AnálisisSwitch

In My Shadow – Análisis Switch

Cuando la ejecución falla

Normalmente tengo una debilidad por los juegos independientes que tienen una historia que contar. Siempre encontraré bonito ese momento en el que un equipo ha puesto tanto de su parte para transmitir algo. Pero a veces, sobre todo en un medio tan complejo como el videojuego, ese mensaje queda a medias. Puede ser por su jugabilidad, por como lleva la narrativa, o a veces por la falta de recursos y no saber adaptarse a ellos. Algo parecido me ha ocurrido con In My Shadow, que se nota lo que busca, pero se siente que nunca llega a ello.

En In My Shadow viviremos la vida de una persona desde su infancia. A través de recuerdos iremos descubriendo su vida y las diferentes etapas por las que ha pasado. Desde los recuerdos de su primera mascota a las vivencias con su hermano pequeño o sus padres. Estas escenas ocurren entre varios niveles, pero llegan a sentirse algo vacías debido a su corta duración. Su apartado artístico, que complica transmitir emociones a través de los personajes, y la falta de voces, aunque comprensible por el presupuesto del estudio, no ayuda en este sentido.

No ayuda tampoco a la hora de transmitir la historia que las líneas de texto llegan a pecar de simple. Aunque los temas son fáciles de empatizar por el hecho de tratar sobre la familia y a quien tenemos cerca, debido a los comentarios de la protagonista muchas veces nos sentimos como un espectador completamente ajeno. En definitiva, In My Shadow hace tan poco por su lado narrativo que obliga al jugador a poner mucho de su parte para poder disfrutar de una historia que, además, va a ver durante poco tiempo y siendo constantemente interrumpida por sus niveles.

Captura cinemática In My Shadows
Las cinemáticas se quedan siempre a medias de lo que quieren contar

Quizás se hubiera beneficiado si en vez de segmentos tan pequeños cada cierto niveles se hubiera presentado dos escenas largas por cada «etapa» de la vida, que actúan como mundos en este juego. Uno al principio para ponernos en contexto y uno al final para desarrollar esa relación entre protagonista y personaje.

Pero, por fortuna o desgracia, la historia de In My Shadow no termina siendo un recurso tan importante porque la mayor parte del tiempo estaremos jugando sus niveles. Y antes que nada me gustaría señalar que Nintendo Switch se aprovecha muchísimo del formato de niveles cortos, siendo la plataforma por excelencia para este título.

Y la mecánica principal del juego es una idea que sobre el papel tiene muchísimo potencial. Deberemos mover los muebles de la habitación para que las sombras que proyectan nos permitan esquivar los obstáculos que nos separan de la figura con la que tenemos relación ese capítulo (nuestro, perro, hermano, padres, etc…)

El problema aparece cuando, tras no mucho jugar, se ven las costuras a esta idea. En primer lugar es que su lado plataformero, que nos hace saltar de una plataforma a otra mientras esquivamos trampas mortales, tiene unos controles muy limitados. El salto siempre se realiza a la misma altura y el movimiento en el aire es muy estricto, así que lo único que podemos hacer en referente a este apartado es medir desde donde saltamos.

Captura gameplay In My Shadows
captura gameplay in my shadows

Por otro lado, y creo que es el más daña a la experiencia, es lo extraño que se siente el diseño de niveles. Las soluciones son poco intuitivas y, aunque hay ideas con mucho potencial como el hecho de que un objeto proyecte dos sombras a la vez, normalmente sientes que solucionas los niveles de una forma no intencional.

Rematando este apartado, se siente como una oportunidad desaprovechada que debamos recoger todos los objetos que aparecen en cada nivel. Aunque al principio pueden parecer que estos papeles que flotan son coleccionables opcionales, son necesarios todos para completar la estancia. Esto no solo quita una gran rejugabilidad al título que ya estaba básicamente hecha, si no que además no permite que cada jugador se imponga su propia curva de dificultad.

En general, creo que mi mayor problema con In My Shadow ha sido que su jugabilidad e historia no conectaban en ningún momento conmigo. Por mucho que intento no logro ver los pinchos, sierras y demás que encontramos como obstáculos como algo metafórico, si no simplemente como eso: Un obstáculo en un videojuego. No me entendáis mal, entiendo perfectamente que en el medio existan cosas por el simple hecho de estar ahí, pero mi problema con In My Shadow es que parece que quiere venderte un producto donde precisamente estos detalles importan.

Captura gameplay In My Shadows
Las opciones nos permiten saltar un nivel si nos atacascamos

La historia de la protagonista puede ser interesante e incluso tocar alguna fibra, pero en lo general va a dejar un sabor de boca amargo. Su jugabilidad quizás gusta a las personas fans de los puzles, pero es difícil que lo suficiente para ignorar todas sus aristas sin pulir.

Creo que si se hubiera trabajado mejor esta conexión entre historia y jugabilidad y se hubiera pulido algo más sus mecánicas, se podría haber solucionado una gran parte de sus problemas. El estudio de Playbae tiene unas ideas muy buenas, y In My Shadow es una prueba de ello. Pero es necesario pulirlas y conseguir que conecten con lo que buscan transmitir.

In My Shadow

Puntuación Final - 5.5

5.5

Correcto

Un juego de puzles y plataformas que falla tanto a la hora de ejecutar su jugabilidad como su historia.

User Rating: Be the first one !

Regas

Educador infantil, redactor de videojuegos, estudiante de pedagogía, speedrunner amateur y Dungeon Master vocacional. Luego me pregunto por qué apenas duermo.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X