AnálisisPC

Grotto – Análisis PC

Simulador de chamán en primera persona

Seguramente se os venga a la cabeza alguna obra, de teatro, de cine, de novela o algún juego, en el que la historia transcurre en su totalidad en un único escenario. Suelen ser piezas difíciles de llevar porque todo depende del diálogo y los detalles del lugar, pero irónicamente también se puede hilar mejor porque no tienes que pensar en muchos más lados. Suelen ser obras de reflexión, o de misterio, o puramente detectivescos.

Cuando pienso en un ejemplo de este tipo de obras pienso en El corazón delator. Pues diría que Grotto toma la premisa del corto de Alla Poe y le da un enfoque único, manejando magistralmente el suspense, metiendo momentos cumbre de tensión, haciendo malabares entre toma de decisiones y la culpabilidad, y, en definitiva, un análisis de la mente del protagonista; en este caso, el papel que cada jugador toma como el adivino, el domador de estrellas, el topo bendito, aquel con muchos nombres.

Grotto es una aventura en primera persona de misticismo y chamanismo, de personas y sus relaciones, de tradiciones, filosofía y política. Todo esto son temas de la Antigüedad, y eso es porque nos sitúa en una época de grupos tribales en vías de desarrollo, que están apenas empezando una sociedad asentada. No es algo que nosotros como jugadores veamos, sino que los propios lugareños, los Brutos, nos irán contando la situación del pueblo transmitiendo sus propias preocupaciones. No es que sea un acuerdo ni nada, pero con estas visitas, nuestro nombre se extenderá hasta el punto de convertirnos en el sabio, una persona capaz de interpretar el designio de los acontecimientos usando la astrología.

Somos el ermitaño de una gruta (de ahí el nombre del título Grotto) en las entrañas de una montaña que parece tener unos poderes extraordinarios

La aventura transcurre exclusivamente en una cueva apenas iluminada por el brillo de las estrellas y una fogata que se encenderá solo cuando recibamos visitas, dando una ambientación algo siniestra y muy envolvente. Cada personaje que entre nos pondrá en su piel y preguntará qué acción deberían tomar entre dos opciones, a veces más. Ahora es nuestro turno de hablar con las estrellas, que haremos uniendo puntos en el cielo hasta dar con una constelación, cada una con una descripción específica que descubriremos al formarla. Ya solo queda entregar esta constelación y que el afectado la interprete para saber qué paso dar frente a su conflicto.

Al ser casi diría una aventura interactiva, no hay mucho más gameplay que ese. Precisamente creo que el estudio español Brainwash Gang sabía de esta limitación inherente al género y pusieron tres buenas contramedidas. Una es que es un juego cortito, no da más de siete horas por muy indeciso que seamos; otra es lo que podríamos llamar momentos cumbre, en el que la historia llega a un punto clave en donde cambiará el transcurso de los futuros acontecimientos y nos ponen en situaciones extremas; y la tercera tiene que ver con los hasta tres artilugios de apoyo que recibiremos (huesos, instrumento musical y pipa) que servirán para darnos inspiración, para darnos detalles sobre qué camino podríamos tomar con cada visitante, pero seguirán siendo siempre sugerencias, frases subjetivas que no nos pondrán en juicio. Son tres salidas que hacen que Grotto no se haga repetitivo por la sencillez de su núcleo jugable «llega persona, pide consejo, recibe constelación y a esperar al siguiente animal antropomórfico».

Lo más impresionante de Grotto creo que no es tanto la gran cantidad de ramas que hay en la trama, porque en realidad finales hay solo dos (hasta donde sé), sino en el proceso de transformar los pequeños cambios en grandes cambios. Igual no quedó muy claro antes, pero hablo muy en serio cuando decía que el designio de los lugareños recae en nuestras manos. Tenemos su futuro inmediato como individuos y como sociedad tribal, cada vez exponiéndonos casos más graves, más retorcidos y que nos harán cuestionarnos la moralidad de los Brutos en más de un sentido. Sin entrar en spoilers, uno de los mejores momentos cumbre es la ‘elección entre azul y verde’, que nos pone a prueba sobre todo lo que sabemos de ellos. Hay más puntos, por supuesto, pero se podría decir que es el punto de inflexión en el que vemos que la cosa se pone más seria que nunca.

Dentro del propio mundo del videojuego, viviremos una historia de fallos y de gente, una historia de palabras y mentiras, de cuerpos y respuestas sin dar, de pérdida y de “ti”. ¿De qué «ti» se refiere? ¡Jajaja, muy buena pregunta…! Sigamos.

De todas maneras, si me preguntaras a mí, definiría a la historia como una bella transición de fracasos y dudas. Tiene tensión. Tiene giros argumentales. Tiene dualidades. Sobre todo, tiene un guion espectacular que nos hará vivir de verdad una experiencia original que nos rechaza como jugadores con las decisiones que tomamos, pero precisamente en el hecho de insistir es en donde está la magia, en ver que, aunque no podamos hacer nada, debemos seguir adelante, por quienes están y por quienes nos han dejado atrás. Sí, también hay muertes, y ninguna va a ser bonita.

Arranca bien, baja un poquito en la primera mitad, pero de ahí en adelante es una montaña rusa de emociones y decisiones

Se nota mucho el cariño que ha depositado el equipo madrileño en los diálogos, por un lado porque son de una banda (solo nos podemos comunicar usando constelaciones), y por otro en que son cortos y contundentes. Cada conversación resulta orgánica y fluida, pero al mismo tiempo siempre nos permite vislumbrar la situación de fuera de nuestra cueva. La palabras no van directas a rellenar la historia, sino que envuelven al trasfondo de esta, y así seamos nosotros, el chamán, quienes recreemos la historia en nuestra cabeza.

También diría que por su naturaleza, Grotto es una experiencia de una vez, dos como mucho; es decir, que no recomendaría rejugar. Eso es porque mucho peso del juego recae en las decisiones que tomemos, y una vez escogida, apechugar con lo que viene. En realidad, es bastante gracioso porque no es que haya elecciones buenas o malas, o mejores y peores. Dar una constelación frente a otras solo hará un efecto dominó del que no estaremos seguro adonde acabará, y por ello, ni los Brutos nos juzgarán nunca, porque al final solo somos los transmisores de las estrellas. ¿Qué culpa tenemos nosotros de que decidan al final hacer lo que les decimos? Ninguna, ¿no? Son ellos siempre los que acuden a pesar de todo. ¿¡Pero por qué siguen haciéndolo!?

Aquí Grotto sí hace auténtica magia a través de este recurso narrativo, y no eso de unir puntos en el cielo.

Y para cerrar el círculo, la obra de Brainwash Gang tiene… autoguardado. ¡Que tiemblen los fans de las novelas visuales! Esto es otra elección puesta adrede para no volver atrás porque nos hemos arrepentido de una decisión o para salvar a nuestro personaje favorito de un destino fatídico. Entiendo que es porque así tienen más peso las emociones que nos hace sentir cada consecuencia, y además, por el efecto dominó puede hacer que tomar la segunda opción igualmente termine en el mismo entuerto solo que llegando de otra forma, o en otro peor más adelante. Me temo que podemos comunicarnos con los cuerpos celestes, pero no somos omnipotentes.

Hablando de aspectos más técnicos, Grotto sigue adaptando el estilo artístico tan singular de Brainwash Gang. El escenario en 3D contrasta con fondos y personajes en 2D que juga tan bien con las sombras que cualquiera diría que todo es puramente en tres dimensiones. Hablando de sombras, el juego que hace de ellas para que solo haya negro y solo se iluminen los colores, sin que haya más luz que las estrellas, queda en una línea que recuerda mucho a Hellboy, la aclamada obra de Mike Mignola, pero con muchísimo más detalle en los objetos y partes del escenario, como los charcos de la gruta.

También aprovecha en el diseño de los personajes el arte paleolítico, usando formas exageradas y altas. Se nota sobre todo en las mujeres, que prácticamente todas tienen caderas anchísimas y mucho muslo, como las venus paleolíticas, esas estatuillas rupestres de antes de Cristo que representan a la mujer con formas redondeadas, esbeltas, y con senos al descubierto y piernas perfectamente torneadas.

La música es otra de las invitadas en el peculiar estilo del estudio español. Sigue siendo más ambiental, que pase un pelín más desapercibido, y mantiene el uso de vocales lastimeras, sonidos de dolor y de tambores in crescendo según llegamos a momentos cumbre, donde la historia da un vuelco. ¡Pues ahí tendremos la tonada más fuerte, para que nos pese más todas las consecuencias que nos ha hecho llegar aquí!

Grotto es de esos juegos en el que la experiencia jugable lo es todo. Su atmósfera y guion ponen de su parte para atraernos, pero al mismo tiempo tenemos que poner un poco de nuestra parte para implicarnos en la historia. No diría que es una aventura divertida, pero la gracia radica en que persistamos hasta el final, en desafiar lo que parece que es una serie predestinada al fracaso, en que no podemos cambiar nada siendo solo una ente. ¿De qué nos vale hablar con las estrellas si solo es para darles mensajes crípticos a peña que acabamos de conocer?

Cuando ya analicé Nungunz: Doppelganger Edition pude identificar con tiempo el nihilismo inherente de los creadores de Brainwash Gang. Sin embargo, ahora más que antes, noto que es el juego el que está jugando conmigo. El mensaje es más evidente:

“Oh, sabio bendecido por las estrellas, ¿qué decisión que dé un giro a mi vida y la de muchos he de tomar?”

  • Emmm…

“¿Cuál es tu secreto para comunicarte con los cuerpos celestes?”

  • Mira, yo uno puntos y os pasan cosas, y esas cosas llevan a otras cosas y es todo un ciclo vicioso.

Grotto sabe cómo manejar la inseguridad de nuestras decisiones a medida la historia de la tribu a medida que se tuerce a ritmos alarmados. Realmente nos sentimos con algo de miedo por algo que ni siquiera vemos. ¿Quién sabe si se lo están inventando y es todo una broma? Aun sin ver las consecuencias de nuestros actos, nos sigue tocando muy hondo.

Solo está en inglés por desgracia, pero teniendo un buen nivel se puede disfrutar de un vocabulario hecho a la antigua con mucho carisma

Aun así, también se le notan un par de partes de videojuego inflexibles, difíciles de esquivar. Por un lado, si bien hay muchas constelaciones con significados variados, el resultado de usar dos diferentes puede acabar siendo el mismo, o sea, que es como si fueran lo mismo. Por otro, también sufre del conocidísimo y para-nada-inventado-por-mí-ahora-mismo síndrome de Phoenix Wright: Sé qué quiero decir, pero no sé qué es lo que quiere el juego que le presente al personaje de delante para que haga lo que quiero. Me ha pasado menos que con la saga de abogados de Capcom, pero sí algunas constelaciones han acabado significando cosas que no me podía esperar. ¡Y lo peor es que tampoco me puedo enfadar!, porque sé que cada personaje interpreta las constelaciones como le da la gana, aunque dependa de mí… Me recuerda un poco a Twitter.

Grotto

Puntuación Final - 8.5

8.5

Recomendado

Un viaje astral sin moverse de tu cueva, tocando temas sensibles y de sociedad usando el chamanismo como trampolín para conversar y conocer a una tribu de animales antropomórficos, ayudándoles a lidiar con su problemas hasta llegar a puntos que escaparían de nuestras manos.

User Rating: Be the first one !

Daniel "Fullbull" Rubio

No me pidas mucho para los textos, que solo hice el bachiller de ciencias. En esta vida me gustan tres cosas: cerebro, videojuegos y carlinos.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X