataformera decidida a acomodarse en ciertas normas básicas dictadas en su propio género, incluida una historia que pasa a ocupar un plano secundario para llevarnos directamente a la acción, al meollo del asunto. Por supuesto, existen excepciones que fueron capaces de romper con lo establecido en su momento, pero no siempre vamos a recibir un destello prodigioso de ingenio y creatividad. En su lugar, podemos aceptar gustosamente una propuesta que, ante todo, no pretende engañar a nadie, una llave que nos abre las puertas a un universo de fantasía variado y acogedor sostenido por la unión entre dos fascinantes mitologías, la nórdica y la filipina.

Una de las primeras afirmaciones que debo realizar es que Jack Axe, en líneas generales, ha acertado en su planteamiento a pesar de no apuntar demasiado alto. Su amplio mundo, enriquecido con un magnífico y funcional diseño de niveles, es una buena excusa para irnos acostumbrando a una jugabilidad divertida y fluida que no se olvida de los jugadores más habilidosos, pues esta se adapta perfectamente a un nivel de dificultad que puede pillar por sorpresa a las miradas más perdidas o despreocupadas.

Los desafíos plataformeros no tardarán en llegar, pero puedes compartir tu sufrimiento con tus amigos gracias al modo cooperativo.

Así pues, no es mal momento para recordar que jamás hay que dejarse engañar por las apariencias o primeras impresiones, pues teoría y práctica no son similares.

Nuestro cometido no tiene ninguna pérdida, solo debemos centrarnos en reunir monedas de cambio o runas para activar un portal e ir superando cada uno de los mundos disponibles, un total de seis. No bastará con caminar hacia delante y ser observadores, nuestras preciadas manos tendrán que enfrentarse a desafíos de precisión y rapidez y jefes algo puñeteros que bailan con nosotros cual coreografía ensayada de bachata. Un hacha que nos otorga el poder de impulsarnos hacia ella y una sola vida es todo lo que nos dan para sobrevivir a este embrollo, aunque los puntos de control siempre serán nuestros mejores amigos a lo largo de este viaje.

El desafío es en todo momento interesante, pero nunca infernal. De hecho, con una pizca de paciencia y sabiduría, caerás en la cuenta de que has llegado al final en tan solo tres, cuatro o cinco horas como mucho. Hablamos de una duración breve pero efectiva, el tiempo justo para no quedarse con ganas de más, aun conservando una premisa que podría haber dado más de sí con un poco más de profundidad.

Si somos capaces de hablar con un cactus, nada nos puede parecer imposible.

Si hasta este punto habéis mantenido la idea de que en Jack Axe solo se explora, se colecciona y se mata, he de deciros que no estáis en lo cierto, pues también nos esperan una selección de minijuegos que cumplen su función de añadido simpaticón para agudizar nuestros sentidos. El ejemplo que os puedo señalar es el de un payaso bonachón esperando que aceptes su sugerente reto de malabarismo, una prueba que pide lo mejor de ti para aguantar en el escenario lo máximo posible mientras evitas que las bolas toquen el suelo. No me voy a quejar, un poco más y te regalan una licencia de equilibrista profesional.

Jack Axe es el equivalente a contemplar una pintura cargada de elementos adorables, basta con mirar detenidamente sus cuidados escenarios y sus agradables personajes para simpatizar con una estética que, lejos de causar rechazo o indiferencia, transmite felicidad y cercanía con una intensidad parecida a una buena feel-good movie. En otras palabras, se huele desde kilómetros el mimo dedicado por sus creadores, que no patinaron al optar por un estilo sencillo, evadiendo el exceso de detalles.

Así es como empecé a ganarme la vida haciendo felices a los niños en sus cumpleaños.

Ayuda también una paleta de colores variada y acorde con la temática correspondiente de cada mundo, unas salpicaduras de inspiración en dos dimensiones que se aplauden por su impacto directo en la retina del usuario. En definitiva, unos gráficos con los que cualquier amante de la escena independiente podría caer rendido.

Como último apunte, cabe destacar que su banda sonora probablemente pase a ser una de las más infravaloradas dentro de su género. No es que la considere como la octava maravilla mundial, pero sus melodías son tan pegadizas que parece tarea casi imposible pasar de ellas o no mover la cabeza hacia los lados de manera indirecta.

¿Deseas una experiencia totalmente rompedora o un viaje cargado de emociones fuertes? Si la respuesta es afirmativa, me temo que este juego no es lo que buscas. No obstante, si tu cuerpo se conforma con divertirse a una escala considerable, Jack Axe tiene todas las papeletas para salvarte del aburrimiento. Un conjunto de niveles bien planteado, una jugabilidad adictiva y un apartado visual competente son las bases de un videojuego de plataformas a tener en cuenta.

Jack Axe

Puntuación final - 8

8

Recomendado

Jack Axe no es el juego que va a cambiar por completo el rumbo de los plataformeros, pero es difícil resistirse ante una aventura tan entretenida como agradable.

User Rating: Be the first one !

Antonio Marchena

Jugando a videojuegos desde que tengo uso de memoria. Un fontanero y un marsupial me enseñaron el camino a seguir.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X