AnálisisPC

Ender Lilies: Quietus of the Knights – Análisis PC

Ender Lilies: Quietus of the Knights


Un metroidvania perfecto

Han pasado cuatro años desde que Hollow Knight dejó su marca no solo en el mercado indie de videojuegos, sino en el gran potencial del llamado metroidvania. Realmente puso un antes y un después, y por eso mismo no es raro que otros estudios hayan querido reproducir su fórmula exitosa, unos mejor que otros. ¿Es Ender Lilies: Quietus of the Knights uno de estos? ¿Le sale bien la jugada? Las comparativas son tan útiles como odiosas en esto que llamamos crítica, y mientras estoy finiquitando este primer párrafo, en la esquina más profunda de mi cabeza resuena esa frase. Esa confenada frase… «Hollow Knight es el Dark Souls de los metroidvania«.

Mira, adoro este género, así que desde que descubrí Ender Lilies, intuía que me iba a gustar solo por esta similitud con Hollow Knight. Sin embargo, la propuesta del indie de Aglobe y Live Wire es igualmente potente como juego individual, sin comparativas de por medio. Me explico mejor: los creadores de Ender Lilies han comprendido perfectamente los puntos que hacen brillar al metroidvania y los han orquestado magistralmente en una obra, valga la redundancia, magistral.

El juego nos traslada al Reino de Finisterra, lugar que desde los últimos años ha estado en perpetua guerra con los Impuros, un poderoso grupo antiguo que lleva una horrible maldición. Para poner fin al asunto, nacen las Doncellas Blancas, unas mujeres puras capaces de liberar a las personas de esta carga. Sin embargo, el tiempo acabó por consumirlo todo, o casi todo: queda una pequeña niña, Lily, que también es capaz de liberar a los Impuros de esta enfermadad que les vuelve inmortales. Así empieza la aventura de la recién despertada Doncella Blanca y su acompañante, el Caballero Negro, aunque no será el único que la servirá hasta el fin.

De primeras, todo esto suena a una premisa bastante clásica, vista en muchas otras obras de fantasía oscura, y bueno, eso es porque lo es. Pero que la sinopsis no sea especialmente original no quita para nada que la historia es, sin duda alguna, una de las más interesantes. Ender Lilies: Quietus of the Knights capta perfectamente el sufrimiento eterno de sus personajes, sus pesares, sus sueños rotos, sea por activa o por pasiva, con los pocos diálogos que mantienen los personajes y con los textos descriptivos de diferentes items que iremos recogiendo conforme avancemos en la aventura.

Si ya solo ver por todo lo que está pasando la pobre Lily, que no habla en ningún momento, los escenarios y personajes hablan por sí solos para hacer sentir al jugador un mar de emociones, y ninguna de ellas bonita precisamente. Es una cadena de tragedias que, junto al escenario y lore, dan una ambietación tétrica a la par que preciosa. Su aura fantástica captaría hasta al jugador más cínico que solo mira por las mecánicas. Quieres saber qué ocurre, y con estar atento a las pistas y reexplorar las zonas (no olvidemos que es un metroidvania), da la información necesaria para que cada cual pueda construir la historia pasada de Finisterra sin muchos problemas. Al final, si notamos que hay lagunas en la historia, debe ser que nos falta un texto por recoger.

Para ser exacto, es un metroidvania 2D de plataformeo y acción con elementos RPG cuya mecánica más diferenciadora está en el uso de los compañeros de viaje de Lily. La chica no puede combatir, pero en su lugar se apoyará en los poderes del Caballero Negro y los otros muchos condenados. Nos iremos haciendo fuertes subiendo de nivel al derrotar enemigos, consiguiendo mejoras a través de reliquias y otras pasivas permanentes, y sobre todo al derrotar bosses. Los mini-jefes y jefes pondrán a prueba nuestra habilidad, y al purificarlos podremos sumar su fuerza; Y no es que la pequeña canalice este poder, sino que los manifiesta a su lado como si de los asistentes de Super Smash Bros. se tratase, solo que aquí todos tienen un pasado trágico.

Para luchar podremos combinar entre dos sets con tres huecos para invocaciones de ataque diferentes que se pueden poner y quitar como se quiera en los puntos de control

Pero no todo lo que sacaremos serán combinaciones de ataques, porque de los bosses sacaremos también una habilidad nueva, sea un doble salto, un dash, un método de escalada… Vamos, las típicas funciones con las que tendremos que volver a sitios antes visitados pero que no podíamos avanzar porque nos faltaba «algo». Estos puntos se quedan grabados porque, a poco que hayas jugado a otros plataformas, ya te imaginas que tipo de habilidad necesitarás. Por ejemplo, ¿que hay una muralla? Lo mismo la puedo romper con bombas, pasando por un pasadizo invisible, escalando, etc. En este sentido, el mapa hace un trabajo perfecto para guiarnos sin necesidad de señalarlo todo.

Ya desde el principio hay bastante libertad de por qué rutas movernos y va ajustando la dificultad de las siguientes zonas con un ingenioso método: En el menú de personaje podemos ver por qué capítulo vamos, y pasaremos al siguiente según derrotemos bosses. Es decir, que la dificultad no va en función del nivel, sino el propio progreso de la historia, y la ajusta poniendo que los próximos enemigos sean más duros pero que los mini bosses y bosses dejen ataques mejorados de serie.

Puedes ocultar el mapa, tenerlo en una esquina o tenerlo aquí en grande, pudiendo avanzar con él, un detalle que todos los amantes de los metroidvania agradecen al montarse sus rutas

De este modo, Ender Lilies reúne varias fórmulas de metroidvanias indie que se alaban, como la libre progresión de Axiom Verge o los puntos de control y mejoras de Hollow Knight por poner a dos, pero también aporta su grano de arena con la mecánica de dificultad por capítulos sin orden exacto o que haya tanta sinergias y posible sets para luchar durante la aventura con los personajes que vamos venciendo.

Ender Lilies no es oscuro, es abismal, y pienso que parte de su encanto, por llamarlo de alguna manera, viene precisamente del equilibro narrativo que aporta. No se trata solo de lo que vemos a simple vista, porque basta jugar un poco para ver que la puesta en escena es magistral gracias a una dirección artística que quita la respiración, también de los detalles que hay alrededor del trasfondo, especialmente de la protagonista.

Cuando hablo de dirección artística incluyo también la música, que es una soberbia orquestal que no entra por los oídos, sino directamente al corazón. Ya no es solo la mezcolanza de epicidad y tragedia encajando con la historia, que es el mínimo que pido a la banda sonora, sino que la rebasa con canciones cada vez más intensas conforme progresamos, bajando en los momentos de respiro que hay en los puntos de control.

El diseño visual es soberbio, digno de un cuadro de arte, especialmente los fondos

Que Lily sea tan solo una niña no es casualidad. Que sea, en principio, la único persona que no ha sucumbido al Dulivio Mortal y todos los monstruos que derrota fueron, tiempo ha, humanos es otro detalle. Que sea incapaz de hablar y todo lo que escucha sean arrepentimientos, pesar y muerte añade más al empaque. Y que encima todo su trabajo sea para, simplemente, calmar a los caídos que han perdido el control a cambio de su integridad ya es la gota que colma el vaso. ¡Dejadme a la chica en paz, por favor lo pido! Es imposible (repito, imposible) no sentir empatía por Lily, cuya única compañía cercana es otro fantasma de los antiguos que logra mantener la cordura.

Con la protagonista, los estudios hermanados junto a Binary Haze llevan a un nuevo nivel el lado protector, pero porque no queda otra que avanzar. Pese a su corta edad, la Doncella Blanca es fragil y fuerte, como lo fueron las anterioes damas. Se trata de un combo que es muy jodido de aplicar, pero lo logran a través de los más ínfimos pero notorios detalles: que siempre tenga el mismo semblante inocente y lleno de vida, que su pose sin moverse sea rezando con las manos en símbolo de estar ansiosa, cómo se protege la cara o se tapa los ojos en las animaciones de ataque porque no parece gustarle la violencia, que conforme pasan los capítulos sufre cambios por las purificaciones, o que incluso en las pantallas de muerte ni siquiera grite, sino que emanan fragmentos, como si se rompiera un ventanal más que un ser humano. Tampoco quiero contarlos en detalle porque, como jugadores, el irse fijando en estas cosas es parte de la inmersión en el mundo de Ender Lilies.

Morir solo nos lleva al anterior punto de control y todo el progreso se guarda, no hay grandes pérdidas

Ender Lilies: Quietus of the Knights es un juego que he considerado de 9,5 de nota, pero es sin duda un metroidvania de 10. No rompe los esquemas tradicionles, pero sí deja claro que el se pueden seguir dando giros al metroidvania souls-like. Aunque… ¿esta misma demostración no está ya rompiendo esquemas? Pues ahora que lo escribo en voz alta, sí, sí que lo hace. ¡Mira, se acabó, es un 10 redondo! Le he estado dando demasiadas vueltas y creo que era por cautela, o puede que porque tenga a Hollow Knight es un jodido pedestal de oro que no terminaba por decidirme, pero Ender Lilies también es una obra maestra.

Y defenderé esta nota hasta el fin

Ender Lilies: Quietus of the Knights

Puntuación Final - 10

10

Obra Maestra

Un contendiente más que digno a mejor metroidvania creado, lleno de exploración, secretos, profundidad tanto narrativa como mecánicamente, y que embesela con su fantástica dirección artística. Un deleite que todo amante del género debería probar obligatoriamente.

User Rating: Be the first one !

Daniel "Fullbull" Rubio

No me pidas mucho para los textos, que solo hice el bachiller de ciencias. En esta vida me gustan tres cosas: cerebro, videojuegos y carlinos.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X