AnálisisPS5

Hades – Análisis PS5

HADES
Volvemos al inframundo, para volver a escapar

Como si de un roguelike se tratara, volvemos a escribir sobre Hades, uno de los mejores juegos del año pasado, para muchos el mejor. El motivo de esta nueva run, entiéndase la referencia, es su lanzamiento en PlayStation 5, PlayStation 4, Xbox Series X|S y Xbox One, lo que hace que más usuarios puedan disfrutar de esta obra maestra creada por Supergiant Games. En concreto, hemos analizado la versión de PS5.

En líneas generales, podemos decir que es el mismo juego que salió en septiembre del año pasado, después de estar un largo periodo en acceso anticipado, con el añadido de ser más accesible aún, ya que se podrá disfrutar en más plataformas y con algún pequeño matiz técnico que mencionaremos más adelante. Por lo tanto, sigue siendo ese juego que maravilló a crítica y jugadores con enemigos y estancias que se generan de forma procedural, con unos combates ágiles e intensos y con una historia que, a diferencia de otros exponentes del género, aquí sí que importa.

Volver al inframundo siempre tiene algo de reconfortante para el jugador, aunque el objetivo sea escapar de él. Por supuesto, volveremos a tener que controlar al bueno de Zagreo, el hijo de Hades y príncipe del inframundo, para enfrentarnos a todas las amenazas que nos encontraremos en nuestra huida hacia la superficie.

Los motivos que llevan al joven a querer irse del que es su hogar los iremos descubriendo sobre la marcha, ya que comenzamos envueltos de acción y acometiendo nuestra primera tentativa sin apenas saber nada; aunque bueno, esto ya depende de si habías jugado a alguna de las versiones que ya estaban disponibles o no. De lo que sí tenemos constancia desde el principio es de que recibiremos ayudas muy importantes, ya que los dioses del Olimpo se pondrán a nuestra disposición para facilitarnos nuestros intentos de huida.

El inicio de Hades
Al morir y volver al Tártaro, casi siempre, nos encontraremos a Hades haciendo sus cosas mientras se ríe un poco de nosotros.

La premisa argumental de la que parte Hades es sencilla, pero está increíblemente bien escrita y ejecutada, y no daremos muchos más detalles porque vale la pena ir descubriendo todo lo que oculta. De lo que sí que hay que hablar es sobre como se va desarrollando su historia, sobre cómo la narrativa tiene un peso muy importante en este título.

Todo lo que ocurre en nuestras partidas tiene relevancia en el mundo de Hades. Todos los personajes parecen ser conscientes de lo que ha pasado antes de morir y volver al Tártaro, y nos lo harán saber en cada conversación que mantengamos, ya sea para subirnos la moral o para dejar constancia de que hemos mordido el polvo, otra vez.

De hecho, estas charlas están también para que podamos ir desenvolviendo la trama del juego, ya que cada muerte que cosechemos abrirá nuevos diálogos y nuevas situaciones que antes no estaban. Es bastante fuerte ver cómo después de un montón de horas siguen sin repetirse diálogos; puede que te encuentres alguno que se repita, pero no es para nada habitual y suele ser algún evento aislado y que no le quita nada de profundidad al juego.

Y, cómo no, esa profundidad que luce Hades no sería la misma sin los personajes que nos ofrece. Todos y cada uno de ellos tiene un carisma especial, desde los dioses del Olimpo hasta el NPC con menos protagonismo tiene algo que lo hace único, ya sea por su diseño artístico o por como se desarrolla durante el juego, haciéndonos saber que tienen sus historias, sus preocupaciones y sus propios problemas. Desde luego, hay un gran trabajo detrás de ellos. Irán apareciendo mientras jugamos, contando con un gran elenco desde el principio. Además, como consejo (y si aún no lo sabéis), si les regaláis néctar, un elemento prohibido por esos lares, os recompensarán con una serie de ventajas muy útiles, y vuestras relaciones serán más jugosas.

Los personajes de Hades
En Aquiles siempre encontraremos un apoyo, nos dará consejos y nos animará antes de un nuevo intento de abandonar el nido.

Como veis, la parte narrativa tiene un peso muy especifico, pero no es solo eso. Hades tiene otros elementos que lo hacen ser lo que es, incluso algunos de ellos siguen ligados a su historia o, mejor dicho, a cómo la cuenta. Por ejemplo, la rejugabilidad en Hades es esencial para poder llegar al final del juego, ya que con solo una run no habrás terminado el juego, ni por asomo. Hasta que no llega esa primera escapada con éxito, el juego te va soltando «pildoritas» porque no acabará ahí: aún tiene mucho que contarte y mucho que enseñarte, tanto partes de su historia como nuevos personajes, sin dejar pasar que también veremos nuevos enemigos. Con todo esto, parece difícil creer que en una hora o menos puedes terminar una partida.

Vamos ahora a la parte que más suele gustar a los fans de los roguelikes, en este caso de los roguelites, que es su jugabilidad. En este caso, es sublime, cada movimiento y cada golpe son una maravilla, ya sea por la fluidez que desprende o por lo bien que se siente al impactar cada ataque a nuestros rivales. Sin duda, y teniendo en cuenta lo buena que es su historia y narrativa, todo lo que tiene que ver con sus mecánicas y demás aspectos jugables es lo que hace de Hades una propuesta adictiva e ideal.

Hades es muy simple de base; sabiendo que cuenta con cuatro movimientos clave ya tienes mucho aprendido, pero la verdad es que eso es solo el principio. Zagreo cuenta con un ataque estándar, uno especial, otro arrojadizo y un acelerón que es clave cuando una sala se llena de enemigos. Los dos ataques más básicos varían según el arma que tengas en ese momento, ya que el juego pone a nuestra disposición un total de seis que se irán desbloqueando a medida que avancemos y adquiramos llaves para poder obtenerlas.

Los combates de Hades
Que no haya podido capturar otros momentos en plena acción, y con rivales más complicados, dice mucho de lo frenético y despiadado de sus combates.

A partir de ahí, ya podemos empezar a hablar de los dioses y sus bendiciones que nos permiten construir builds diferentes, priorizando unas características y mejoras por otras, siempre teniendo en cuenta las habilidades que queramos potenciar de Zagreo y el arma que llevemos con nosotros, sin olvidar que cada dios nos ofrece unas específicas. Estas bendiciones son uno de los aspectos más interesantes del juego, la cantidad de opciones para personalizar nuestras acometidas son una barbaridad, es casi imposible que haya dos partidas iguales.

A esas mejoras hay que sumarle otros potenciadores que modifican los ataques que ejecuta el arma y otros que sirven para subir de nivel las bendiciones que tengas en ese momento. Además, y por esto en gran parte se le considera un roguelite, te permite conservar algunas habilidades e ítems, que te servirán para desbloquear más mejoras permanentes y adquirir ciertas ayudas muy útiles distribuidas por algunas salas (eso sin contar que puedes adornar y arreglar algunos desperfectos del Tártaro), de partida en partida.

Queda claro lo variado que puede llegar a ser cada nuevo intento, incluso con las características que podemos conservar sigue siendo un misterio con qué bendiciones y demás ventajas podremos afrontar una nueva partida. Todo esto te obliga a decidir una estrategia diferente siempre para hacer frente a los enemigos que intentarán acabar contigo. Porque sí, en Hades vas a tener que llevarte por delante a un sinfín de rivales para poder completar cada mazmorra (para ello, siempre ayuda que el escenario sea tu aliado y pueda volverse una trampa mortal para ellos o una buena barrera en el momento ideal para nosotros) y recibir tu recompensa, que puede ser una bendición, monedas, un aumento de salud u otros incentivos que el juego te ofrece.

Una vez completes una sala tendrás que decidir, la gran mayoría de veces, si cruzar a una sala que te ofrece una recompensa u otra. Esta decisión suele ir ligada a varios factores, como la salud que tengas en ese momento, las bendiciones que lleves equipadas (si son suficientes) o el dinero que tengas para poder gastarlo en más mejoras o algún ítem necesario en el mercader, entre otros.

Las salas de Hades
En este caso, podremos elegir entre una sala que nos ofrece como recompensa unas cuantas monedas u otra que nos ofrece un potenciador para subir de nivel una de las bendiciones que tengamos puestas.

Lo que puedes tener por seguro es que detrás de cada opción se esconden una serie de enfrentamientos desenfrenados que, con todas las mecánicas expuestas y sus variadas alternativas, ofrecen una acción divertidísima, de la cual es casi imposible aburrirse. Además, no se queda en algo disfrutón y ya, también presenta un reto para los fans de los juegos más exigentes, debido a la cantidad de enemigos y a sus diferentes características. El reto se intensifica en los jefes, ahí el juego se pone al rojo vivo. Aunque conforme vayas progresando irás notando todo el aprendizaje que has cosechado en cada intento y los enemigos empezarán a ser más solventes.

De hecho, si te parece demasiado complicado, tienes el Modo Dios que te permite ir generando un poco de resistencia al daño cada vez que mueres, lo que hace que la siguiente partida sea un poco más «fácil». Esto dice mucho del trabajo que ha hecho el estudio para hacer que el juego sea lo más accesible posible de una forma bastante integrada en lo que es este título.

Los jefes finales de Hades
Dos de los jefes más complicados del juego, hasta que les pillas el truco y llevas la build adecuada para hacerles morder el polvo. Qué gustito da cuando llega ese momento.

Hades a nivel gráfico y artístico es una maravilla; tanto el diseño de los personajes y de los niveles presenta unos acabados espectaculares. El estilo empleado me recuerda un poco, salvando las distancias, al tipo de dibujo que suele trabajar Mike Mignola, el creador de Hellboy, lo que para mí lo hace más atractivo aún. Además, el trabajo de colores es sublime, todo transmite mucha personalidad. Lo mismo consigue con sus animaciones, hasta las que pertenecen a las partes más insignificantes de los escenarios tienen su encanto.

En cuanto al rendimiento, no he tenido ningún problema en PS5. Jugándolo en una televisión de 1080p, he disfrutado de una fluidez muy notable, algo muy necesario para este tipo de juegos. Hades funciona con unos 60 fps muy estables, lo que creo que no es ninguna novedad, ya que por lo que tengo entendido ya funcionaba así en PC y Switch, siendo la de ordenador la más constante.

Los gráficos de Hades
Una estampa que tiene el mismo porcentaje de belleza que de tenebrosa. 

Hablando de novedades, toca hablar de sí estos nuevos ports traen alguna característica especial. Realmente, Hades no cuenta con unas prestaciones muy marcadas en PS5, que es la versión que hemos jugado, lo que es normal, ya que es el mismo juego llevado a más plataformas, incluidas PS4 y Xbox One. Por lo tanto, no me parece que se le pueda criticar mucho ahí.

Aun así, sí que aporta una vibración muy inmersiva con el DualSense, sobre todo en los combates (ya sea dando o recibiendo), que es cuando destaca más esta faceta. En cuanto a los gatillos adaptativos, al no ser muy recurrentes durante las partidas, a menos que tengas una bendición asignada a uno de ellos, no se aprovechan mucho tampoco. El único uso que se hace de esta función es casi anecdótico, ya que ocurre cuando acariciamos a Cerbero (muy bonito, pero insustancial), nuestro perro de tres cabezas, en esos momentos el L2 ejerce un poco de resistencia, pero más allá de eso, nada.

Como digo, no me parece un problema, ni mucho menos. Hades sigue siendo ese juego perfecto, o casi, si lo preferís. Además, sí que cuenta con alguna característica más en su versión de PS5, al menos. Esta tiene que ver con su apartado sonoro, es una delicia escuchar todo lo que nos envuelve en nuestros enfrentamientos, ya sea el sonido de nuestra arma, los rugidos enemigos o las partes del escenario derrumbándose. Esto, por supuesto, siempre que lo juegues con auriculares.

Esto ya vale para cualquiera de sus versiones, ya que la banda sonora de Hades es el acompañamiento perfecto para este tipo de juegos, además, también sabe ponerse emotiva cuando toca y lo hace con creces. El buen hacer se extiende a su trabajo con la localización del juego, ya que, teniendo en cuenta la cantidad de frases que presenta, no deja de ser una herramienta muy necesaria para sumergirnos en su historia. Que recuerde ahora mismo, no me he encontrado con ningún gran fallo en los textos en castellano.

Las runs de Hades
Y volvemos a empezar de nuevo con otro intento, otra oportunidad para ser libres…

Puede que no vaya a ser una experiencia next gen, por los pocos añadidos que presenta en su versión de PS5, desconociendo lo que ofrece en Series X|S, pero creo que a Hades no le hace falta eso. La obra de Supergiant Games sigue siendo sublime en todos sus aspectos, una jugabilidad ágil y adictiva, al igual que variada e inmersiva; una historia que se presenta al nivel de las grandes producciones del medio, incluso supera a varias; un apartado gráfico, técnico y sonoro que funcionan de maravilla y acompañan de manera ideal en esta travesía en el inframundo. Sin duda, Hades es el roguelite perfecto para todos los públicos, además de ser un juego perfecto, en general.

Ahora, lo normal será que el juego coseche grandes números en venta y más gente averigüe lo bueno que es Hades. Es lo que tiene estar disponible en prácticamente todas las plataformas, menos en Stadia y móviles…

Recordad, si sois usuarios de PS5, PS4, Xbox Series X|S y Xbox One os podéis hacer con este título a partir del día 13 de agosto, vaya, en tres días.

Hades

Puntuación Final - 10

10

Obra Maestra

Un roguelite sublime en todos sus aspectos y que cada vez es más accesible para todos los jugadores que quieran adentrarse en el inframundo.

User Rating: Be the first one !
disponible en amazon

Fran Pérez

Soy ilustrador y un intento de diseñador. Me gustan los videojuegos, ¿a que no lo esperabais? Jak and Daxter me inculco el amor por este medio y NieR: Automata me destruyó, pero en el buen sentido.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X