AnálisisSwitch

Disney Classic Games: Aladdin and The Lion King – Análisis Switch

¡Tú siempre tan oportuno, Bruno!

Disney siempre ha sido la gallina de los huevos de oro. Eso es innegable. Abarcando todo tipo de campo visual y artístico, la compañía se ha convertido en un referente que crece cada día un poco más. Si nos remontamos al pasado, podríamos detenernos en los años 90, cuando se lanzaron al mercado dos de los juegos que significaron tanto para toda una generación, siendo recordados con bastante nostalgia.

Mucho se ha hablado siempre de la enorme dificultad de ambos títulos, sobre todo cuando se trata de El Rey León. ¿Este recopilatorio sigue siendo tan bueno como los juegos clásicos? ¿O estamos ante un quiero y no puedo?

Nada más comenzar, se nos dará la opción de seleccionar el modo de juego que mejor se adapte a nuestra forma de jugar o nos resulte más cómodo. Aladdín, por ejemplo, cuenta con diversas versiones como la de Mega Drive, la Director’s Cut o incluso la japonesa. Es de agradecer que podamos también disfrutar de la perteneciente a Game Boy. El Rey León, más de lo mismo. Desde la versión de Super Nintendo hasta la de Mega Drive.

Estos clásicos se han adaptado a los nuevos formatos. Podremos seleccionar el que más nos convenga, jugando así con las opciones del tamaño de pantalla, sacándole todo el partido a una resolución que luce bien en Nintendo Switch.

¿Siguen siendo tan difíciles como se recuerdan? Si, y no. Depende de tu elección. Esta vez contamos con opciones que van desde seleccionar la dificultad hasta hacer invencible al personaje, un añadido que le resta bastante gracia a los títulos, pero que a su vez, no acabará con la paciencia de muchos jugadores.

Podremos guardar la partida cuando queramos, cargándola si nuestro personaje acaba sucumbiendo a esas plataformas con fama de ser un dolor de cabeza. También podremos rebobinar la acción, repitiendo tantas veces como queramos ese salto tan calculado al milímetro.

Aladdín (su versión de Mega Drive, yo he jugado a la Director’s Cut), aterriza con un apartado gráfico precioso donde el pixel art consigue una magia visual que te atrapa desde el primer momento. Una aventura en 2D llena de plataformas, donde lanzar manzanas y hacer uso de la espada forma parte de una acción fluida y maravillosa que nos adentra en una nueva visión de la película. Tras disfrutar de esta versión, ocurre como hace años: se siguen echando en falta personajes, como la posibilidad de haber añadido más fases relacionadas con el genio (esto es a gusto personal).

No os voy a mentir, no recuerdo mucho del título original, por lo cual se me hace bastante difícil una comparativa con la versión que yo he jugado. La Director’s Cut presume de haber sido mejorada, siendo, tal vez, la que se debería de haber lanzado desde el principio.

La cámara funciona muy bien y el personaje no se ve afectado por ninguna ralentización. Al igual que los enfrentamientos contra los enemigos; tal vez algún fallo de sincronización en las acciones, pero nada destacable que le reste puntos a la hora de disfrutarlo.

Para los que son amantes de este género, el haber incluido tantas versiones (aunque es una pena que no contemos con la de Super Nintendo), es un gran punto a favor. Aunque la versión de Game Boy sea algo curioso, creo que lo más interesante es poder disfrutar de la demo que fue presentada en una feria de muestras, mostrando como se iba desarrollando el título y las mecánicas que se cocían a fuego lento antes de su resultado final.

El Rey León es, además del rey de la selva, el de las comparaciones en algunas conversaciones que se llevan a cabo hoy día cuando se trata de la dificultad en los videojuegos. No es para menos cuando vuelves a rejugar el título, pensando en como es posible que en algún momento de nuestras vidas fuésemos capaces de superar unas fases plagadas de saltos imposibles, estampidas y vidas muy limitadas donde perderlas suponía el tener que reiniciar la aventura.

Creo que este título respeta un poco más el material original de la película, sin tomarse tantas libertades como ocurre con Aladdín. Aunque ha envejecido medianamente bien, no creo que luzca tan cuidado como el anterior.

Comenzamos con Simba siendo pequeño, en escenarios repletos de color que nos transportan de nuevo a aquellas canciones tan míticas que nos regaló la película. También es donde nos damos cuenta de que cualquier error, por mínimo que sea, nos hará perder una vida. En mi opinión, no creo que El Rey León sea un juego extremadamente difícil, más bien que cada pequeño reto, salto o plataforma, están desarrollados de una manera en la que hay que seguir un patrón calculado para no caer al vacío.

Tal y como ocurría en la película, llegará un punto del juego en el que Simba crezca y se abra un poco más el abanico de posibilidades que nos ofrece el poder atacar a los enemigos, lanzándolos incluso a un lado con ayuda de nuestro cuerpo. Es aquí cuando el juego se vuelve más oscuro, a partir del regreso de Simba, cuando las hienas y demás animales de la selva se interpondrán en nuestro camino de forma que notaremos a la perfección la transición del juego.

A nivel gráfico, aunque no parece tan, tan bonito como Aladdín (vuelvo a recalcar que esto es opinión personal), no voy a negar que tiene una gracia sin igual, un encanto visual y disfrutable.

Jugar a estos títulos tras años de su lanzamiento supone el volver a recrearnos con la ambientación mágica de Disney; la misma que acompaña a cada una de sus películas. En Aladdín, saltaremos por las zonas más famosas del mercado, atravesaremos la Cueva de las Maravillas, disfrutaremos del genio más genial de todos y volaremos en alfombra mágica. En El Rey León encontramos la misma similitud; fases coloridas y divertidas cuando Simba es pequeño, una estampida que se ganó su fama a costa de la desesperación de los jugadores, y un Simba adulto cuyas pantallas se tiñen de oscuridad, dificultando el llegar a su destino para enfrentarse a Scar.

Las hienas, un clásico

La música es de lo mejorcito de los títulos. Respeta las canciones con más peso de ambas historias, y aunque a veces pueda llegar a ser muy repetitiva (sobre todo si mueres una y otra vez), en mi caso no ha sido ninguna molestia. Creo que acompañaba muy bien cada paso sobre cada plataforma imposible.

Contamos también con un Museo con una galería de extras que nos regalará un sin fin de material exclusivo relacionado con Disney. Vídeos, bocetos, ilustraciones… vale la pena hacer una pausa en nuestra aventura para disfrutar de algo que considero importantísimo a la hora de entender el proceso de creación de un proyecto. También podemos disfrutar de cada pista de audio siempre que queramos, ya que vienen incluidas dentro del material añadido.

¿Qué más se podría haber hecho con este recopilatorio? Incluir más versiones o mejorar algunas otras cosas. Siempre se puede hacer más; pero considero que el regreso de estos dos grandes clásicos ha cumplido las expectativas de la mayoría. Tal vez no en su precio, pero un viaje a la nostalgia junto a dos de los juegos que marcaron a una generación merece ser disfrutado.

Aunque no abarque las mismas zonas de la película, la recreación del palacio es fantástica

Tanto Aladdín como El Rey León ofrecen de sobra lo que todo fan del género de las plataformas está buscando. Fases cortas, pruebas imposibles, dificultad elevada (siempre que no te tiente el hacerte invencible desde el menú), buena música y el poder disfrutarlos tanto en portátil como en sobremesa. En Switch Lite también se ven de maravilla, un punto a su favor.

Si buscas sumergirte en la magia de Disney o simplemente dos títulos entretenidos con los que poner a prueba tu paciencia, te recomiendo su compra.

¡Hakuna Matata!

Disney Classic Games: Aladdin and The Lion King

Puntuación Final - 7.5

7.5

Recomendado

Tanto Aladdín como El Rey León ofrecen de sobra lo que todo fan del género de las plataformas está buscando. Fases cortas, pruebas imposibles, dificultad elevada y el poder disfrutarlos tanto en portátil como en sobremesa.

User Rating: Be the first one !

Aruba Chan

Cosplayer y artista amante del diseño gráfico, de la fotografía y el dibujo. Llevo jugando videojuegos desde que era pequeña, pero siempre guardaré en mi memoria The Legend of Zelda: Ocarina of Time.
Apoya el contenido de NaviGames con tus compras en Amazon
Botón volver arriba
X