AnálisisPC

Empire of Sin – Análisis PC

Una remezcla de géneros con mafiosos de los años 20

Puede que el nombre de John Romero sea uno de los más importantes en la historia de los videojuegos, y es que este hombre fué una de las mentes maestras tras Doom y Quake en los años 90. No obstante, el tipo se vino arriba y acabó teniendo una pifia brutal con Daikatana, uno de los juegos más infames de toda la historia.

Este hombre se puede decir que ahora vive más de lo que fue que de lo que es, pero cobrarle a la gente por hacerse fotos con él en las convenciones ya le ha empezado a cansar, así que se puso manos a la obra con su mujer, Brenda Romero, para formar su própio estudio llamado Romero Games (por si pensabamos que Kojima era el único egolatra de la industria).

Y lo que aquí tenemos es una de sus primeras propuestas: Empire of Sin. Un juego de rol, estratégia y gestión que nos translada a Chicago en los años veinte, una época donde las Tommy Guns estaban a la orden del dia y uno no se podía coger un ciego de espanto en el bar tranquilamente. La pregunta es: ¿habrán hecho los Romero honor a su nombre?

En Empire of Sin tomaremos el control de un mafioso que elegiremos al comienzo de la partida y donde, entre muchos personajes de ficción se encuentra la leyenda de Alphonse Capone (una lástima que en la práctica solo influya su nombre). Y así, a los mandos de nuestro capo favorito comenzaremos a formar un «imperio criminal» en la ciudad de Chicago.

El juego no tiene un argumento muy definido ni interesante, simplemente habrá una sucesión brutal de misiones que salen de hasta debajo de las piedras. Estas se desarrollarán entre distintos barrios de la ciudad, donde por el camino nos toparemos con mafias rivales con las que poder hacer algún trato o liarnos a tiros, también podremos contratar a sicarios para que nos ayuden (y estos también nos darán más misiones) y lo que es la base principal del juego: conquistar edificios para construir en ellos nuestros negocios.

Los barrios de Empire of Sin
Hay muchos barrios en la ciudad y en cada uno de ellos podemos buscar pelea con quien queramos. Es posible liarse al a tiros en medio de la calle sin previo aviso.

Pese a la cantidad de misiones, eventos aleatorios que suceden y, en general, la cantidad de cosas por hacer que hay en Empire of Sin, el juego se vuelve irremediablemente repetitivo a las pocas horas de partida. Al principio quizas nos enganchemos y, viendo la sensación de progreso al ir conquistando nuevas zonas mientras terminamos algunas misiones querramos ver aún más del juego. Sin embargo, al cabo de no mucho tiempo nos daremos cuenta de que siempre estaremos haciendo lo mismo: ir del punto A al punto B a liarnos a tiros con quien sea.

Por otro lado también tendremos una buena dosis de diálogos con el resto de personajes, en los que encontraremos un sistema de toma de decisiones que a veces influirá en el transcurso de la partida y la evolución que toma tanto nuestro mafioso principal como sus sicarios. Sin embargo, este sistema no resulta muy profundo y también encontraremos, también, cierta repetividad en el. Por ejemplo, los «cara a cara» con los otros líderes mafiosos (diálogos donde podemos hacer algún acuerdo con ellos) serán siempre iguales.

La gestión en Empire of Sin
Desde este mapa tendremos una vista con más información sobre el barrio en el que estamos. También será la vista que usaremos casi siempre a la hora de controlar nuestros negocios.

Lo cierto es que hasta este punto el juego incluye muchas variables: personajes con diferentes rasgos, muchas facciones enemigas, posibilidades de fallar tomando decisiones, posibilidad de que nuestros empleados se lleven mal entre ellos, o que estos puedan caer en vicios como la bebida y mucho más. Pero al final, tras una apariencia tan compleja nos daremos cuenta de que el juego es bastante simple, y que además algunas de esas variables pueden pasarse por alto durante la partida.

Ya he comentado que es posible conquistar edificios y construir en ellos negocios clandestinos, como bares, burdeles o casinos. Estos negocios también tendrán que gestionarse. Pero lejos de lo que se puede esperar de un juego que, en parte, pertenece al género de gestión, aquí solo tendremos unas pocas opciones de mejora para cada negocio sin ninguna posiblidad de personalización (más allá de ponerle nombre).

Empire of Sin ha intentado abarcar mucho, pero se queda bastante flojo en su faceta de gestión y de rol, aunque también tengo que decir algo positivo al respecto, y es que se trata de un juego bastante bueno para aquellos que quieran catar estos géneros sin muchas complicaciones. Además, recalco que existe cierta sensación de progreso que puede llegar a enganchar, y si pasáis por alto la falta de profundidad os puede entretener bastante.

Las misiones de Empire of Sin
Pese a la repetitividad, hay misiones bastante divertidas. Aquí tendremos que vigilar a uno de nuestros sicarios para que no beba mientras tiene una cita… El resultado dependerá de vuestras decisiones.

Empire of Sin tambien es un juego de estratégia con combates por turnos. Estos combates no solo suceden al tratar de conquistar edificios, también puede saltar un combate en mitad de la calle, cuando nos la lien en uno de nuestros locales, cuando la policía nos esté buscando o al econtrarnos con mafiosos rivales.

El juego desarrolla sus combates al más puro estilo X-Com, unos combates donde ademas de nuestra estratégia a la hora de saber a que enemigos disparar y donde posicionarnos influirán también otros factores como los rasgos o los tipos de arma que estemos usando.

Posiblemente en el combate sea donde más influye la elección de personaje principal y la contratación de sicarios, ya que cada uno tendra unas habilidades diferentes y también podrán adquirir nuevos talentos y rasgos según algunos acontecimientos que sucedan en la historia. Por ejemplo, si sucede un evento en el que cualquiera de nuestros sicarios esté interrogando a un matón enemigo y tenga que «emplear métodos drásticos de tortura» para sacarle información, igual nuestro compañero se queda traumatizado de tanta violencia y en medio de la batalla se pone a disparar indiscriminadamente.

Los combates de Empire of Sin
En medio del combate será posible realizar movimientos de ejecución con un resultado ultraviolento.

Estos último es solo un ejemplo de muchas de las variables que pueden influir, pero como ya he dicho el juego no las termina de explotar y es una pena, ya que se podian haber creado muchas situaciones diferentes si se hubiera profundizado más en este aspecto (e incluso haberle dado cierto toque Rogue-Like).

De todas formas, lo peor de todo es que aquí la dificultad es bastante escasa hasta bien avanzada la partida, en parte por culpa de una IA enemiga que emplea «tácticas suicidas» contra nosotros, poniendose siempre a tiro y haciendo movimientos bastante torpes. Una pena, ya que es una mecánica de combate que podría brillar acompañada de la enorme cantidad de variables que trae el juego.

Los diálogos de Empire of Sin
Los diálogos y la toma de decisiones son muy importantes en Empire of Sin. Aquí tenéis un ejemplo de un «cara a cara» con una mafiosa enemiga, una característica en la que se podría haber profundizado mucho más.

El juego tiene algunos altibajos en su ambientación, la cual no goza de un apartado técnico de última tecnología pero al menos cumplir cumple cuando es necesario.

Por un lado se nota que hay un esfuerzo por acercar al jugador a la época y también al cine de mafiosos que además incluye cierto aire a cómic. Haciendo un buen uso de la música, de la estética de los personajes y también de los diálogos.

Los barrios de la ciudad, a pesar de su diseño cuadricular, también lucen bastante bien, y la ambientación que hay en nuestros negocios es más que decente (aunque siempre sea la misma debido a la falta de personalización).

Y en esto último es donde entran esos «altibajos» de los que hablo; hubiera estado de lujo que, por ejemplo, cada barrio fuera diferente según la facción que lo controlase, o que el diseño de estos incluyese algo más que calles cuadradas. Vale, sí, en aquellos tiempos las ciudades se construyeron así, pero no era mucho pedir que hubiese, por lo menos, alguna avenida, alguna rotonda o algo que le dise un toque distinto al diseño de la ciudad.

Nos han mirado mal y en medio de la misma calle hemos sacado las armas contra los sicarios enemigos ¡Si me j*deis a mí, j*deis al mejor!

Empire of Sin es un juego que intenta abarcar mucho, dando una primera impresión tras ver todos sus menús y la cantidad de variables que incluye la jugabilidad de que se trata de un juego muy complejo.

Pero nada más lejos de la realidad es todo bastane sencillo y el juego puede hacerse repetitivo. No se trata de una obra destacable, pero tampoco de un mal juego. Lo recomendaría, como mencioné anteriormente, a todos aquellos que quieran probar un juego con gestión, rol y estratégia pero sin tener que ser unos expertos y necesitar horas y horas de práctica.

En resumen, se puede decir que es un título salvable pero que tiene mucho que mejorar, quizás en próximos parches consigan corregir problemas de la IA, o aportar un poco más de variedad para el juego llegue a ser lo que quiere ser.

Empire of Sin

Puntuación Final - 5.5

5.5

Correcto

Empire of Sin prometía mucho pero se queda en un título bastante simple. No obstante puede llegar a entretener y enganchar.

User Rating: Be the first one !

Nukem

Ingeniero informático, en el mundo de los videojuegos desde que cogí la escopeta de doble cañón en DooM 2 y muy fan de los First Person Shooter clásicos. System Shock 2 es el mejor juego de la historia.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X