AnálisisPS4

Guilty Gear -Strive- Análisis PS4

La saga clásica de Arc System Works vuelve con más fuerza que nunca

La saga Guilty Gear lleva desde 1998 ofreciéndonos acción sin parar y bandas sonoras de rock dignas de concierto. Siempre ha sido conocida por su pixel-art y sprites 2D que se inspiran en el anime para cautivar a todo el mundo con su estética. En 2014 Arc System Works decidió dar el salto a las 3D, pero con algo muy especial: Logrando que un juego en tres dimensiones mantenga completamente su espíritu original anime. Junto con una jugabilidad llena de acción sin frenos, Guilty Gear Xrd dio un golpe en el género de la lucha para quedarse.

El resultado fue tan abrumador que su próximo título fue ni más ni menos que la adaptación de Dragon Ball a un juego de lucha. No es necesario decir que volvieron a triunfar, convirtiendo DragonBall FighterZ en uno de los títulos más importantes del género y que sigue dando de qué hablar. Así, tras haber conseguido más experiencia a través de títulos posteriores como Granblue Fantasy: Versus, tocaba volver a su saga principal. Y como viene siendo costumbre, Arc System Works no decepciona. Y es que ha puesto toda la carne en el asador para su nueva entrega.

Me es complicado empezar a hablar de un juego de lucha, así que empecemos a hablar de lo obvio ¿Cómo se pegan golpes en Guilty Gear -Strive-?

Y la respuesta tiene bastantes matices. Si vienes de cualquier otro Guilty Gear, Strive es la entrega con el combate más lento. Incluso lo considero un poco más lento que Dragonball FighterZ. Pero aquí entra el detalle importante: Pese a ser más lento que la mayoría de títulos de la compañía, Strive sigue siendo ridículamente rápido y agresivo. Todo lo que convierte a Guilty Gear en una entrega centrada en ser agresivo sigue aquí. Desde recibir barra especial al acercarte al enemigo a disponer de una cantidad abrumadora de opciones al atacar.

Hablando de esas opciones, me gustaría hablar de la complejidad mecánica del título. Por ejemplo aquí se han perdido gran parte de las funciones que hacían tan accesibles al título de Dragon Ball. Los comandos para ataques especiales dejan de ser solo un semicírculo y se atreve a introducir cosas más complejas, pero nada que requiera más que un mínimo de reflejos musculares, pudiendo realizarse cómodamente sin necesidad de un arcade stick.

Pero la complejidad entra en sus mecánicas más profundas. El roman cancel, un comando que podemos usar en muchas situaciones diferentes, cada uno con una función diferente, pero todos centrados en cancelar una animación, es el ejemplo perfecto de esto. Así podemos alargar combos, arreglar un ataque que no ha conectado, cortar un combo del rival, etc…

Captura gameplay Guilty Gear -Strive-
Captura gameplay Guilty Gear -Strive-
Captura gameplay Guilty Gear -Strive-
Captura gameplay Guilty Gear -Strive-

Así, aunque Guilty Gear -Strive- cuenta con un nivel de entrada mayor que otros títulos de Arc System, sigue siendo bastante accesible y contando con la suficiente profundidad para ofrecer un desafío a la altura a cualquier amante del género.

Todo esto se puede disfrutar en los diferentes modos de juego que tenemos en Guilty Gear -Strive-. Fuera del modo online contamos con todos los clásicos: Modo Arcade, entrenamiento, tutorial, versus (tanto contra CPU como contra otra persona en local), etc… Pero me gustaría resaltar lo bien llevado que está en especial su apartado del tutorial.

Cuando vi todas las posibilidades que tenía el combate de este título me asusté bastante. Por suerte Arc System ha introducido un sistema de tutoriales que nos enseña diferentes mecánicas, estrategias y combos a través de pequeños ejercicios. Esto ayuda muchísimo a todo aquel público que quiere pegar ese salto de jugar simplemente machacando los botones al apartado más complejo de Guilty Gear -Strive-.

Los modos de juego individual, como es típico en el género, sirven como método para poner en práctica todo lo que hemos aprendido. En el entrenamiento podremos practicar combos concretos, mientras que en arcade y versus practicar contra una IA que cumple perfectamente con su función.

Captura gameplay modo tutorial Guilty Gear -Strive-
El tutorial permite que domines todas sus mecánicas

Y para rematar este apartado del juego individual, Guilty Gear -Strive- cuenta con nada más y nada menos que con un modo historia. En este modo no jugaremos ni pelearemos, simplemente seremos testigos de más de cuatro horas de animación a modo de anime. Así, entre pelea y pelea, podemos descansar viendo un fragmento de la historia del título a modo de capítulo de anime, con una animación de lo más espectacular que da gusto presenciar. Aunque pedir un doblaje al español hubiera sido ya perfecto, los subtítulos en español lo apañan para poder ser disfrutado sin problemas.

Pero si adquieres un juego de lucha es porque posiblemente tengas echado el ojo a su modo online. ¿Cómo se defiende este apartado en Guilty Gear -Strive-?

Pues de forma perfecta. Bien es cierto que su lobby sigue siendo algo difícil a lo que acostumbrarse y que podría estar más pulido, pero también contamos con el modo rápido, que nos permite practicar en modo entrenamiento mientras buscamos a un rival, esquivando completamente los dichos lobbies. El sistema de clasificación también cumple su función: 10 plantas divididas según el nivel de jugador. Pero con un gran añadido, y es que los jugadores de una planta alta no pueden bajar a una menor, pero sí a la inversa. Así, si buscas rivales más fuertes para practicar y mejorar, Guilty Gear -Strive- te abre las puertas con los brazos abiertos.

¿Y la conexión? Pues gracias a la tecnología del Rollback Netcode apenas puedo quejarme. Esto se siente como magia y elimina casi por completo esos momentos frustrantes donde el juego tarda tres segundos en reaccionar a tus comandos. Cuando juntas todo esto con lo emocionante y divertido de sus combates, te queda una experiencia magnífica. Sin ser un experto del género, he estado horas enganchando combate tras combate, intentando pulir mis básicos conocimientos.

Captura lobby Guilty Gear -Strive-
Aunque no sean horribles, los lobbies son el talón de Aquiles de la experiencia multijugador

Además, cada luchador dentro del plantel del juego es completamente único. Todos cuentan con una forma de jugar diferente, características propias y claras fortalezas y debilidades. Aunque solo contemos con 15 de ellos, cada uno rebosa estilo y una forma de jugar diferente. Todo el mundo encontrará un personaje con el que se encuentre cómodo.

La experiencia de un combate en Guilty Gear -Strive es una combinación de sensaciones cuidadas al detalle: Sus visuales, banda sonora y jugabilidad al límite hacen que todos estos enfrentamientos sean algo digno de contemplar.

No soy artista ni músico, pero me veo obligado a hablar en profundidad del estilo artístico y la banda sonora que presentan Guilty Gear -Strive-. Porque si su frenética jugabilidad son los músculos, esto es el esqueleto por el que todo se sostiene.

Para empezar la forma de Arc System a la hora de trabajar con un juego 3D es simplemente para quitarse el sombrero. Si alguna vez os habéis preguntado por qué una animación estilo anime en tres dimensiones se siente tan fiel al 2D es porque el increíble equipo detrás de esto ha roto todas las reglas establecidas del 3D. Usan recursos típicos de anime para abaratar su producción y dar esa sensación de la animación más precaria. Los modelos tienen una cantidad ridícula de opciones a la hora de expresarse y moverse. La iluminación de cada personaje es fija e ignora su entorno para ofrecer perfectamente lo que quiere en todo momento e inspirarse en juegos de lucha en dos dimensiones. Las animaciones no son transiciones fluidas, si no keyframes aisladas que conectan entre sí, obviando el uso de un ordenador para rellenar los movimientos entre estas dos poses.

Todo esto es un trabajo de experimentación increíble que se lleva realizando desde su primer título 3D. Si tenéis más curiosidad, os animo a consultar este vídeo que explica muy detalladamente cómo se ha llegado a lograr esta estética. Y Guilty Gear -Strive- ha sido posiblemente su producto más perfeccionado. No existe momento de una pelea que no se sienta como una pelea anime y completamente espectacular.

Captura modo Historia Guilty Gear -Strive-
El modo historia merece la pena solo por lo bonito que es de ver

Pero aún queda hablar de su banda sonora. Unas canciones a tal nivel que podrían venderse como un álbum de música propio sin pertenecer a ningún videojuego. Daisuke Ishiwatari no solo es un diseñador excelente, sino también un compositor al nivel de pocos.

Cada personaje en Guilty Gear -Strive- cuenta con un tema propio, todos procedentes del rock, pero con estilos propios y aventurándose en diferentes subgéneros. Pero no solo eso, sino que cada tema, todos ellos con letra, representan perfectamente el estilo de su personaje y hablan sobre su historia y evolución. Todo un uso de la música como medio narrativo en el género donde menos esperaba encontrarlo.

Arc System Works no deja de sorprenderme. Justo cuando parecía que habían alcanzado la cima de lo que buscaban con sus títulos de lucha, Guilty Gear -Strive- llega y demuestra que aún se podía hacer más. Es cierto que sus lobbies podrían estar mejor hechos y ser menos confusos, o que el contenido de un solo jugador puede llegar a sentirse algo corto. Igualmente este es el título de lucha que más he disfrutado en mucho tiempo, algo que no me pasaba desde que puse mis manos en DragonBall FighterZ. Y considero que esta nueva entrega ha derrocado al título basado en la obra de Toriyama.

Guilty Gear -Strive- es un imprescindible para toda aquella persona fan del género. Ya seas novato o veterano aquí encontrarás tus necesidades satisfechas. Sus personajes, estética, música y sensación de juego son tan buenas que no he podido evitar sonreír continuamente mientras jugaba, aunque estuviera recibiendo la paliza de mi vida.

Guilty Gear -Strive-

Puntuación Final - 9.5

9.5

Imprescindible

Junta todo lo que debería hacer bien un juego de lucha con un estilo y una música completamente brillantes y tendrás Guilty Gear -Strive-, el mejor juego de lucha llegado en años.

User Rating: Be the first one !

Regas

Educador infantil, redactor de videojuegos, estudiante de pedagogía, speedrunner amateur y Dungeon Master vocacional. Luego me pregunto por qué apenas duermo.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X